Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Lo más reciente sobre Música


El Predicador dice que es el fin del mundo
Y que el río Mississippi puede llegar a secarse
Los precios siguen subiendo y la Bolsa en caída libre
Pueden atracarte si te dejas caer por la capital

Yo vivo en el bosque, como se ve
Mi mujer, mis hijos, los perros y yo
Tengo una escopeta, un rifle y un cuatro por cuatro
Un tipo de campo sabe sobrevivir
la gente del país sabe sobrevivir



Soy capaz de arar un campo durante todo el día, 
puedo pescar siluros desde el atardecer al amanecer
Hacemos nuestro propio whisky y nuestro propio tabaco
No es demasiado, pero mucho más de lo que otros saben hacer
Crecemos con buenos tomates maduros y vino casero
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque nos hemos criado entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos


Venimos de las minas de carbón de Virginia Occidental
De las Montañas Rocosas y los cielos del Oeste
Podemos pelar un dólar, podemos cabalgar una carrera al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Tenía un buen amigo en la ciudad de Nueva York
No me llamaba por mi nombre, solo Hillbilly
Mi abuelo me enseñó a vivir de la tierra
El suyo le enseñó a ser un hombre de negocios

El me mandaba fotos de las noches de Broadway
Y yo le enviaba un poco de vino casero
Sin embargo, fue asesinado por un hombre con una navaja
Por cuarenta y tres dólares, mi amigo perdió la vida

Me encantaría escupir a la cara a aquel tipo
Y dispararle con mi revólver del cuarenta y cinco
Porque un chico de campo sabe cómo sobrevivir
la gente del campo sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque hemos crecido entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos

Somos del norte de California y el sur de Alabama
De pequeñas ciudades a lo largo de toda esta tierra
Sabemos despellejar un ciervo y cabalgar al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de país debe sobrevivir
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de campo sabe sobrevivir*




*Traducción libre de la canción de Hank Williams Jr."Country Boys Can Survive"



Si algún sentido tiene mantener abierta esta ventana al mundo y a la abstracción es poder reconocer a artistas como Walter Trout, guitarrista de blues-rock de cabecera en las últimas fechas para este alma fronteriza.

Walter Trout es un bluesman de los que sabe lo que se hace. No sólo porque haya cursado una dilatada carrera de guitarrista a sueldo de estrellas de la talla de John Lee Hooker, John Mayall o bandas como Cannet Heat. Con rumbo y banda propios desde los noventa, Trout se ha ganado un lugar en el panorama del blues-rock gracias a un gran repertorio de emocionantes canciones y la eficaz ejecutoria de sus actuaciones en vivo. 

También sabe lo que se dice, y lo escribe con coraje. Hace falta haber estado al otro lado de las vías para hablar así. Puedes imaginarlo, intuirlo, tal vez paseaste sin rumbo bajo la lluvia fina alguna vez; Walter pasó por ello, te lo aseguro, y tiene la suficiente autoridad sobre seis cuerdas y un mástil para abrir paso a su mensaje entre nieblas y tormentas. 

Un buen punto de partida para conocer a Walter Trout puede ser su álbum The Outsider, El Forastero, publicado en 2008. Inequívocamente, el espectacular tema que lo abre deja a las claras no sólo su calidad como compositor e intérprete, sino también la personalidad y talante del guitarrista. 

Directo y honesto, su blues empareja el melancólico desgarro de la decepción con notas de electrizante esperanza. Es memoria, paño de lágrimas, dolor y gloria en la derrota. Es fé, inspiración, resolución y pugna por la supervivencia. 

Sí, !menudo catálogo!dirán algunos. 
Así es la vida, hermanos, así lo cuenta Walter!Bienvenidos a la Raza Humana!.




"" He sido amado y odiado, 
elogiado y vilipendiado. 
He sido acusado y vindicado,
y salido adelante con determinación.

He superado un sinfín de pruebas,
deshaciéndome de mi orgullo. 
Alguna vez he dicho la verdad. 
Otras veces he mentido.

Y cuando me quedo a solas conmigo mismo,
en un espacio frío y vacío,
entonces una voz interior me dice: "!Bienvenido,
bienvenido a la raza humana,
bienvenido a la raza humana!"

