cat-1

Cat-2

Cat-3

cat-4

julio 2012


Si nada más comenzar este blog quisimos rendir homenaje a La Frontera con una entrada donde comentábamos los discos de sus inicios allá por los 80, fundamentales para nosotros por tantos motivos, más de un año después de su presentación abordamos hoy la última muesca en el revólver de Javier Andreu, Tony Marmota & Cia: Rivas Creek, a través de dos interesantes vídeos de sus canciones.

El disco fue producido por ellos mismos y vió la luz en febrero de 2011. A lo largo de sus 11 temas La Frontera nos ofrece un repertorio original y auténtico, tanto por exorcitar el espíritu que los puso en el mapa, como por la honestidad con que desgranan sus composiciones. Dotados de una visión madura y personal, y sin renunciar a su particular sonido, vuelven a hipnotizarnos con la atmósfera que crean el banjo y la armónica, las guitarras rugiendo poderosas, la voz de Andreu, como el mejor bourbon de Kentucky, parece resurgida de una barrica de roble americano...

"Después del homenaje y del repaso a su carrera que supuso “20 años y un día”  tenían que hacer un disco mirando hacia el futuro, un disco que marcara las futuras pautas de su carrera. Eso es “Rivas Creek”. Un termómetro perfecto para situar a la Frontera en su situación actual. Sin Trampas. Reclamando el sitio que les pertenece y que en todos estos años nadie les ha podido arrebatar", comentan en su web.
Por cierto, como curiosidad decir que el título del disco y la canción homónima aluden a la ciudad de Rivas, Madrid, en la que Javier Andreu residió durante 10 años.

EL TREN SE VA
El primer vídeo que les mostramos corresponde a "El Tren Se Va", un temazo que nos emocionó cuando llegó fortuitamente a nuestros oídos. Ahí está La Frontera, nos dijimos, como reconoceríamos el amartillar de un Colt o el silbido de un viejo camarada: "!Son ellos, demonios!. Y han regresado de una pieza".


El vídeo no es nada del otro jueves, todo sea dicho.
Tanto hablar de la marcha del tren y no se les empleó mejor que irse un domingo a cualquier apeadero de suburbio y encaramarse a un desangelado vagón... Unas imágenes de movimiento ("...sobre los campos, la ciudad") habrían acompañado mejor el discurso de una letra sublime, por otra parte. De todos modos su realización es impecable y sirve al tema con rigor y eficiencia.
Igualmente, es reconfortante ver que Andreu es cada vez más Andreu, fuera de poses poperas y amaneramientos formales, haciendo honor a la causa fronteriza en su papel protagonista ...o así le vemos; como al recio Tony Marmota, supervivientes ambos de la formación original, !dos balas perdidas!.

EL CORONEL 
Este otro vídeo que ofrecemos a continuación ilustrando el tema "El Coronel", es todo lo contrario. La canción no tiene la fuerza del anterior track, aún siendo una buena canción, un medio tiempo blues-rock con destellos de country-western que no está nada mal.

Para compensar, un elemento llamado radenomin ha editado la canción aprovechando un vídeo del dúo de country Big & Rich, concretamente el que hacieron para el tema que dió título a su tercer álbum, "Between Raising Hell And Amazing Grace", y fue puesto en circulación en junio de 2007 alcanzando el puesto 37 en las listas de country. El resultado nos ha dejado estupefactos: la narrativa de las imágenes y la historia misma están tan conseguidas que es fácil olvidarse de la música y optar por recrearnos en la estupenda ambientación, vestuario, extras y guión de este cortometraje. Adaptado a la música de "El Coronel" por obra y gracia del laborioso radenominLa Frontera ya puede decir que cuenta con otro vídeo por todo lo alto para su "Rivas Creek".

Todos los tópicos del western se citan en él. El guión es soberbio, la dirección certera, los actores están correctos, los extras y figurantes magnificamente bien escogidos. Espectaculares son el decorado, los interiores, la luz..., ésta en particular recuerda a estos westerns modernos tipo "Wyatt Earp" y demás..., todo muy convincente.

