Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Lo más reciente sobre Discografía


"How Will the Wolf Survive?" ("¿Cómo Sobrevivirá el lobo?") es el gran álbum de debut de Los Lobos. En 1989 fue clasificado por la revista Rolling Stone en el puesto 30 de la lista de los 100 mejores álbumes de la década de 1980. En 2003, el álbum ocupó el puesto número 461 en la lista de la revista con los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

"How Will the Wolf Survive?" fue el álbum en que Los Lobos enseñaron lo mucho que tenían que decir como compositores, sobre todo con "A Matter of Time" y el corte que presta su nombre al título, dos canciones que ofrecieron una mirada conmovedora y compasiva hacia la vida de los inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Si en su anterior trabajo, "...And A Time To Dance", Los Lobos se mostraron como una banda para bailar, en "How Will the Wolf Survive?" demostraron que eran una gran banda de baile y mucho más.

Integrados por Louie Pérez en la batería, guitarra y requinto, David Hidalgo a la voz, acordeón y guitarra, César Rosas en la voz, la guitarra y la mandolina, y Conrad Lozano en el bajo y el guitarrón, Los Lobos juegan hábilmente con la exquisita exuberancia de la Frontera, una fusión de sonidos con la mejor herencia cultural de ambos lados, y una búsqueda íntima de la banda para conservar su mestizaje mexicano-americano, al tiempo que intentaban abrirse paso en la industria del disco.

Los Lobos habían formado parte de varias bandas amateurs de Los Ángeles antes de interesarse por la música de raíz, comprar algunos instrumentos tradicionales mexicanos en las casas de empeño y aprender la música norteña de sus ancestros. En 1983 añadieron además a un saxofonista llamado Steve Berlin (que pronto se uniría a la banda) y grabaron un EP llamado "...And A Time To Dance". Vendieron sólo 50.000 copias, pero se ganaron el favor de la crítica y pudieron comprarse una destartalada Dodge con la que se recorrieron los Estados Unidos y fueron cogiendo tablas. A la vuelta, David Hidalgo y Louis Pérez trabajaron en las canciones de su primer álbum de larga duración, fruto del cual son piezas como "Don't Worry Baby".






"How Will the Wolf Survive?" fue concebido en el verano de 1984 de la mano de T-Bone Burnett, que había coproducido su EP anterior. Las pistas básicas fueron grabadas en el estudio Capitol en Los Ángeles, con doblajes y voz hecha en un estudio-garaje de un amigo de Burnett. Las pistas adicionales fueron editadas en los estudios de Warner Bros., porque "cuando parecía que mejor lo estábamos haciendo, algo salía mal", según contó Pérez.

Cuando el trabajo estuvo casi terminado, el título del álbum surgió de la forma más casual. "How Will the Wolf Survive?" fue inspirado por un documental de National Geographic titulado "¿Cómo Sobrevivirá el Lobo?", que los miembros de la banda acogieron como lema por la relación con su propia lucha por el éxito en los Estados Unidos, manteniendo sus raíces mexicanas. Louis Pérez recordó: "Era como nuestro grupo, nuestra historia: ¿Cual es esta bestia, este animal que las compañías discográficas no pueden entender?. ¿Vamos a tener la oportunidad de hacerlo o no?".

"How Will the Wolf Survive?" es el mejor trabajo de una banda que aprendió a tocar todo tipo de estilos manteniendo su propia personalidad musical en el proceso. El álbum oscila desde el rock clásico ("Don't Worry Baby") y la potencia del R & B ("I Got Loaded") a las baladas country-blues con acento ("A Matter of Time") o temas tradicionales mexicanos ("Serenata Norteña"), siempre con grandes dosis de buen gusto, madurez e inteligencia musical. Breve pero intenso, el disco sienta las bases del brillante futuro del grupo: lograron esa facilidad inédita de pasar de la polka norteña a un rock and roll ejecutado con el alma, de la manera más ágil y divertida.

En definitiva, una obra clave en la discografía de la mejor banda hispana de Los Ángeles, el disco que catapultó a Los Lobos como la banda fronteriza de referencia, "How Will the Wolf Survive?". ¿Logrará sobrevivir el Lobo?

















Corría 1987, días de inmortalidad y noches de color en la Era del Vinilo. Como toda una generación, nos ocupábamos en beber la vida y masticar todo el Rock & Roll que llegaba a los sentidos. Fue en aquel tiempo que un día THE DEL LORDS se cruzaron en nuestro camino. Hoy, su semblanza y el hallazgo de su último trabajo merecen nuestra atención y la suya.




