Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Lo más reciente sobre Vídeos


Un proyecto televisivo logró reunir en 1985 a legendarias figuras del Rock&Roll que reconocían a Carl Perkins como uno de sus fundadores, presente en aquel momento. Junto a él se dieron cita Rosseane Cash, George Harrison, Ringo Starr y Eric Clapton, entre otros, para dar vida al concierto "Carl Perkins and friends: a Rockabilly sesión", grabado en Londres. En el vídeo, que llegó a superventas, las leyendas vivas de la música del momento hacían un justo reconocimiento a quien consideraban una pieza fundamental para comprender el desarrollo e historia del Rock and Roll. 


Aquel mismo año, Carl fue incluído en The Nashville Songwriters Hall of Fame, primer paso para que en 1987 se le reconociera en el Rock and Roll Hall of Fame como uno de pioneros del género, a la vez que uno de sus más influyentes músicos. 

El show contiene excelentes actuaciones musicales con toda la variedad de estilos que abarcó la carrera de Carl Perkins, al que asisten los buenos oficios de las personalidades que van desfilando por el escenario, mano a mano con el maestro, en un gran ambiente de camaradería, homenaje y respeto. Aunque todas son destacables nuestra actuación favorita es la de Eric Clapton, con quien interpreta en primer lugar el clásico "Matchbox". Sin embargo, el rockabilly se destila con todo su magia cuando ambos genios tocan "Mean Woman Blues" y se alcanza uno de los momentos más intensos de Rock & Roll de todo el programa.

¡Que lo disfruten, ...y no olviden dejar su impresión en los comentarios!



Pueden disfrutar del concierto en su totalidad aquí: http://youtu.be/ph1HZ-Uq70I, y de los hitos de Carl Perkins aquí: http://www.rockabillyhall.com/CarlPerkins.html



La norma va a ser que nada es lo que parece. Como el hábil juego que escenificado sobre pulcros tapices no deja lugar a la sospecha. Como toda la parafernalia de alrededor, una estéril ilusión de armonía previa al consiguiente desplume. C'est la vie!, demonios, aunque haya incautos que se atrevan a porfiarlo.

Por eso, antes de que se haga más tarde, arrojado el lastre del tiempo consumido entre esperanzas felices y decepciones sin cuento, conduciré esta bitácora hasta la rutilante ciudad de Las Vegas, paradigma del embuste y el dinero fácil. C'mon!.

Ningún lugar mejor para representar aquí un episodio de ilusionismo y riesgo, planteado esta vez por un enigmático "Hombre del Sur" al que encarna el gran director John Huston. Una historieta de la magnífica serie de episodios televisivos de suspense patrocinada por Alfred Hitchcock, que viene como anillo al dedo para inaugurar año y nueva época en este blog. 

Humm..., ¿he dicho dedo?.






Desde sus primeros patrones como prenda de trabajo a finales del XIX hasta la década de los 70, la ropa vaquera había sido transformada en un producto joven, símbolo de la libertad y el sueño americanos. Estrellas de cine, diseñadores de moda, nuevas propuestas de acabados y distintos estilos de confección, dieron alas a los jeans para saltar las barreras culturales y proceder a su implantación por todo el mundo. Una expansión que se vió además favorecida por la aparición del videoclip y su adopción por el relato publicitario, en los primeros años de la década de 1980.



Entre todas las firmas y modelos de jeans el más popular es aún hoy el modelo 501 de Levi Strauss. La firma creadora de los vaqueros buscaba visibilidad para la marca y encontró en la televisión el canal perfecto para poner de moda su modelo más señero, el 501. Moda, televisión, videoclip, mercadotecnia..., se fraguaba la tormenta perfecta. En la búsqueda de un argumento provocador, la publicidad establecería un curioso vínculo entre sexualidad y jeans que dió lugar a un buen puñado de anuncios y ayudó a hacer de los pantalones vaqueros el artículo de moda definitivo para toda una generación.  