Aunque no desentona, la música de "El Coronel" no tiene demasiado que ver con las imágenes, seamos honestos; más bien diríamos que el ritmo y la melodía del tema de La Frontera aluden a motor, a carretera, nocturnidad y alevosía, un tipo de sonido más próximo al de los ZZTop que a una historia del far west. Pero !que diablos!, es un arreglo que solventa la carencia de vídeo oficial por parte de la Frontera ...!y da la talla divinamente!. Juzgen por ustedes mismos. 


Estos son los mejores vídeoclips del álbum Rivas Creek. Uno original y otro casi, ilustrando dos grandes canciones de un álbum imprescindible, con temas absolutamente geniales como el que titula el disco y otras ocho canciones que no deben dejar la ocasión de escuchar. 
Nuevas canciones para engrosar un repertorio abierto a la creatividad y las emociones, temas que con la solera de sus intérpretes adquieren una dimensión inédita para quienes les hemos seguido de lejos en el tiempo, como viejos compañeros de ronda que se reencuentran en la música.

"Son unos temas hechos sin mirar hacia fuera, son temas que salen de dentro, por eso son tan honestos", dicen. No les falta razón. 
"Hay momentos en la vida en los que es mejor no mirar hacia lo que te rodea. Es mejor ser honesto y plasmar lo que te sale de dentro. Fuera no hay nada". Y nosotros solo podemos decir AMÉN.


Mas información en su página web: www.lafronteraweb.com  
o aquí, en una de nuestra primeras entradas:
http://almadefrontera.blogspot.com.es/2011/11/el-alma-de-la-frontera.html 
El canal de vídeo en Youtube del artista radenomin lo encontrarán aquí: https://www.youtube.com/user/radenomin

























































Hay algo más allá de las pintorescas estampas que el western nos brindó de los aborígenes Norteamericanos. Guerreros tenaces y esforzados en la batalla, orgullosos, incólumes y sufridos en la derrota; siempre tuvieron además una filosofía de profundo respeto por la naturaleza y el medioambiente. Su cosmografía se articulaba en torno al respeto a sus ancestrales tradiciones y dignidad de hombres libres. Es por esto que sus proclamas, comentarios y proverbios tienen el valor añadido de la lucidez crítica de quien, víctima inexorable de la Historia, afronta su destino desde la lucha y desde la razón. 

En estos momentos en que el poder y el dinero campan para subyugarnos, arrebatarnos el futuro y la libertad, degradarnos a súbditos y asimilarnos a la condición de mercancía, tal vez venga bien tener presente algunas de las frases que nos legaron los míticos Jefes Indios de Norteamérica, enfrentados a retos más vitales pero como poco semejantes. Rezuman sinceridad, autenticidad, amor por la vida y redaños para encarar la adversidad. 

Detrás de su discurso vital, tal vez sus palabras nos ayuden a no olvidar, a mantenernos despiertos y vigilantes frente a la claudicación, a retomar el camino de la dignidad, soslayada por las trampas del mercadeo. En verdad conmueve la entereza de aquellos líderes. Ninguno fue sorprendido jamás en corruptelas o fraudes, ni aceptó con indiferencia la ruina de su pueblo...


"Nuestro pueblo se derrite como la nieve en las laderas de las colinas al calor del sol, mientras que los miembros de vuestro pueblo brotan de la tierra como los tallos de hierba en primavera."
"No queremos riqueza. Queremos educar a nuestros hijos correctamente. La riqueza no nos hará bien. No podemos llevarla al otro mundo. No queremos riqueza. Queremos paz... y amor."

Mahpiua Luta, 'Red Cloud' ('Nube Roja'), Jefe sioux Dakota (1822-1909).

"El hombre blanco sabe cómo hacer todo, pero no sabe cómo distribuirlo."
"Si el gran Espíritu hubiera deseado que yo fuera un hombre blanco me habría hecho blanco... ¿Es un agravio amar a mi pueblo?, ¿soy malvado porque mi piel es roja?... ¿porque soy un sioux?. Dios me hizo un indio."
"El Gran Espíritu nos dio esta tierra y aquí estamos en casa. No quiero que roben a mi pueblo... quiero que todos sepan que estoy en contra de cualquier venta de nuestra tierra."

Tatanka Yotanka, 'Sitting Bull' ('Toro Sentado'), Jefe Sioux Hunkpapa (1837-1890).
 