Fue en uno de aquellos lances nocturnos de un remoto pasado que THE DEL LORDS hicieron saltar nuestras alarmas entre el martillo y el yunque. Sonidos garajeros, melódicos, contundentes y efectivos, pero sobre todo rabiosamente frescos. !Tan frescos como una crujiente lechuga, pardiez!. Una particular frescura que conectó de perlas con la efervescencia rockera general del personal de entonces. ¿Una muestra? "Judas Kiss" fue un fenómeno mundial gracias también a este vídeo.




Los DEL LORDS no son fronterizos al uso sino urbanitas resabiados de la Gran Manzana, con un ojo puesto en Dixie y otro en California. Unos venían del punk y otros del rock urbano. Alguien les etiquetó como los 'Beach Boys' de la Costa Este y nos da que se quedó corto. Con más acierto les encuadraron luego en el denominado nuevo rock americano, junto a otras bandas de semejante ralea que andando el tiempo volcarían sus influencias en un nuevo género: la americana music. Desde los míticos ochenta hasta ayer por la tarde, ellos han estado ahí todo este largo tiempo, como un frígido tarro de mermelada de frambuesa. A un 'pop' se destapan las esencias del rock & roll y el blues, del country y el folk, con un denominador común: rock prístino y fresco, embrillantinado a veces, siempre melodioso y elegante. 


Scott Kempner, Manny Caiati, Eric Ambel y Frank Funaro son los culpables de esta eficiente receta rockera, absorbente, pegadiza y clamorosamente fresca de intensidad y emoción. Arrancaron allá por 1984 con "FRONTIER DAYS", donde mostraron sus credenciales en temas que llegarían a clásicos del grupo como "Get Tough" o "Heaven". La voz solista de Scott Kempner y la pulcritud guitarrística de Eric Ambel se convirtieron en enseña de la banda. Les conocimos a fondo en su segundo trabajo "JOHNNY COMES MARCHING HOME", para perderles la pista tras "BASED A TRUE STORY", allá por 1988, hasta hoy.




Los que siguen este blog saben bien de su poco apego por la actualidad. Sin embargo, hay ocasiones en que no es posible desdeñar el cruce con el pasado. 

La Creedence Clearwater Revival lleva tiempo clamando por ocupar un espacio por aquí. Hoy por fin lo tendrán, al hilo del nuevo disco de John Fogerty, con el breve esbozo del descubrimiento de ambas figuras y nuestra fe en el country rock
Sí, amigos, creo en la CREEDENCE. Hoy toca revival.


Para los despistados decir que John Fogerty es uno de los grandes compositores de rock americano de todos los tiempos, y la Creedence Clearwater Revival, la banda de rock más emblemático de los últimos 60' y principios de los 70', uno de los mejores grupos de toda la historia de la música popular, incluído en el Salón de la Fama del Rock desde 1993. Un estandarte genuinamente americano de libertad y rebeldía generacional asociado con la tradición y el clasicismo rockeros, una idea de América asimilada generosamente en bandas sonoras de películas como 'Apocalypse Now', 'La Jungla de Cristal', 'Forrest Gump' o 'El Gran Lebowsky', entre otras.






A mis efectos, conocí a John Fogerty de la mano de mi amigo Jess, que vivía al fondo de la calle. En el tiempo de aquella adolescencia, Jess podía ser tomado solo por gracioso y ocurrente, alguien sin cuyo concurso no había fiesta ni algarada, pero era un tipo tímido, con muchas lecturas, íntegro y perspicaz, y eso hacía que todos le tuviéramos en cuenta. El caso es que Jesse, que se pretendía más sudista que las barbas de Lee, se presentó un día con un radiocasette por el Instituto haciendo gracietas como acostumbraba. De las entrañas del cacharro brotaban añejos sonidos de guitarras eléctricas y una voz hippilonga que no me dejaron indiferente. Aquel tipo que daba vueltas en la cinta era John Fogerty, me ilustró Jesse. Sonaba 'Big Train To Memphis', según supe más tarde. Yo no tardé dos minutos en subirme al expreso y secundar a mi amigo en su ronda. Tiempo después, creo recordar que el convoy a Memphis descarriló un día de tanto dar vueltas en el reproductor de mi casa. Hablando de trenes, ¿no oyen acercarse el 'Especial de Medianoche'?