Me han hecho daño y herido. 
He estado abajo e hincado las rodillas, 
orando por el perdón 
de mis enemigos.

A veces, ha habido grandes ilusiones 
que han cegado y nublado mis ojos
hasta perderme y desorientarme.
Siempre acabé por alcanzar la salida. 

Cuando me quedo a solas conmigo mismo, 
con lágrimas en la cara, 
entonces suena una voz interior que dice: "!bienvenido,
bienvenido a la raza humana!"

!Bienvenido! 
!Bienvenido!
!! Bienvenido a la raza humana !!

He estado en la cárcel y en el limbo. 
He estado en la cima y en lo profundo de un pozo.
Justo de lo que he estado huyendo 
supongo que nunca lo sabré. 

He sido encerrado y expuesto 
para que todos me pudiesen ver. 
Bienvenido y despreciado, 
supongo que así será siempre.

Escondido en las sombras. 
Sólo, llorando sobre mi rostro. 
Oyendo una voz dentro de mí,
diciendo: "!bienvenido 
a la raza humana!" 

!Bienvenido a la raza humana! 
Dice: "!bienvenido, 
bienvenido a la raza humana!" ""


Traducción libre de la canción "Welcome To The Human Race"



Puedes saber más sobre Walter Trout en su propia web: http://www.waltertrout.com

Ahora, si has recuperado el aliento estás invitado a dejar tu impresión en los comentarios. Sería de agradecer.





El descubrimiento del momento pasa por la figura del cantautor Terry Callier, padre del autoproclamado Sonido del Nuevo Folk, como titulase uno de sus discos. Uno de sus éxitos, la electrizante tonada "You Goin' Miss Your Candyman", tiene la culpa. Una canción con esencia hipnótica y aires étnicos, propiciada por la persistente secuencia de bajo y percusión, junto al lamento grave de la voz del cantante. 

Llevado a golpe de cuerdas hacia una dimensión de notas acústicas, rumbo al cálido trópico sugerido por la percusión, o sorteando estelas urbanas sobre vientos y metales, no imaginé hallar a un artista de color como Callier detrás. De un principio, la música traía raíces camperas y eso era cosa de blancos, pensaba, aunque en la letra repetitiva o la voz áspera intuyese otro origen. De cualquier modo, tal fusión de sonidos fue suficiente para conducirme a descubrir su figura y vencer nuevamente viejos prejucios. 

Música negra que no lo parece, ni tiene por qué. Porque las etiquetas son engañosas, reductivas e incompletas, además de absurdas. Porque la negritud y su fusión cultural son el mejor exponente del alma de América. Porque la música no tiene otro color que el que dibujan las emociones que transmite. Otro hallazgo más para sumar al abultado santoral de artistas afroamericanos que me reclaman insistentemente la atención y la escucha, de un tiempo a esta parte. 

Así pues, he aquí al amigo Terry con su cariñosa advertencia de Candyman, el vendedor de golosinas. "You Goin' Miss Your Candyman" cuenta la despedida anunciada del camello, aquel cuya marcha te dejará el mono de sus golosinas y el lamento de su ausencia, Míster Candyman. Como puede dejar secuelas engancharse a su sonido hipnótico, punzante y liberador. Se le presenta a uno una canción así y ya no para de escucharla hasta grabarla en un surco del cerebro para poder escucharla dentro de si a todas horas. Avisado está.






Como fue el caso, la vida y obras de Terry Callier tienen el interés de descubrir en ellas a un artista pleno de humanidad y talento. Díganle a Wikipedia que van de mi parte.



Sólo cuando haya pasado el tiempo suficiente puede encontrar la vida como un viaje de ida y vuelta. En el camino de regreso reconocerá viejas enseñanzas en cada curva, sorteará las cumbres por senderos familiares y salvará la corriente por vados aprendidos. 

Por momentos estaremos horadando pisadas en la arena, sin saber hasta donde y cuales nos pertenecen. A menudo parece que se tratase de dar un largo rodeo para volver a casa, donde siempre espera un café humeante.




 
Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira mi vida,
soy como tu eras.

