cat-1

Cat-2

Cat-3

cat-4

Lo mas reciente sobre Mitos



Si hubiese que destacar una personalidad sobre las de su tiempo, un representante de la vida y la gente de la Frontera, esa persona sería sin lugar a dudas William Frederick Cody, eternamente conocido como Buffalo Bill, el rey de la Frontera. Así fue denominado en 1869 por un periódico neoyorkino y puede decirse que cumplió con el apelativo a rajatabla. El coronel Cody resume en su biografía casi un siglo de historia americana, siendo fiel ejemplo del empuje y la iniciativa de su sociedad y nación.

Bill fue colono, correo, cazador, trampero, explorador, soldado, diplomático, indigenista, estrella del espectáculo, empresario y celebridad mundial. Viajó por medio mundo y alternó en cortes y palacios con las principales figuras del momento. Pocos de ellos habían visto tanto mundo ni estado en tantas salsas como él. Nadie como Buffalo Bill para resumir y aunar en su biografía la representación del ideal aventurero del Oeste americano, el amaño de la narrativa histórica de los Estados Unidos, la utilización del espectáculo como vehículo para la política o la defensa de las comunidades indígenas. Con William F. Cody el Oeste romántico pasó a ser patrimonio universal.

Estas son algunas de sus imágenes, el retrato del hombre imposible de desligar del personaje y sus poses decimonónicas. A Bill le gustaba la cámara, está claro, y supo poner de su lado el novedoso poder que las imágenes adquirían en su tiempo como soporte narrativo. Estas fotografías recorren su vida pero también nos presentan la forja de un sueño, el fin de una época y el nacimiento de un mito, el primero del gran show americano.
 
 

"Si un buen caballo no tenía tendencia a brincar sobre un banco o dejarse llevar, le dejaba elegir su propio camino". W.F. Cody


 
 

"El mejor de cuantos Sioux he conocido a lo largo de mi vida, en cualquier tiempo y lugar, fue el maravilloso y veterano combatiente Toro Sentado, cuya vida será escrita un día por algún historiador que realmente pueda hacerle justicia". W.F. Cody
     


 

"Solo ha sentido cuanto un hombre puede sentir quién vaga sobre las praderas del lejano Oeste, bien armado, y montado en un corcel veloz y galante".  W. F. Cody



  
"El Oeste de los viejos tiempos, con su carácter fuerte, sus severas batallas y sus inmensas extensiones solitarias, nunca se borrará de mi mente". W. F. Cody
  
 

Un 17 de Abril nos abandonaba una estrella del firmamento Rock & Roll, un genio de la música cuyo talento y legado artístico han sido asumidos por un sinfín de bandas e intérpretes en el vasto panorama de la cultura popular. Hoy homenajeamos a EDDIE COCHRAN

Edward Ray Cochrane nació en Oklahoma City un 3 de octubre de 1938. Su familia se trasladó a Albert Lea, Minnesota, siendo él adolescente, donde enseguida se sintió interesado por la música y se decantó por tocar la batería primero y el trombón después. Como sus maestros le desanimaron rapidamente se pasó a la guitarra, instrumento en el que su hermano le enseñó algunos acordes. 

En busca de mejorar sus humildes condiciones de vida, la familia Cochran emigró a California en 1951 y allí Eddie conoció a Connie "Guybo" Smith, un tipo simpatíco y con talento para la música que tocaba varios instrumentos. Junto a otro amigo formaron un trio de música country y hillbilly que ensayaba en el callejón trasero de una tienda musical y cuyo dueño, enamorado del estilo de Eddie, le regalaría su primera y famosa guitarra Gretsch

Los chicos empezaron a tocar en fiestas de instituto o inaguraciones de locales y tras graduarse en el instituto, Eddie, con solo 16 años, se unió a un músico local llamado Hank Cochran (sin parentesco familiar) y empezaron a cantar en ferias locales bajo el equívoco nombre de Los Hermanos Cochran. Hank cantaba y Eddie acompañaba a la guitarra y a los coros con un repertorio hillbilly estilo Hank Williams, el cual dominaba el panorama musical de entonces. Luego empezaron a componer, a actuar en los más importantes festivales del circuito country y llamaron la atención del pequeño sello discográfico Ekko, donde grabaron el single "Mr. Fiddle" (1955).

A finales de año conocieron al espabilado compositor, manager y cantante Jerry Capehart que consiguió que los tres grabaran un single para Cash Records, eso sí, bajo el nombre de Jerry Capehart canta ...acompañado por los Hermanos Cochran. Tras esto, y ya que Eddie se estaba decantando cada vez más por el naciente rockabilly, Hank pensó que debía continuar su carrera en solitario, a pesar de que a esas alturas ya habían conseguido una actuación en televisión y un buen contrato discográfico. Aquella decisión de Hank Cochran dio pie a su exitosa carrera como compositor de música country en Nashville.


Eddie se dedicó durante gran parte de 1956 a trabajar como músico de estudio, arreglista, compositor y productor de otros artistas: Bob Denton, Jimmy Merritt, Don Neal, Jack Lewis, Lynn Marshall, The Four Dots, etc. Ninguno triunfaría finalmente. No obstante, ningún músico de su época pasó tanto tiempo en un estudio como él.

Mientras, Capehart se dedicaba a intentar colocar sus maquetas por los grandes sellos discográficos en busca de otro ElvisCon todo, consiguió debutar como solista en 1956 con el single rockabilly "Skinny Jim" (ya con discos Liberty), un buen tema que fracasó comercialmente y en el que ya había llamado a tocar a su lado a su viejo amigo Guybo. Ese mismo año vino su gran salto adelante al aparecer en la película “La chica no puede remediarlo” cantando la humorística "Twenty-Flight Rock", una de sus obras maestras. 

En 1957 Cochran tuvo su primer éxito, "Sittin' in the Balcony", una de sus pocas canciones escritas por otro (concretamente John D. Loudermilk) y que se situó por delante en las listas de la original de Johnny Dee. Durante ese año consiguió también algunos éxitos locales con los temas "Jeannie, Jeannie, Jeannie" y "Cut across Shortly", pero más importante para él fueron las exitosas giras en las que conoció y trabó una amistad de por vida con la otra gran promesa del género por entonces, Gene Vincent.

Luego vendrían las inmortales "Summertime blues", “Weekend”, “Nervous breakdown”, "C'mon Everybody", "Somethin' Else", y su póstumo número uno en Gran Bretaña, "Three Steps to Heaven", que ayudarían a modelar el futuro no solo del rockabilly sino de todo el rock en general (incluyendo el punk) tanto lírica como musicalmente. Ello gracias al talento, imagen y mezcla de salvajismo y dulzura de Cochran, pero también gracias a la competencia de sus músicos de confianza, Los Kelley Four, y a la comprensión y apertura musical de su discográfica y séquito, entre los que estaban Capehart y su guapísima novia Sharon Sheeley.

MUSICA

CINE

TELEVISION

Cat-5

cat-6