Años más tarde volví a celebrar a Fogerty sin reconocerle. Los días empezaron a correr algo más deprisa, en medio de la calma y la incertidumbre. Johnny continuaba girando una y mil veces en las cassettes como líder de la gran Creedence Crearwater Revival, pero entonces sonaba a bordo del coche de Randy, otro pájaro a tener en cuenta. Aquel rock brumoso, de pantano y gasolinera, aquella melodía con efluvios a yerba y pantalones de campana, aquel sonido metálico, la voz desgarrada del mismo Fogerty, como salida de lo profundo de un intrincado alambique clandestino... esa era la sintonía que daba alas al pequeño utilitario de Randy o anunciaba nuestra llegada a bares y tabernas. Nos acompañaba una aureola de bendita libertad, despreocupación y rudeza rockera. Hizo calor aquel verano del 91, pero no pasamos sed. 

La Creedence no dejó de sonar en adelante, concienzuda y pertinazmente, sugiriendo historias, ambientando bocetos y proyectos. Ahora los reconocía en la banda sonora que tantas veces acompañaba en la pantalla, como ya habían pasado a formar parte de la mía, solo que sin chopper ni guerrera del Vietnam. Tampoco hacía falta. Llegué a aprenderme cada nota y estribillo de 'Green River', 'Fortunate Son', 'Have you ever seen the rain?', 'Proud Mary', 'Born On The Bayou', 'Suzie Q', 'Lookin' Out My Back Door' o 'Run Through the Jungle'. ¿Conocen ésta?. Dicen que cuando los Creedence acabaron a tiros, acusaron al fenómeno de Johnny Fogerty de agenciársela como 'The Old Man Down the Road', lo que devino en nuevos pleitos. Ambas son geniales pero yo prefiero al 'Viejo'.






El caso es que anuncian que vuelve John Fogerty, a propósito de su 68 cumpleaños. El alma de la Creedence Crearwater Revival publicará a finales de Mayo de 2013 su nuevo álbum, 'Wrote A Song For Everyone', una recopilación de famosos temas del grupo y algunos inéditos. Lleva toda la vida haciéndolo, a los clásicos no les hace falta reinventarse. En esta ocasión contará con la colaboración de algunas figuras de la música Americana actual, como Brad Paisley, Alan Jackson, Miranda Lambert y Keith Urban, entre otros. El disco se llama como el tema que la CCR incluyó en 1969 en el tercer álbum de la banda, 'Green River'.

No cabe duda que será un gran recopilatorio, lo tiene todo hecho. La vieja Creedence volverá por sus fueros y una legión de veteranos rockers dejaremos suspiritos en el aire al escuchar a John Fogerty retumbar desde el fondo del alambique mientras conducimos, hacemos la compra o chequeamos el desempleo. Será todo un éxito si logra incorporar nuevos creyentes, lo que es seguro es que ya nunca abandonarán la compañía del Agua Clara. Una fe que nunca es tarde para abordar, reeditar y revivir, con la excusa que se prefiera. 







Si nada más comenzar este blog quisimos rendir homenaje a La Frontera con una entrada donde comentábamos los discos de sus inicios allá por los 80, fundamentales para nosotros por tantos motivos, más de un año después de su presentación abordamos hoy la última muesca en el revólver de Javier Andreu, Tony Marmota & Cia: Rivas Creek, a través de dos interesantes vídeos de sus canciones.

El disco fue producido por ellos mismos y vió la luz en febrero de 2011. A lo largo de sus 11 temas La Frontera nos ofrece un repertorio original y auténtico, tanto por exorcitar el espíritu que los puso en el mapa, como por la honestidad con que desgranan sus composiciones. Dotados de una visión madura y personal, y sin renunciar a su particular sonido, vuelven a hipnotizarnos con la atmósfera que crean el banjo y la armónica, las guitarras rugiendo poderosas, la voz de Andreu, como el mejor bourbon de Kentucky, parece resurgida de una barrica de roble americano...

"Después del homenaje y del repaso a su carrera que supuso “20 años y un día”  tenían que hacer un disco mirando hacia el futuro, un disco que marcara las futuras pautas de su carrera. Eso es “Rivas Creek”. Un termómetro perfecto para situar a la Frontera en su situación actual. Sin Trampas. Reclamando el sitio que les pertenece y que en todos estos años nadie les ha podido arrebatar", comentan en su web.
Por cierto, como curiosidad decir que el título del disco y la canción homónima aluden a la ciudad de Rivas, Madrid, en la que Javier Andreu residió durante 10 años.