Viejo, mira mi vida,
veinticuatro años y vendrán más.
Vivir solo en el paraíso,
hace que me lo piense dos veces.

Perdido está el amor, vaya trago,
dame cosas que no se pierdan,
como una moneda no gastada
con la que regresar a casa.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien 
durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Canciones de cuna, mira en mis ojos.
Recorrer la misma vieja ciudad,
no me importa tanto
como significa para ti.

He sido el primero y el último,
mira como pasa el tiempo,
pero estoy completamente solo al fin,
de vuelta a casa junto a ti.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien
 durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira a mi vida,
soy como tu eras.


(Traducción libre de la canción "Old Man" de Neil Young)







No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

Tienes que saber que me estoy helando aquí.
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío. 

Oh debes saber, cómo tirité hasta quedarme dormido, anoche. 
Este frío no me deja vivir. 
Fue entonces que me desperté y me di cuenta de que 
!este no es lugar para mí!. 

Y no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 

Entérate que me estoy helando aquí. 
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío.

Me uní a algunos buenos viejos amigos
que me llevaron lejos por un instante,
dejando atrás este sitio, este frío callejón, nena. 
Al lugar cálido que me podía esperar. 

Oh, no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 




Estoy tan feliz de reencontrarlos a todos, 
que ese viejo y maldito escalofrío se ha ido.


                                                       Traducción libre del tema "Nice & Warm" de Tab Benoit.




Bueno, dejé mi trabajo en el autolavado y una nota de despedida a mi madre.
Cuando el sol se puso salí de Kingston con mi guitarra bajo el abrigo.
Hice autostop hasta Memphis, cogí una habitación en el Y.M.C.A.
durante tres semanas me pateé los clubes buscando algún sitio donde tocar.
Pensé que mi repertorio les volvería locos, pero nadie quería contratar un guitarrista.

Casi me muero de hambre en Memphis, me había quedado sin dinero ni suerte.
Realicé un viaje a Macon, Georgia, en un camión cargado de gallinas.
Luego hice dedo hasta Panamá City y empecé a ver algunos bares nocturnos.
Esperaba ganarme un dólar tocando, pero siempre me soltaban lo mismo:
"Aquí no tenemos sitio para un guitarrista".

Dormí en la jungla de los vagabundos, vagué por mil kilómetros de camino.
Acabé en Mobile, Alabama, frente a un club llamado "Big Jack's".
Un pequeño cuarteto ensayaba, así que cogí mi guitarra y me uní a ellos.
Les enseñé cómo podía sonar una banda con un guitarrista rítmico. 
"!Muéstraselo, hijo!"

Si alguna vez viajas hasta el oceáno, pásate por Mobile
y no te pierdas un club llamado "Jack's" si tienes un poco de tiempo que matar.
Solo tienes que seguir a la multitud y acabarás en la pista de baile,
disfrutando con el mejor quinteto que hay en todo el Golfo de México.
Adivina quien es el líder de ese quinteto. ¿No lo sabes?
Bueno, nunca hubieras dicho que es un pequeño guitarrista.
  

                               Traducción adaptada del tema 'Guitar Man' (1967) de Jerry Reed 





Elvis abrió con este número su Especial Comeback en la cadena de televisión NBC, el 3 de diciembre de 1968. Emergiendo desde la oscuridad y encañonado por un potente foco frente a la penumbra posterior, la escena destacaba una imagen de desdén y rebeldía, aludiendo a imágenes pasadas y tiempos de juventud, mostrando a un Elvis que aún conservaba grandes dosis de atractivo y provocación. La pieza enmarcó la transición a "Guitar Man" desde la introducción de "Trouble", con un telón de fondo similar al de "Jailhouse Rock", con bailarines masculinos encasillados en celdas. 

El tema "Guitar Man" había sido escrito por Jerry Reed Hubbard ese mismo 1968. El simpático Jerry Reed (1937-2008) fue cantante de country, compositor y actor en más de una docena de películas. Interpretando papeles cómicos y caracterizando a joviales palurdos sureños, es reconocible co-protagonista de la saga sobre camioneros protagonizada por Burt Reynolds iniciada con "Los Caraduras", amén de otras actuaciones en cine y televisión. 