"Sólo había una condición para poder alcanzar la paz. Ambos líderes, blanco y piel roja, debían ostentar la misma posición. Pero los blancos no estaban dispuestos a ceder..."
Pontiac, Jefe Ottawa (1720-1769)
.

"Continuad contaminando y corrompiendo vuestro lecho y cualquier noche moriréis ahogados en vuestra propia suciedad. Eso sí..., caminaréis hacia la extinción rodeados de gloria y espoleados por la creencia en un Dios que os da poder sobre la Tierra y sobre los demás hombres.
Cuando todos los búfalos se hayan ido, los caballos salvajes hayan sido domados, el rincón más secreto del bosque invadido por el ruido de la multitud y la visión de las colinas esté manchada por los alambres parlantes, cuando desaparezca la espesura y el águila se extinga, habrá que decir adiós al caballo veloz y a la caza."

'Jefe Seattle', Jefe de los Suquamish (¿1.786? -1.866). 

"No creo que la medida de una civilización sea cómo de altos son sus edificios de cemento sino cómo de bien ha aprendido su gente a relacionarse con su entorno y sus semejantes."
'Sun Bear', Jefe Chippewa.
 
 
"En ausencia de lo sagrado, nada es sagrado. Todo es para la venta."
"Puedo decir ahora mismo que no hay secretos, no hay misterios, solo hay sentido común."

Oren Lyons, Onondaga.
 

"Dejar las escopetas y las espadas, la causa de toda nuestra envidia, o podeis morir de la misma manera."
"No haces preguntas mientras creces. Observas, ves, escuchas, esperas y la respuesta llega por si misma."
 
Wahunsonacock.

"Uno no vende la tierra sobra la cual la gente camina."
Ho-ka hey! ¡Es un buen día para pelear!
¡Es un buen día para morir!
¡Corazones fuertes, corazones valientes, al frente!
Corazones débiles y cobardes, a la retaguardia."

'Crazy Horse' ('Caballo Loco'), Oglala Lakota (1849-1877).

"No existe otro clima o suelo como el de Arizona. Es mi tierra, mi casa, la tierra de mi padre, a la que ahora no me dejan volver. Quiero terminar allí mis días, y ser enterrado entre aquellas montañas."
Gerónimo, Apache Chiricahua (1829-1909).

                               
    En CONGRESO, 4 de julio de 1776.
       Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América.

"Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual a que las leyes de la naturaleza y el Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.

Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad

Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; tal es ahora la necesidad que las obliga a reformar su anterior sistema de gobierno. La historia del actual Rey de la Gran Bretaña es una historia de repetidos agravios y usurpaciones, encaminados todos directamente hacia el establecimiento de una tiranía absoluta sobre estos estados. Para probar esto, sometemos los hechos al juicio de un mundo imparcial:
Ha rehusado asentir a las leyes más convenientes y necesarias al bien público de estas colonias, prohibiendo a sus gobernadores sancionar aun aquellas que eran de inmediata y urgente necesidad a menos que se suspendiese su ejecución hasta obtener su consentimiento, y estando así suspensas las ha desatendido enteramente.
Ha reprobado las providencias dictadas para la repartición de los distritos de los pueblos, exigiendo violentamente que estos renunciasen el derecho de representación en sus legislaturas, derecho inestimable para ellos y formidable sólo para los tiranos. 
Ha convocado cuerpos legislativos fuera de los lugares acostumbrados y en sitos distantes del depósito de sus registros públicos, con el único fin de molestarlos hasta obligarlos a convenir con sus medidas, y cuando estas violencias no han tenido el efecto que se esperaba, se han disuelto las salas de representantes por oponerse firme y valerosamente a las invocaciones proyectadas contra los derechos del pueblo, rehusando por largo tiempo después de desolación semejante a que se eligiesen otros, por lo que los poderes legislativos, incapaces de aniquilación, han recaído sobre el pueblo para su ejercicio, quedando el estado entre tanto, expuesto a todo el peligro de una invasión exterior y de convulsiones internas.
Se ha esforzado en estorbar los progresos de la población en estos estados, obstruyendo a este fin las leyes para la naturalización de los extranjeros, rehusando sancionar otras para promover su establecimiento en ellos y prohibiéndoles adquirir nuevas propiedades en estos países.
En el orden judicial ha obstruido la administración de justicia, oponiéndose a las leyes necesarias para consolidar la autoridad de los tribunales, creando jueces que dependen solamente de su voluntad, por recibir de él el nombramiento de sus empleos y pagamento de sus sueldos, y mandando un enjambre de oficiales para oprimir a nuestro pueblo y empobrecerlo con sus estafas y rapiñas.
Ha atentado a la libertad civil de los ciudadanos, manteniendo en tiempo de paz entre nosotros tropas armadas sin el consentimiento de nuestra legislatura, procurando hacer al militar independiente y superior al poder civil, combinando con nuestros vecinos, con plan despótico para sujetarnos a una jurisdicción extraña a nuestras leyes y no reconocida por nuestra constitución, destruyendo nuestro tráfico en todas las partes del mundo y poniendo contribuciones sin nuestro consentimiento, privándonos en muchos casos de las defensas que proporciona el juicio por jurados, transportándonos mas allá de los mares para ser juzgados por delitos supuestos, aboliendo el libre sistema de la ley inglesa en una provincia confinante, alterando fundamentalmente las formas de nuestros gobiernos y nuestras propias legislaturas y declarándose el mismo investido con el poder de dictar leyes para nosotros en todos los casos, cualesquiera que fuesen.
Ha abdicado el derecho que tenía para gobernarnos, declarándonos la guerra y poniéndonos fuera de su protección, haciendo el pillaje en nuestros mares, asolando nuestras costas, quitando la vida a nuestros conciudadanos y poniéndonos a merced de numerosos ejércitos extranjeros para completar la obra de muerte, desolación y tiranía comenzada y continuada con circunstancias de crueldad y perfidia totalmente indignas del jefe de una nación civilizada.
Ha compelido a nuestros conciudadanos hechos prisioneros en alta mar, a llevar armas contra su patria, constituyéndose en verdugos de sus hermanos y amigos, excitando insurrecciones domésticas y procurando igualmente irritar contra nosotros a los habitantes de las fronteras, los indios bárbaros y feroces cuyo método conocido de hacer la guerra es la destrucción de todas las edades, sexos y condiciones.
En cada etapa de estas opresiones, hemos pedido justicia en los términos más humildes: a nuestras repetidas peticiones se ha contestado solamente con repetidos agravios. Un Príncipe, cuyo carácter está así señalado con cada uno de los actos que pueden definir a un tirano, no es digno de ser el gobernante de un pueblo libre.

Tampoco hemos dejado de dirigirnos a nuestros hermanos británicos. Los hemos prevenido de tiempo en tiempo de las tentativas de su poder legislativo para englobarnos en una jurisdicción injustificable. Les hemos recordado las circunstancias de nuestra emigración y radicación aquí. Hemos apelado a su innato sentido de justicia y magnanimidad, y los hemos conjurado, por los vínculos de nuestro parentesco, a repudiar esas usurpaciones, las cuales interrumpirían inevitablemente nuestras relaciones y correspondencia. También ellos han sido sordos a la voz de la justicia y de la cosanguinidad. Debemos, pues, convenir en la necesidad que establece nuestra separación y considerarlos como consideramos a las demás colectividades humanas: enemigos en la guerra y amigos en la paz.

Por lo tanto, los Representantes de los Estados Unidos de América, convocados en Congreso General, apelando al Juez Supremo del mundo por la rectitud de nuestras intenciones, en nombre y por la autoridad del buen pueblo de estas Colonias, solemnemente hacemos público y declaramos: Que estas Colonias Unidas son, y deben serlo por derecho, Estados Libres e Independientes; que quedan libres de toda lealtad a la Corona Británica, y que toda vinculación política entre ellas y el Estado de la Gran Bretaña queda y debe quedar totalmente disuelta; y que, como Estados Libres o Independientes tienen pleno poder para hacer la guerra, concertar la paz, concertar alianzas, establecer el comercio y efectuar los actos y providencias a que tienen derecho los Estados independientes.
Y en apoyo de esta Declaración, con absoluta confianza en la protección de la Divina Providencia, empeñamos nuestra vida, nuestra hacienda y nuestro sagrado honor". 


                                                  
                                              !!  Feliz 4 de Julio, bostonianos  !!

MUSICA

CINE

TELEVISION

Cat-5

cat-6