Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Lo más reciente sobre Canciones


Vivimos tiempos complicados. Confinado entre cuatro paredes, intentando poner en orden la situación, era cuestión de tiempo que el Blues acudiese con inspiración para estos días inciertos. Con los oficios del maestro John Mayall y sus Bluesbreakers, "Mists Of Time" saltó de la playlist al pensamiento con aliento y ánimos para encarar el porvenir.

Según pasan los años los recuerdos van perdiendo nitidez y se hace difícil distinguir entre lo vivido y lo que solo soñamos, porque en realidad nunca ocurrió. De eso habla "Mists Of Time"un blues que transita por los territorios difusos de la memoria como medio de vindicar la conquista del presente.

Del descubrimiento de la ilusión de inmortalidad y belleza, al encuentro con el desamor y risueños compañeros de ronda, "Mists Of Time" es una evocación de los viejos tiempos, acaso transformados por el tamiz selectivo de la memoria, idealizados por la Niebla del Tiempo.


Niebla del Tiempo 
(John Mayall & The Bluesbreakers, "Stories", 2002)

"" En algún lugar del mundo
están los amigos que hace tiempo que echo de menos.
Algunos quizá vaguen a la deriva,
o puede que hayan muerto. Simplemente no lo sé.
A estas alturas mis recuerdos se van desvaneciendo
como huellas derretidas en la nieve.

A veces me ronda el sueño
donde veo la cara de una joven.
¿Existió alguna vez en realidad?
Dudo si ella realmente compartió mi espacio,
en lo profundo de las nieblas del tiempo.
Es difícil acordarse del cómo y cuando.

Recordé a mi madre,
cuando yo era joven y estaba en la carretera,
de gira con los músicos
o de acampada en los bosques.
Como las nieblas grises que ocultan el horizonte,
echo de menos esos momentos que ya no compartiremos.

Hasta hoy mi vida ha sido un viaje
que no cambiaría por nada.
Todos esos años de aventuras audaces
o los altibajos de la vida que me inspiran a cantar.
Desde lo profundo de las neblinas del tiempo
los dulces recuerdos me embargan a menudo. ""

(Traducción adaptada)





"" Voy a robar un semental plateado 
Sin ninguna marca sobre su piel sedosa. 
Le enseñaré a confiar en mí como en un hermano. 
Un día lo ensillaré y cabalgaremos. 

Y vamos a rodar, vamos a rodar.
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar. 

Un día encontraré a una mujer imprudente 
Con dados y cuchillas de afeitar en la mirada.
Con solo un toque de tristeza en sus dedos. 
Relámpagos y truenos en sus muslos. 

Y vamos a rodar, vamos a rodar. 
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar.

Voy a perseguir los cielos por siempre. 
Con esa mujer, el semental y el viento. 
El sol se quemará y convertirá en cenizas 
Antes de que volvamos a pasar otra vez por este camino.

Y vamos a rodar, vamos a rodar. 
Guiados con los ojos diamantados de un gato
Y el diablo rondando muy cerca.
Vamos a rodar. ""





(Traducción adaptada de "Silver Stallion", una canción de Lee Clayton publicada en su album "Border Affair" (1978) y éxito del supergrupo de country The Highwaymen, compuesto por Johnny Cash, Waylon Jennings, Willie Nelson y Kris Kristofferson, en 1990.)



"" El Predicador dice que es el fin del mundo
Y que el río Mississippi puede llegar a secarse
Los precios siguen subiendo y la Bolsa en caída libre
Pueden atracarte si te dejas caer por la capital

Yo vivo en el bosque, como se ve
Mi mujer, mis hijos, los perros y yo
Tengo una escopeta, un rifle y un cuatro por cuatro,
Un tipo de campo sabe sobrevivir, 
la gente del país sabe sobrevivir



Soy capaz de arar un campo durante todo el día, 
puedo pescar siluros desde el atardecer al amanecer
Hacemos nuestro propio whisky y nuestro propio tabaco
No es demasiado, pero mucho más de lo que otros saben hacer
Crecemos con buenos tomates maduros y vino casero
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque nos hemos criado entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos


Venimos de las minas de carbón de Virginia Occidental
De las Montañas Rocosas y los cielos del Oeste
Podemos pelar un dólar, podemos cabalgar una carrera al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente del país sabe sobrevivir

Tenía un buen amigo en la ciudad de Nueva York
No me llamaba por mi nombre, solo Hillbilly
Mi abuelo me enseñó a vivir de la tierra
El suyo le enseñó a ser un hombre de negocios

