Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Lo más reciente sobre Canciones


Vivimos tiempos complicados. Confinado entre cuatro paredes, intentando poner en orden la situación, era cuestión de tiempo que el Blues acudiese con inspiración para estos días inciertos. Con los oficios del maestro John Mayall y sus Bluesbreakers, "Mists Of Time" saltó de la playlist al pensamiento con aliento y ánimos para encarar el porvenir.

Según pasan los años los recuerdos van perdiendo nitidez y se hace difícil distinguir entre lo vivido y lo que solo soñamos, porque en realidad nunca ocurrió. De eso habla "Mists Of Time"un blues que transita por los territorios difusos de la memoria como medio de vindicar la conquista del presente.

Del descubrimiento de la ilusión de inmortalidad y belleza, al encuentro con el desamor y risueños compañeros de ronda, "Mists Of Time" es una evocación de los viejos tiempos, acaso transformados por el tamiz selectivo de la memoria, idealizados por la Niebla del Tiempo.


Niebla del Tiempo 
(John Mayall & The Bluesbreakers, "Stories", 2002)

"" En algún lugar del mundo
están los amigos que hace tiempo que echo de menos.
Algunos quizá vaguen a la deriva,
o puede que hayan muerto. Simplemente no lo sé.
A estas alturas mis recuerdos se van desvaneciendo
como huellas derretidas en la nieve.

A veces me ronda el sueño
donde veo la cara de una joven.
¿Existió alguna vez en realidad?
Dudo si ella realmente compartió mi espacio,
en lo profundo de las nieblas del tiempo.
Es difícil acordarse del cómo y cuando.

Recordé a mi madre,
cuando yo era joven y estaba en la carretera,
de gira con los músicos
o de acampada en los bosques.
Como las nieblas grises que ocultan el horizonte,
echo de menos esos momentos que ya no compartiremos.

Hasta hoy mi vida ha sido un viaje
que no cambiaría por nada.
Todos esos años de aventuras audaces
o los altibajos de la vida que me inspiran a cantar.
Desde lo profundo de las neblinas del tiempo
los dulces recuerdos me embargan a menudo. ""

(Traducción adaptada)





"" Voy a robar un semental plateado 
Sin ninguna marca sobre su piel sedosa. 
Le enseñaré a confiar en mí como en un hermano. 
Un día lo ensillaré y cabalgaremos. 

Y vamos a rodar, vamos a rodar.
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar. 

Un día encontraré a una mujer imprudente 
Con dados y cuchillas de afeitar en la mirada.
Con solo un toque de tristeza en sus dedos. 
Relámpagos y truenos en sus muslos. 

Y vamos a rodar, vamos a rodar. 
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar.

Voy a perseguir los cielos por siempre. 
Con esa mujer, el semental y el viento. 
El sol se quemará y convertirá en cenizas 
Antes de que volvamos a pasar otra vez por este camino.

Y vamos a rodar, vamos a rodar. 
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar. ""





(Traducción adaptada de "Silver Stallion", una canción de Lee Clayton publicada en su album "Border Affair" (1978) y éxito del supergrupo de country The Highwaymen, compuesto por Johnny Cash, Waylon Jennings, Willie Nelson y Kris Kristofferson, en 1990.)



"" El Predicador dice que es el fin del mundo
Y que el río Mississippi puede llegar a secarse
Los precios siguen subiendo y la Bolsa en caída libre
Pueden atracarte si te dejas caer por la capital

Yo vivo en el bosque, como se ve
Mi mujer, mis hijos, los perros y yo
Tengo una escopeta, un rifle y un cuatro por cuatro,
Un tipo de campo sabe sobrevivir, 
la gente del país sabe sobrevivir



Soy capaz de arar un campo durante todo el día, 
puedo pescar siluros desde el atardecer al amanecer
Hacemos nuestro propio whisky y nuestro propio tabaco
No es demasiado, pero mucho más de lo que otros saben hacer
Crecemos con buenos tomates maduros y vino casero
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque nos hemos criado entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos


Venimos de las minas de carbón de Virginia Occidental
De las Montañas Rocosas y los cielos del Oeste
Podemos pelar un dólar, podemos cabalgar una carrera al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Tenía un buen amigo en la ciudad de Nueva York
No me llamaba por mi nombre, solo Hillbilly
Mi abuelo me enseñó a vivir de la tierra
El suyo le enseñó a ser un hombre de negocios

El me mandaba fotos de las noches de Broadway
Y yo le enviaba un poco de vino casero
Sin embargo, fue asesinado por un hombre con una navaja
Por cuarenta y tres dólares, mi amigo perdió la vida

Me encantaría escupir a la cara a aquel tipo
Y dispararle con mi revólver del cuarenta y cinco
Porque un chico de campo sabe cómo sobrevivir
la gente del campo sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque hemos crecido entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos

Somos del norte de California y el sur de Alabama
De pequeñas ciudades a lo largo de toda esta tierra
Sabemos despellejar un ciervo y cabalgar al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de país debe sobrevivir
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de campo sabe sobrevivir ""







(Traducción adaptada de la canción de Hank Williams Jr."Country Boys Can Survive".)



Si algún sentido tiene mantener abierta esta ventana al mundo y a la abstracción es poder reconocer a artistas como Walter Trout, guitarrista de blues-rock de cabecera en las últimas fechas para este alma fronteriza.

Walter Trout, un bluesman que sabe lo que se hace. No sólo porque haya cursado una dilatada carrera de guitarrista a sueldo de estrellas de la talla de John Lee Hooker, John Mayall o bandas como Cannet Heat. Con rumbo y banda propios desde los noventa, Trout se ha ganado un lugar en el panorama del blues-rock gracias a un gran repertorio de emocionantes canciones y la eficaz ejecutoria de sus actuaciones en vivo. 

También sabe lo que se dice, y lo escribe con coraje. Hace falta haber estado al otro lado de las vías para hablar así. Puede imaginarlo, intuirlo, tal vez paseó atolondrado y sin rumbo bajo la lluvia alguna vez. Walter pasó por ello, y tiene la suficiente autoridad sobre seis cuerdas y un mástil para abrir paso a su mensaje entre nieblas y tormentas. 

Un buen punto de partida para conocer a Walter Trout puede ser su álbum The Outsider, El Forastero, publicado en 2008. Inequívocamente, el espectacular tema que lo abre deja a las claras no sólo su calidad como compositor e intérprete, sino también la personalidad y talante del guitarrista. 

Directo y honesto, su blues empareja el melancólico desgarro de la decepción con notas de electrizante esperanza. Es memoria, paño de lágrimas, dolor y gloria en la derrota. Es fé, inspiración, resolución y pugna por la supervivencia. 

Tal como es. Lo vive y lo cuenta Walter: ¡Bienvenidos a la Raza Humana!.




"" He sido amado y odiado, 
elogiado y vilipendiado. 
He sido acusado y vindicado,
y salido adelante con determinación.

He superado un sinfín de pruebas,
deshaciéndome de mi orgullo. 
Alguna vez he dicho la verdad. 
Otras veces he mentido.

Y cuando me quedo a solas conmigo mismo,
en un espacio frío y vacío,
entonces una voz interior me dice: "!Bienvenido,
bienvenido a la raza humana,
bienvenido a la raza humana!"

Me han hecho daño y herido. 
He estado abajo e hincado las rodillas, 
orando por el perdón 
de mis enemigos.

A veces, ha habido grandes ilusiones 
que han cegado y nublado mis ojos
hasta perderme y desorientarme.
Siempre acabé por alcanzar la salida. 

Cuando me quedo a solas conmigo mismo, 
con lágrimas en la cara, 
entonces suena una voz interior que dice: "!bienvenido,
bienvenido a la raza humana!"