EL TREN SE VA
El primer vídeo que les mostramos corresponde a "El Tren Se Va", un temazo que nos emocionó cuando llegó fortuitamente a nuestros oídos. Ahí está La Frontera, nos dijimos, como reconoceríamos el amartillar de un Colt o el silbido de un viejo camarada: "!Son ellos, demonios!. Y han regresado de una pieza".


El vídeo no es nada del otro jueves, todo sea dicho.
Tanto hablar de la marcha del tren y no se les empleó mejor que irse un domingo a cualquier apeadero de suburbio y encaramarse a un desangelado vagón... Unas imágenes de movimiento ("...sobre los campos, la ciudad") habrían acompañado mejor el discurso de una letra sublime, por otra parte. De todos modos su realización es impecable y sirve al tema con rigor y eficiencia.
Igualmente, es reconfortante ver que Andreu es cada vez más Andreu, fuera de poses poperas y amaneramientos formales, haciendo honor a la causa fronteriza en su papel protagonista ...o así le vemos; como al recio Tony Marmota, supervivientes ambos de la formación original, !dos balas perdidas!.

EL CORONEL 
Este otro vídeo que ofrecemos a continuación ilustrando el tema "El Coronel", es todo lo contrario. La canción no tiene la fuerza del anterior track, aún siendo una buena canción, un medio tiempo blues-rock con destellos de country-western que no está nada mal.

Para compensar, un elemento llamado radenomin ha editado la canción aprovechando un vídeo del dúo de country Big & Rich, concretamente el que hacieron para el tema que dió título a su tercer álbum, "Between Raising Hell And Amazing Grace", y fue puesto en circulación en junio de 2007 alcanzando el puesto 37 en las listas de country. El resultado nos ha dejado estupefactos: la narrativa de las imágenes y la historia misma están tan conseguidas que es fácil olvidarse de la música y optar por recrearnos en la estupenda ambientación, vestuario, extras y guión de este cortometraje. Adaptado a la música de "El Coronel" por obra y gracia del laborioso radenominLa Frontera ya puede decir que cuenta con otro vídeo por todo lo alto para su "Rivas Creek".

Todos los tópicos del western se citan en él. El guión es soberbio, la dirección certera, los actores están correctos, los extras y figurantes magnificamente bien escogidos. Espectaculares son el decorado, los interiores, la luz..., ésta en particular recuerda a estos westerns modernos tipo "Wyatt Earp" y demás..., todo muy convincente.

Aunque no desentona, la música de "El Coronel" no tiene demasiado que ver con las imágenes, seamos honestos; más bien diríamos que el ritmo y la melodía del tema de La Frontera aluden a motor, a carretera, nocturnidad y alevosía, un tipo de sonido más próximo al de los ZZTop que a una historia del far west. Pero !que diablos!, es un arreglo que solventa la carencia de vídeo oficial por parte de la Frontera ...!y da la talla divinamente!. Juzgen por ustedes mismos. 


Estos son los mejores vídeoclips del álbum Rivas Creek. Uno original y otro casi, ilustrando dos grandes canciones de un álbum imprescindible, con temas absolutamente geniales como el que titula el disco y otras ocho canciones que no deben dejar la ocasión de escuchar. 
Nuevas canciones para engrosar un repertorio abierto a la creatividad y las emociones, temas que con la solera de sus intérpretes adquieren una dimensión inédita para quienes les hemos seguido de lejos en el tiempo, como viejos compañeros de ronda que se reencuentran en la música.

"Son unos temas hechos sin mirar hacia fuera, son temas que salen de dentro, por eso son tan honestos", dicen. No les falta razón. 
"Hay momentos en la vida en los que es mejor no mirar hacia lo que te rodea. Es mejor ser honesto y plasmar lo que te sale de dentro. Fuera no hay nada". Y nosotros solo podemos decir AMÉN.


Mas información en su página web: www.lafronteraweb.com  
o aquí, en una de nuestra primeras entradas:
http://almadefrontera.blogspot.com.es/2011/11/el-alma-de-la-frontera.html 
El canal de vídeo en Youtube del artista radenomin lo encontrarán aquí: https://www.youtube.com/user/radenomin
























































Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5