El me mandaba fotos de las noches de Broadway
Y yo le enviaba un poco de vino casero
Sin embargo, fue asesinado por un hombre con una navaja
Por cuarenta y tres dólares, mi amigo perdió la vida

Me encantaría escupir a la cara a aquel tipo
Y dispararle con mi revólver del cuarenta y cinco
Porque un chico de campo sabe cómo sobrevivir
la gente del campo sabe sobrevivir

Porque no se nos puede matar de hambre ni hacernos correr
Porque hemos crecido entre escopetas
Damos las gracias y decimos señora
Y si no es lo que decimos, jamás maldecimos

Somos del norte de California y el sur de Alabama
De pequeñas ciudades a lo largo de toda esta tierra
Sabemos despellejar un ciervo y cabalgar al galope
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de país debe sobrevivir
Un tipo de campo sabe sobrevivir, la gente de campo sabe sobrevivir ""







(Traducción adaptada de la canción de Hank Williams Jr."Country Boys Can Survive".)



Si algún sentido tiene mantener abierta esta ventana al mundo y a la abstracción es poder reconocer a artistas como Walter Trout, guitarrista de blues-rock de cabecera en las últimas fechas para este alma fronteriza.

Walter Trout, un bluesman que sabe lo que se hace. No sólo porque haya cursado una dilatada carrera de guitarrista a sueldo de estrellas de la talla de John Lee Hooker, John Mayall o bandas como Cannet Heat. Con rumbo y banda propios desde los noventa, Trout se ha ganado un lugar en el panorama del blues-rock gracias a un gran repertorio de emocionantes canciones y la eficaz ejecutoria de sus actuaciones en vivo. 

También sabe lo que se dice, y lo escribe con coraje. Hace falta haber estado al otro lado de las vías para hablar así. Puede imaginarlo, intuirlo, tal vez paseó atolondrado y sin rumbo bajo la lluvia alguna vez. Walter pasó por ello, y tiene la suficiente autoridad sobre seis cuerdas y un mástil para abrir paso a su mensaje entre nieblas y tormentas. 

Un buen punto de partida para conocer a Walter Trout puede ser su álbum The Outsider, El Forastero, publicado en 2008. Inequívocamente, el espectacular tema que lo abre deja a las claras no sólo su calidad como compositor e intérprete, sino también la personalidad y talante del guitarrista. 

Directo y honesto, su blues empareja el melancólico desgarro de la decepción con notas de electrizante esperanza. Es memoria, paño de lágrimas, dolor y gloria en la derrota. Es fé, inspiración, resolución y pugna por la supervivencia. 

Tal como es. Lo vive y lo cuenta Walter: ¡Bienvenidos a la Raza Humana!.




"" He sido amado y odiado, 
elogiado y vilipendiado. 
He sido acusado y vindicado,
y salido adelante con determinación.

He superado un sinfín de pruebas,
deshaciéndome de mi orgullo. 
Alguna vez he dicho la verdad. 
Otras veces he mentido.

Y cuando me quedo a solas conmigo mismo,
en un espacio frío y vacío,
entonces una voz interior me dice: "!Bienvenido,
bienvenido a la raza humana,
bienvenido a la raza humana!"

Me han hecho daño y herido. 
He estado abajo e hincado las rodillas, 
orando por el perdón 
de mis enemigos.

A veces, ha habido grandes ilusiones 
que han cegado y nublado mis ojos
hasta perderme y desorientarme.
Siempre acabé por alcanzar la salida. 

Cuando me quedo a solas conmigo mismo, 
con lágrimas en la cara, 
entonces suena una voz interior que dice: "!bienvenido,
bienvenido a la raza humana!"

¡Bienvenido, 
Bienvenido!
¡¡ Bienvenido a la raza humana !!

He estado en la cárcel y en el limbo. 
He estado en la cima y en lo profundo de un pozo.
Justo de lo que he estado huyendo 
supongo que nunca lo sabré. 

He sido encerrado y expuesto 
para que todos me pudiesen ver. 
Bienvenido y despreciado, 
supongo que así será siempre.

Escondido en las sombras. 
Sólo, llorando sobre mi rostro. 
Oyendo una voz dentro de mí,
diciendo: "!bienvenido 
a la raza humana!" 