¡Bienvenido, 
Bienvenido!
¡¡ Bienvenido a la raza humana !!

He estado en la cárcel y en el limbo. 
He estado en la cima y en lo profundo de un pozo.
Justo de lo que he estado huyendo 
supongo que nunca lo sabré. 

He sido encerrado y expuesto 
para que todos me pudiesen ver. 
Bienvenido y despreciado, 
supongo que así será siempre.

Escondido en las sombras. 
Sólo, llorando sobre mi rostro. 
Oyendo una voz dentro de mí,
diciendo: "!bienvenido 
a la raza humana!" 

¡Bienvenido a la raza humana! 
Dice: "¡bienvenido, 
bienvenido a la raza humana! ""




(Traducción adaptada de la canción "Welcome To The Human Race".)





Puede saber más sobre Walter Trout en su propia web: http://www.waltertrout.com.
Ahora, si ha recuperado el aliento está invitado a dejar su impresión en los comentarios. Sería de agradecer.




El descubrimiento del momento pasa por la figura del cantautor Terry Callier, padre del autoproclamado Sonido del Nuevo Folk, gracias a uno de sus éxitos, el electrizante tema "You Goin' Miss Your Candyman". Una canción con esencia hipnótica y aires étnicos, propiciada por la persistente secuencia de bajo y percusión, junto al lamento grave de la voz del cantante. 

Llevado a golpe de cuerdas hacia una dimensión de notas acústicas, rumbo al cálido trópico sugerido por la percusión, o sorteando estelas urbanas sobre vientos y metales, no imaginé hallar a un artista de color como Callier detrás. De un principio, la música traía raíces camperas y eso era cosa de blancos, pensaba, aunque en la letra repetitiva o la voz áspera intuyese otro origen. De cualquier modo, tal fusión de sonidos fue suficiente para conducirme a descubrir su figura y vencer nuevamente viejos prejuicios. 


Música negra que no lo parece, ni tiene por qué. Porque las etiquetas son engañosas, reductivas e incompletas, además de absurdas. Porque la negritud y su fusión cultural son el mejor exponente del alma de América. Porque la música no tiene otro color que el que dibujan las emociones que transmite. Otro hallazgo más para sumar al abultado santoral de artistas afroamericanos que me reclaman insistentemente la atención y la escucha, de un tiempo a esta parte. 


Así pues, he aquí al amigo Terry con su cariñosa advertencia de Candyman, el vendedor de golosinas. "You Goin' Miss Your Candyman" cuenta la despedida anunciada del camello, aquel cuya marcha te dejará el mono de sus golosinas y el lamento por su ausencia, Míster Candyman. Como puede dejar secuelas engancharse a su sonido hipnótico, punzante y liberador. Se le presenta a uno una canción así y ya no para de escucharla hasta grabarla en un surco del cerebro para poder escucharla dentro de sí a todas horas. Avisado está.







Como fue el caso, la vida y obras de Terry Callier tienen el interés de descubrir en ellas a un artista pleno de humanidad y talento. Díganle a Wikipedia que van de mi parte.



Sólo cuando haya pasado el tiempo suficiente podremos encontrar la vida como un viaje de ida y vuelta. En el camino de regreso reconoceremos viejas enseñanzas en cada curva, sortearremos las cumbres por senderos familiares y salvaremos la corriente por vados aprendidos. 

Por momentos nos encontraremos horadando pisadas en la arena, sin saber hasta donde y cuáles nos pertenecen. A menudo parece que se tratase de dar un largo rodeo para volver a casa, donde sabemos que aguarda un café humeante.





 

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira mi vida,
soy como tu eras.

Viejo, mira mi vida,
veinticuatro años y vendrán más.
Vivir solo en el paraíso,
hace que me lo piense dos veces.

Perdido está el amor, vaya trago,
dame cosas que no se pierdan,
como una moneda no gastada
con la que regresar a casa.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien 
durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Canciones de cuna, mira en mis ojos.
Recorrer la misma vieja ciudad,
no me importa tanto
como significa para ti.