Respecto a la grabación por Elvis de su canción, comentó:
"Yo estaba en la pesca del río Cumberland, cuando recibí una llamada de Felton Jarvis (entonces productor de Elvis en RCA). Jarvis me dijo: "Elvis está aquí mismo. Hemos estado tratando de grabar "Guitar Man" durante todo el día pero Elvis quiere que suene como sonaba en su disco". Así que le dije: "Bueno, si quieres que suene así, vas tener que llevarme allí a tocar la guitarra". Y ese fue el principio de una gran amistad entre genios.

Ahora pulse sobre su nombre si quiere saber más sobre el bueno de Jerry Reed



"How Will the Wolf Survive?" ("¿Cómo Sobrevivirá el lobo?") es el gran álbum de debut de Los Lobos. En 1989 fue clasificado por la revista Rolling Stone en el puesto 30 de la lista de los 100 mejores álbumes de la década de 1980. En 2003, el álbum ocupó el puesto número 461 en la lista de la revista con los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

"How Will the Wolf Survive?" fue el álbum en que Los Lobos enseñaron lo mucho que tenían que decir como compositores, sobre todo con "A Matter of Time" y el corte que presta su nombre al título, dos canciones que ofrecieron una mirada conmovedora y compasiva hacia la vida de los inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Si en su anterior trabajo, "...And A Time To Dance", Los Lobos se mostraron como una banda para bailar, en "How Will the Wolf Survive?" demostraron que eran una gran banda de baile y mucho más.

Integrados por Louie Pérez en la batería, guitarra y requinto, David Hidalgo a la voz, acordeón y guitarra, César Rosas en la voz, la guitarra y la mandolina, y Conrad Lozano en el bajo y el guitarrón, Los Lobos juegan hábilmente con la exquisita exuberancia de la Frontera, una fusión de sonidos con la mejor herencia cultural de ambos lados, y una búsqueda íntima de la banda para conservar su mestizaje mexicano-americano, al tiempo que intentaban abrirse paso en la industria del disco.

Los Lobos habían formado parte de varias bandas amateurs de Los Ángeles antes de interesarse por la música de raíz, comprar algunos instrumentos tradicionales mexicanos en las casas de empeño y aprender la música norteña de sus ancestros. En 1983 añadieron además a un saxofonista llamado Steve Berlin (que pronto se uniría a la banda) y grabaron un EP llamado "...And A Time To Dance". Vendieron sólo 50.000 copias, pero se ganaron el favor de la crítica y pudieron comprarse una destartalada Dodge con la que se recorrieron los Estados Unidos y fueron cogiendo tablas. A la vuelta, David Hidalgo y Louis Pérez trabajaron en las canciones de su primer álbum de larga duración, fruto del cual son piezas como "Don't Worry Baby".






"How Will the Wolf Survive?" fue concebido en el verano de 1984 de la mano de T-Bone Burnett, que había coproducido su EP anterior. Las pistas básicas fueron grabadas en el estudio Capitol en Los Ángeles, con doblajes y voz hecha en un estudio-garaje de un amigo de Burnett. Las pistas adicionales fueron editadas en los estudios de Warner Bros., porque "cuando parecía que mejor lo estábamos haciendo, algo salía mal", según contó Pérez.

Cuando el trabajo estuvo casi terminado, el título del álbum surgió de la forma más casual. "How Will the Wolf Survive?" fue inspirado por un documental de National Geographic titulado "¿Cómo Sobrevivirá el Lobo?", que los miembros de la banda acogieron como lema por la relación con su propia lucha por el éxito en los Estados Unidos, manteniendo sus raíces mexicanas. Louis Pérez recordó: "Era como nuestro grupo, nuestra historia: ¿Cual es esta bestia, este animal que las compañías discográficas no pueden entender?. ¿Vamos a tener la oportunidad de hacerlo o no?".