¡Bienvenido a la raza humana! 
Dice: "¡bienvenido, 
bienvenido a la raza humana! ""




(Traducción adaptada de la canción "Welcome To The Human Race".)





Puede saber más sobre Walter Trout en su propia web: http://www.waltertrout.com.
Ahora, si ha recuperado el aliento está invitado a dejar su impresión en los comentarios. Sería de agradecer.




El descubrimiento del momento pasa por la figura del cantautor Terry Callier, padre del autoproclamado Sonido del Nuevo Folk, gracias a uno de sus éxitos, el electrizante tema "You Goin' Miss Your Candyman". Una canción con esencia hipnótica y aires étnicos, propiciada por la persistente secuencia de bajo y percusión, junto al lamento grave de la voz del cantante. 

Llevado a golpe de cuerdas hacia una dimensión de notas acústicas, rumbo al cálido trópico sugerido por la percusión, o sorteando estelas urbanas sobre vientos y metales, no imaginé hallar a un artista de color como Callier detrás. De un principio, la música traía raíces camperas y eso era cosa de blancos, pensaba, aunque en la letra repetitiva o la voz áspera intuyese otro origen. De cualquier modo, tal fusión de sonidos fue suficiente para conducirme a descubrir su figura y vencer nuevamente viejos prejuicios. 


Música negra que no lo parece, ni tiene por qué. Porque las etiquetas son engañosas, reductivas e incompletas, además de absurdas. Porque la negritud y su fusión cultural son el mejor exponente del alma de América. Porque la música no tiene otro color que el que dibujan las emociones que transmite. Otro hallazgo más para sumar al abultado santoral de artistas afroamericanos que me reclaman insistentemente la atención y la escucha, de un tiempo a esta parte. 


Así pues, he aquí al amigo Terry con su cariñosa advertencia de Candyman, el vendedor de golosinas. "You Goin' Miss Your Candyman" cuenta la despedida anunciada del camello, aquel cuya marcha te dejará el mono de sus golosinas y el lamento por su ausencia, Míster Candyman. Como puede dejar secuelas engancharse a su sonido hipnótico, punzante y liberador. Se le presenta a uno una canción así y ya no para de escucharla hasta grabarla en un surco del cerebro para poder escucharla dentro de sí a todas horas. Avisado está.







Como fue el caso, la vida y obras de Terry Callier tienen el interés de descubrir en ellas a un artista pleno de humanidad y talento. Díganle a Wikipedia que van de mi parte.



Sólo cuando haya pasado el tiempo suficiente podremos encontrar la vida como un viaje de ida y vuelta. En el camino de regreso reconoceremos viejas enseñanzas en cada curva, sortearremos las cumbres por senderos familiares y salvaremos la corriente por vados aprendidos. 

Por momentos nos encontraremos horadando pisadas en la arena, sin saber hasta donde y cuáles nos pertenecen. A menudo parece que se tratase de dar un largo rodeo para volver a casa, donde sabemos que aguarda un café humeante.





 

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira mi vida,
soy como tu eras.

Viejo, mira mi vida,
veinticuatro años y vendrán más.
Vivir solo en el paraíso,
hace que me lo piense dos veces.

Perdido está el amor, vaya trago,
dame cosas que no se pierdan,
como una moneda no gastada
con la que regresar a casa.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien 
durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Canciones de cuna, mira en mis ojos.
Recorrer la misma vieja ciudad,
no me importa tanto
como significa para ti.

He sido el primero y el último,
mira como pasa el tiempo,
pero estoy completamente solo al fin,
de vuelta a casa junto a ti.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien
 durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira a mi vida,
soy como tu eras.




(Traducción adaptada de la canción "Old Man" de Neil Young.)










"" No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

Tienes que saber que me estoy helando aquí.
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío. 

Oh debes saber, cómo tirité hasta quedarme dormido, anoche. 
Este frío no me deja vivir. 
Fue entonces que me desperté y me di cuenta de que 
¡este no es lugar para mí!. 

Y no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 

Entérate que me estoy helando aquí. 
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío.

Me uní a algunos buenos viejos amigos
que me llevaron lejos por un instante,
dejando atrás este sitio, este frío callejón, nena. 
Al lugar cálido que me podía esperar. 

Oh, no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido.


Estoy tan feliz de reencontrarlos a todos, 
que ese viejo y maldito escalofrío se ha ido. ""
              

(Traducción adaptada del tema "Nice & Warm" de Tab Benoit.)






Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5

Cat-6

Cat-6