He sido el primero y el último,
mira como pasa el tiempo,
pero estoy completamente solo al fin,
de vuelta a casa junto a ti.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien
 durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira a mi vida,
soy como tu eras.




(Traducción adaptada de la canción "Old Man" de Neil Young.)










"" No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

Tienes que saber que me estoy helando aquí.
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío. 

Oh debes saber, cómo tirité hasta quedarme dormido, anoche. 
Este frío no me deja vivir. 
Fue entonces que me desperté y me di cuenta de que 
¡este no es lugar para mí!. 

Y no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 

Entérate que me estoy helando aquí. 
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío.

Me uní a algunos buenos viejos amigos
que me llevaron lejos por un instante,
dejando atrás este sitio, este frío callejón, nena. 
Al lugar cálido que me podía esperar. 

Oh, no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido.


Estoy tan feliz de reencontrarlos a todos, 
que ese viejo y maldito escalofrío se ha ido. ""
              

(Traducción adaptada del tema "Nice & Warm" de Tab Benoit.)









Bueno, dejé mi trabajo en el autolavado y una nota de despedida a mi madre.
Cuando el sol se puso salí de Kingston con mi guitarra bajo el abrigo.
Hice autostop hasta Memphis, cogí una habitación en el Y.M.C.A.
y durante tres semanas me pateé los clubes buscando algún sitio donde tocar.
Pensé que mi repertorio les volvería locos, pero nadie quería contratar un guitarrista.

Casi me muero de hambre en Memphis, me había quedado sin dinero ni suerte.
Realicé un viaje a Macon, Georgia, en un camión cargado de gallinas.
Luego hice dedo hasta Panamá City y empecé a ver algunos bares nocturnos.
Esperaba ganarme un dólar tocando, pero siempre me soltaban lo mismo:
"Aquí no tenemos sitio para un guitarrista".

Dormí en la jungla de los vagabundos, vagué por mil kilómetros de camino.
Acabé en Mobile, Alabama, frente a un club llamado "Big Jack's".
Un pequeño cuarteto ensayaba, así que cogí mi guitarra y me uní a ellos.
Les enseñé cómo podía sonar una banda con un guitarrista rítmico. 
"!Muéstraselo, hijo!"

Si alguna vez viajas hasta el oceáno, pásate por Mobile

y no te pierdas un club llamado "Jack's" si tienes un poco de tiempo que matar.
Solo tienes que seguir a la multitud y acabarás en la pista de baile,
disfrutando con el mejor quinteto que hay en todo el Golfo de México.
Adivina quien es el líder de ese quinteto. ¿No lo sabes?
Bueno, nunca hubieras dicho que es un pequeño guitarrista.


                                      Traducción adaptada del tema 'Guitar Man' (1967) de Jerry Reed 





Elvis abrió con este número su Especial Comeback en la cadena de televisión NBC, el 3 de diciembre de 1968. Emergiendo desde la oscuridad y encañonado por un potente foco frente a la penumbra posterior, la escena destacaba una imagen de desdén y rebeldía, aludiendo a imágenes pasadas y tiempos de juventud, mostrando a un Elvis que aún conservaba grandes dosis de atractivo y provocación. La pieza enmarcó la transición a "Guitar Man" desde la introducción de "Trouble", con un telón de fondo similar al de "Jailhouse Rock", con bailarines masculinos encasillados en celdas. 

El tema "Guitar Man" había sido escrito por Jerry Reed Hubbard ese mismo 1968. El simpático Jerry Reed (1937-2008) fue cantante de country, compositor y actor en más de una docena de películas. Interpretando papeles cómicos y caracterizando a joviales palurdos sureños, es reconocible co-protagonista de la saga sobre camioneros protagonizada por Burt Reynolds iniciada con "Los Caraduras", amén de otras actuaciones en cine y televisión. 