"How Will the Wolf Survive?" es el mejor trabajo de una banda que aprendió a tocar todo tipo de estilos manteniendo su propia personalidad musical en el proceso. El álbum oscila desde el rock clásico ("Don't Worry Baby") y la potencia del R & B ("I Got Loaded") a las baladas country-blues con acento ("A Matter of Time") o temas tradicionales mexicanos ("Serenata Norteña"), siempre con grandes dosis de buen gusto, madurez e inteligencia musical. Breve pero intenso, el disco sienta las bases del brillante futuro del grupo: lograron esa facilidad inédita de pasar de la polka norteña a un rock and roll ejecutado con el alma, de la manera más ágil y divertida.

En definitiva, una obra clave en la discografía de la mejor banda hispana de Los Ángeles, el disco que catapultó a Los Lobos como la banda fronteriza de referencia, "How Will the Wolf Survive?". ¿Logrará sobrevivir el Lobo?

















Corría 1987, días de inmortalidad y noches de color en la Era del Vinilo. Como toda una generación, nos ocupábamos en beber la vida y masticar todo el Rock & Roll que llegaba a los sentidos. Fue en aquel tiempo que un día THE DEL LORDS se cruzaron en nuestro camino. Hoy, su semblanza y el hallazgo de su último trabajo merecen nuestra atención y la suya.




Fue en uno de aquellos lances nocturnos de un remoto pasado que THE DEL LORDS hicieron saltar nuestras alarmas entre el martillo y el yunque. Sonidos garajeros, melódicos, contundentes y efectivos, pero sobre todo rabiosamente frescos. !Tan frescos como una crujiente lechuga, pardiez!. Una particular frescura que conectó de perlas con la efervescencia rockera general del personal de entonces. ¿Una muestra? "Judas Kiss" fue un fenómeno mundial gracias también a este vídeo.




Los DEL LORDS no son fronterizos al uso sino urbanitas resabiados de la Gran Manzana, con un ojo puesto en Dixie y otro en California. Unos venían del punk y otros del rock urbano. Alguien les etiquetó como los 'Beach Boys' de la Costa Este y nos da que se quedó corto. Con más acierto les encuadraron luego en el denominado nuevo rock americano, junto a otras bandas de semejante ralea que andando el tiempo volcarían sus influencias en un nuevo género: la americana music. Desde los míticos ochenta hasta ayer por la tarde, ellos han estado ahí todo este largo tiempo, como un frígido tarro de mermelada de frambuesa. A un 'pop' se destapan las esencias del rock & roll y el blues, del country y el folk, con un denominador común: rock prístino y fresco, embrillantinado a veces, siempre melodioso y elegante. 


Scott Kempner, Manny Caiati, Eric Ambel y Frank Funaro son los culpables de esta eficiente receta rockera, absorbente, pegadiza y clamorosamente fresca de intensidad y emoción. Arrancaron allá por 1984 con "FRONTIER DAYS", donde mostraron sus credenciales en temas que llegarían a clásicos del grupo como "Get Tough" o "Heaven". La voz solista de Scott Kempner y la pulcritud guitarrística de Eric Ambel se convirtieron en enseña de la banda. Les conocimos a fondo en su segundo trabajo "JOHNNY COMES MARCHING HOME", para perderles la pista tras "BASED A TRUE STORY", allá por 1988, hasta hoy.




Los que siguen este blog saben bien de su poco apego por la actualidad. Sin embargo, hay ocasiones en que no es posible desdeñar el cruce con el pasado. 

La Creedence Clearwater Revival lleva tiempo clamando por ocupar un espacio por aquí. Hoy por fin lo tendrán, al hilo del nuevo disco de John Fogerty, con el breve esbozo del descubrimiento de ambas figuras y nuestra fe en el country rock
Sí, amigos, creo en la CREEDENCE. Hoy toca revival.


Para los despistados decir que John Fogerty es uno de los grandes compositores de rock americano de todos los tiempos, y la Creedence Clearwater Revival, la banda de rock más emblemático de los últimos 60' y principios de los 70', uno de los mejores grupos de toda la historia de la música popular, incluído en el Salón de la Fama del Rock desde 1993. Un estandarte genuinamente americano de libertad y rebeldía generacional asociado con la tradición y el clasicismo rockeros, una idea de América asimilada generosamente en bandas sonoras de películas como 'Apocalypse Now', 'La Jungla de Cristal', 'Forrest Gump' o 'El Gran Lebowsky', entre otras.