Respecto a la grabación por Elvis de su canción, comentó: "Yo estaba en la pesca del río Cumberland, cuando recibí una llamada de Felton Jarvis (entonces productor de Elvis en RCA). Jarvis me dijo: "Elvis está aquí mismo. Hemos estado tratando de grabar "Guitar Man" durante todo el día pero Elvis quiere que suene como sonaba en su disco". Así que le dije: "Bueno, si quieres que suene así, vas tener que llevarme allí a tocar la guitarra". Y ese fue el principio de una gran amistad entre genios.

Ahora pulse sobre su nombre si quiere saber más sobre el bueno de Jerry Reed






El viejo rockero lleva el pelo demasiado largo y usa pantalones demasiado ajustados.
Pasado de moda al fin, bebe a tragos su pinta de cerveza rubia.
Gasta cinturón con hebilla de calavera y sueña con el pasado.


Es profeta de la fatalidad en bares de carretera.
No hay rastro de dinero entre las dobles costuras de su ceñido pantalón, en su tristeza de chico de posguerra.
Ahora es demasiado viejo para el Rock'n'Roll, pero demasiado joven para morir.

Si, es demasiado viejo para el Rock'n'Roll y es demasiado joven para morir.


Una vez tuvo una Harley Davidson y una Triumph Bonneville, contaba sus amigos en bujias quemadas y hacía votos para hacerlo siempre.
Pero él es el último de los chicos embrillantinados de sangre azul, todos sus colegas están ahora en otra onda: 

casados y con tres hijos, por la autopista de circunvalación vendieron sus almas al precio acordado.

Algunos tienen pequeños deportivos y van al club de tenis. 

De copas el domingo, al trabajo el lunes.
Ellos han mandado a la mierda sus zapatos de gamuza azul.

Ahora son demasiado viejos para el Rock'n'Roll y demasiado jóvenes para morir.

Un día el viejo rockero sale con su moto para hacer una última escapada antes de largarse.
Hasta la
A1 por Scotch Corner, como antes solía ser.
Mientras vuela con lágrimas en los ojos, resuena su eco final azotado por el viento...
y sale a la autopista a mas de 120 millas por hora, sin espacio para frenar...


Era demasiado viejo para el Rock'n'Roll, pero era demasiado joven para morir. 

Se equivocaba, amigo, 
!nunca se es demasiado viejo para el Rock & Roll si se es demasiado joven para morir!.*



        
* Traducción adaptada de la canción "Too Old to Rock 'n' Roll, Too Young to Die!" JETHRO TULL 1976. 


Temprano por la mañana, dando vueltas,
me metí algo de cocaína y disparé a mi mujer. 
Fui directo a casa y me metí en la cama. 
Puse a mi amada 44 debajo de la almohada.

Desperté a la mañana siguiente y cogí el arma. 
Tomé un poco de cocaína y escapé lejos.
Hice un buena fuga pero corro muy lento.
Me atraparon allá por Juárez, México.

De madrugada en la celda, tomando unas píldoras, 

se presentó el sheriff de Jerichó Hill. 
Dijo: "Willy Lee, tu nombre no es Jack Brown. 
¡Eres el sucio bastardo que mató a su mujer!". 

Le respondí: 
"Sí, oh sí, mi nombre es Willy Lee. 
Si tiene una orden de arresto léame mis derechos. 
La maté porque me llegó a molestar. 
¡Creí que era su 'papi' y tenía cinco más!".

Cuando me arrestaron vestía de negro. 

Me subieron a un tren y me llevaron de vuelta. 
No tenía amigos que pagasen mi fianza. 
...¡Patearon fuerte mi seco cadáver 
en aquella cárcel del condado!.

A la mañana siguiente, como a las nueve y media, 

vi venir al sheriff por el corredor. 
Tosió, como aclarándose la garganta y me dijo: 
"¡Vamos, sucio demonio, al tribunal del distrito!".

En la Sala de Justicia mi juicio comenzó, 

dejándome en manos de doce hombres honestos. 
Justo antes de empezar 
vi al pequeño juez mirando alrededor.

Tras cinco minutos entró el jurado, 

un hombre sostenía el veredicto en su mano derecha. 
El veredicto fue leído: "Asesinato en primer grado". 
Y yo imploré: "¡Diosito, Diosito ...ten piedad de mi!".

El juez sonrió mientras levantaba su pluma: 

"99 años en la Prisión de Folsom, ¡99 años enterrado allí!". 
No puedo olvidar el día que le disparé a esa mala perra. 
"Vamos, escucháme... ¡¡Deja a un lado la cocaína y del whiskey despídete!!".

                                                   'Cocaine Blues', traducción adaptada de la versión más popular.







"Cocaine Blues" es una versión western-swing de la canción escrita por T.J. 'Red' Arnall, a su vez una adaptación del tema tradicional "Little Sadie". Esta canción fue grabada originalmente por W.A. Nichol Western Aces (vocalista de la banda de 'Red' Arnall) en el sello S & G, probablemente en 1947, y por Roy Hogsed and the Rainbow Riders en el mismo año, en la Universal Recordings de Hollywood, California. La grabación de Hogsed alcanzó el número 15 en las listas de country de 1948. 

Con frecuencia a Arnall también se le atribuye otra versión de "Cocaine Blues", la escrita y grabada por Billy Hughes, también en 1947. La música es similar, sin embargo, la letra de éste varía considerablemente respecto a la de Arnall. Por ejemplo, Hughes habla del 'chico de la cocaína', no de 'Willy Lee', entre otras difererencias de lugares y situaciones. Termina de esta manera:


                   "...antes de que usted se convierta en un adicto y quede sonado, 

                                eche un vistazo a lo que hizo con el chico de cocaína".

Aquella modificación inauguraría una serie de versiones y adaptaciones de la letra que los diferentes artistas irían acoplando a su repertorio. Una de las notables y exitosas fue la de Johnny Cash, quien interpretó el tema en su famoso concierto en la Prisión de Folsom. Allí nombró a "Folsom" en lugar del "San Quentin" original, por cortesía hacia su público de convictos, pero incorporó desde entonces esa mención en el tema, una situación que interpretaría Joaquin Phoenix en la película biográfica sobre Cash"Walk the Line"


La lista de artistas que han grabado la canción comprende a Hank Thompson (1959), Led Zeppelin (1971), George Thorogood and The Destroyers (1978), Keith Richards (1993),  Hank Williams III (1999), Bob Dylan (1960, 1989–2006) o Merle Haggard (2011), entre otros.


Precisamente uno de ellos son el grupo femenino Las Taradas, cuya actuación nos ilustra, una orquesta argentina que realiza versiones de la música de los años 40's, 50's, rancheras, música hispanoamericana..., con gran elegancia, desenfado, magnífico sonido y un apabullante show en vivo. Sus referencias, aquí: https://www.facebook.com/lastaradas






Oigo el tren llegando, está doblando la curva 
...y no he visto el brillo del sol desde no sé cuando. 
Estoy clavado en la Prisión de Folsom y el tiempo pasa, lentamente... 
Pero ese tren sigue rodando hacia San Antonio.

Cuando era sólo un niño mi mamá me dijo:
 "hijo, se siempre un buen chico, !no juegues nunca con pistolas!". 
Pero disparé a un hombre en Reno, solo para verle morir... 
Cuando oigo el silbido sonando, bajo la cabeza y lloro.

Bueno..., si me liberasen de esta prisión, si el tren de la vía fuese mío..., 
apuesto a que me animaría un poco, alejándome por la línea.
Lejos de la Prisión de Folsom, allí es donde quiero estar. 
Y dejaría que ese silbido solitario hiciera volar lejos mi tristeza.