A mis efectos, conocí a John Fogerty de la mano de mi amigo Jess, que vivía al fondo de la calle. En el tiempo de aquella adolescencia, Jess podía ser tomado solo por gracioso y ocurrente, alguien sin cuyo concurso no había fiesta ni algarada, pero era un tipo tímido, con muchas lecturas, íntegro y perspicaz, y eso hacía que todos le tuviéramos en cuenta. El caso es que Jesse, que se pretendía más sudista que las barbas de Lee, se presentó un día con un radiocasette por el Instituto haciendo gracietas como acostumbraba. De las entrañas del cacharro brotaban añejos sonidos de guitarras eléctricas y una voz hippilonga que no me dejaron indiferente. Aquel tipo que daba vueltas en la cinta era John Fogerty, me ilustró Jesse. Sonaba 'Big Train To Memphis', según supe más tarde. Yo no tardé dos minutos en subirme al expreso y secundar a mi amigo en su ronda. Tiempo después, creo recordar que el convoy a Memphis descarriló un día de tanto dar vueltas en el reproductor de mi casa. Hablando de trenes, ¿no oyen acercarse el 'Especial de Medianoche'?






Años más tarde volví a celebrar a Fogerty sin reconocerle. Los días empezaron a correr algo más deprisa, en medio de la calma y la incertidumbre. Johnny continuaba girando una y mil veces en las cassettes como líder de la gran Creedence Crearwater Revival, pero entonces sonaba a bordo del coche de Randy, otro pájaro a tener en cuenta. Aquel rock brumoso, de pantano y gasolinera, aquella melodía con efluvios a yerba y pantalones de campana, aquel sonido metálico, la voz desgarrada del mismo Fogerty, como salida de lo profundo de un intrincado alambique clandestino... esa era la sintonía que daba alas al pequeño utilitario de Randy o anunciaba nuestra llegada a bares y tabernas. Nos acompañaba una aureola de bendita libertad, despreocupación y rudeza rockera. Hizo calor aquel verano del 91, pero no pasamos sed. 

La Creedence no dejó de sonar en adelante, concienzuda y pertinazmente, sugiriendo historias, ambientando bocetos y proyectos. Ahora los reconocía en la banda sonora que tantas veces acompañaba en la pantalla, como ya habían pasado a formar parte de la mía, solo que sin chopper ni guerrera del Vietnam. Tampoco hacía falta. Llegué a aprenderme cada nota y estribillo de 'Green River', 'Fortunate Son', 'Have you ever seen the rain?', 'Proud Mary', 'Born On The Bayou', 'Suzie Q', 'Lookin' Out My Back Door' o 'Run Through the Jungle'. ¿Conocen ésta?. Dicen que cuando los Creedence acabaron a tiros, acusaron al fenómeno de Johnny Fogerty de agenciársela como 'The Old Man Down the Road', lo que devino en nuevos pleitos. Ambas son geniales pero yo prefiero al 'Viejo'.






El caso es que anuncian que vuelve John Fogerty, a propósito de su 68 cumpleaños. El alma de la Creedence Crearwater Revival publicará a finales de Mayo de 2013 su nuevo álbum, 'Wrote A Song For Everyone', una recopilación de famosos temas del grupo y algunos inéditos. Lleva toda la vida haciéndolo, a los clásicos no les hace falta reinventarse. En esta ocasión contará con la colaboración de algunas figuras de la música Americana actual, como Brad Paisley, Alan Jackson, Miranda Lambert y Keith Urban, entre otros. El disco se llama como el tema que la CCR incluyó en 1969 en el tercer álbum de la banda, 'Green River'.

No cabe duda que será un gran recopilatorio, lo tiene todo hecho. La vieja Creedence volverá por sus fueros y una legión de veteranos rockers dejaremos suspiritos en el aire al escuchar a John Fogerty retumbar desde el fondo del alambique mientras conducimos, hacemos la compra o chequeamos el desempleo. Será todo un éxito si logra incorporar nuevos creyentes, lo que es seguro es que ya nunca abandonarán la compañía del Agua Clara. Una fe que nunca es tarde para abordar, reeditar y revivir, con la excusa que se prefiera. 






Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5