                                                               "Folsom Prison Blues" Johnny Cash (1955)


"Folsom Prison Blues" es una canción de Johnny Cash, lanzada como single un 15 de Diciembre del año 1955 e incluída en su disco debut de 1957, Johnny Cash with His Hot and Blue Guitar.

La historia cuenta que Cash escribió esta canción en el año 1952 mientras hacía su servicio militar en una base del ejercito estadounidense en Alemania Occidental. La inspiración para esta canción le surgió al ver la película "Inside the Walls of Folsom Prison" junto a sus compañeros de instrucción militar. Para músicalizar su texto, Cash tomó prestado (o robó??) los acordes de una canción del compositor estadounidense Gordon Jenkins llamada "Crescent City Blues". Tras varios intentos y sesiones de grabación, Cash decidió usar exactamente la misma melodía que aquella canción y simplemente se molestó en cambiarle la letra. 

Dentro de ella, lo más impactante se encuentra en la frase que dice el protagonista de la historia: "I shot a man in Reno just to watch him die", la cual resume su contexto y catadura moral. Sobre esta famosa frase, Cash mencionó en la revista Rolling Stones que la escribió después de "pensar y pensar en la peor razón para matar a una persona". Con esa idea en mente, Cash logró crear una canción que mezcla de manera muy particular el country, sobre todo con la entonación, y la esencia del blues, con el sonido cadencioso de una locomotora..., junto a la trágica historia de un condenado a cadena perpetua. Country, blues... !acelera la máquina Johnny y tendremos rock & roll!.

"Folsom Prison Blues" fue grabada el 30 de Julio de 1955 en los míticos estudios del sello Sun Records de Memphis, y en Diciembre de ese año, lanzada como single sin incluír a Jenkins en los créditos. En 1967 Cash fue demandado por Jenkins, y tras varias negociaciones e idas y venidas a los tribunales, el "hombre de negro" tuvo que pagar 100.000$ por derechos de autor, además de incluír a Jenkins en los créditos de la canción.


"Folsom Prison Blues" tuvo su reválida en las listas de éxito cuando fue lanzada como single en el año 1968, en una nueva versión grabada en el histórico concierto que Cash diera en la Prisión Estatal de Folsom, California. A partir de ese momento se convirtió en una canción muy popular, pasando a ser una pieza fundamental del repertorio del artista.

Sobre el concierto y el álbum a que dio lugar encontrarán más información aquí:
http://es.wikipedia.org/wiki/At_Folsom_Prison  

Con el soporte de:
http://detrasdelacancion.blogspot.com.es                                                                                                       


En el año 2002 Bryan Adams fue contratado con su grupo para realizar, junto con el compositor Hans Zimmer y otros músicos, la banda sonora de la película de Dreamworks: 'Spirit, el corcel indomable'. Se trata de una película de dibujos animados que narra la historia de un potro salvaje cuya vida y libertad son perturbadas por el hombre. 



El tema principal de la película compuesto por Adams es 'Here I Am' ('Aquí Estoy'), una bonita canción cien por ciento de su factoría, a caballo entre balada melódica y rock elegante. Un himno más que añadir a la vasta discografía del cantante y compositor canadiense. Fue publicado también como single y llegó a alcanzar el número 1 en Taiwán, Azerbaiyán y Portugal, y el 5 en Canadá y Reino Unido. Asimismo ganó un premio ASCAP y fue nominado para el Globo de Oro a la Mejor Canción Original

Bryan Adams llega a estas páginas principalmente por el magnífico vídeo que ilustra la canción, realizado con imaginación y gusto por el country style en el marco privilegiado de Monument Valley. Dirigido por Mike Lipscombe y producido por Michael Pierce, se centra en la figura del cantante y las evoluciones de hermosas cowgirls, a través de un sugerente recorrido por estampas de gran fuerza visual y alguna referencia a la película. Una bella puesta en escena en el escenario más icónico de América.



Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5

Cat-6

Cat-6