El primer anuncio de televisión en combinar estos elementos salió en 1985. En él, el cantante de quinceañeras Nick Kamen se quitaba los pantalones en una lavandería pública y esperaba a terminar la colada vestido sólo con ropa interior. Mientras se lavan sus pantalones y se describen un puñado de actitudes ante la indiferencia del chico, suena la música de Marvin Gaye y finalmente se impresiona "Levis, encogen para adaptarse". !Sólo podían ser unos 501!.



"Laundrette" (1985), "I Heard It Through The Grapevine" de Marvin Gaye.

!Genial!. Esta escena convirtió a Kamen en un sex symbol instantáneo y algunos años después, en el 2000, el spot quedó en cuarto lugar entre los 100 mejores comerciales de TV de todos los tiempos. Hoy día pocos recuerdan la carrera musical de Kamen, sino que el principal hito de su carrera bien puede haber sido protagonizar esta pieza. !Cosas del marketing, loado sea!. 

La sexualidad de los jeans propagó su popularidad como una llama en agosto y Levi Struss Co. consiguió un vehículo magnífico para convencer a la juventud mundial de las virtudes del modelo 501. Otros fabricantes importantes como Lee o Wrangler, igualmente en pugna por abordar un mercado más amplio que el ámbito doméstico, también se beneficiaron de un ideal picante que se hizo extensivo a los jeans en general. 



                           "Parting" (1987), "When A Man Loves A Woman" de Percy Slage.

Los anuncios del 501 proliferaron en adelante, a mayor gloria de la marca y para delicia de nostálgicos. El patrón es similar en muchos anuncios de aquella época: ambientación cincuentera, "vintage" que se dice ahora, magnífica música americana con toques revival (soul, blues, rock), alguna nota western y un concierto de poses, miradas y actitudes de las que crease escuela el mítico Jimmy Dean. La atracción sexual flota en el ambiente, rápidamente nos hacemos una idea del contexto en que se manejan los protagonistas y cómo saltan chispas a sugerencia de la desnudez y jeans de por medio.

"Refrigerator" (1988), "Mannish Boy" de Muddy Watters.

"Pick Up" (1989), "Be My Baby" de Las Ronettes.

La realización es ágil, la fotografía bellísima, el montaje perfecto, no hacen falta diálogos con una banda sonora que se ajusta a las imágenes como un guante, o como un 501 dicho sea de paso. La composición es bien elocuente a la hora de dejar claro el mensaje: ceñirse unos jeans es entrar en un territorio íntimo, respirar una libertad descarada o iniciar un camino de rebeldía.


"Bath" (1986), "Wondeful World" de Sam Cooke.

"Prison" (1990), con Brad Pitt. "20th Century Boy" de T-Rex.

"Biker" (1991), "The Joker" de Steve Miller Band.

En resumen, pequeñas obras maestras que te cuentan una historia en apenas un minuto y te quedan un regusto a oldie americano envejecido en gramola de vinilos. !Exquisitas piezas que tienes que volver a ver!. Así que, de aquí al siguiente pase puede que no te quites de la cabeza ese conjunto de sensaciones que te esperan al enfundarte en unos maravillosos 501 de Levi's.

                                                            "Creek" (1994). "Inside". 




Según Wikipedia la goma de mascar, popularmente conocida como chicle, es una goma masticable con sabor dulce elaborada a base de un plástico neutro. De origen mexicano, el chicle fue patentado industrialmente por los gringos y distribuído más tarde entre sus soldados en la Segunda Guerra Mundial, por sus supuestas cualidades desestresantes. Ello popularizó y extendió su consumo. En torno a los cincuenta aparecería el chicle sin azúcar y su difusión alcanzaría escala planetaria a través de la universalización de la moda y costumbres americanos. El chicle, como el refresco de cola, es otro producto genuinamente americano que forma parte de nuestro territorio más íntimo, la infancia y la adolescencia. 


Hasta ahí la teoría. En España no sería hasta los años ochenta que para diferenciarse del consumo infantil, las marcas comenzaron a promocionar los chicles sin azúcar. Y fue entonces que como nunca antes aparecieron fantásticas campañas publicitarias para ganarse a un nuevo target de clientes: el mercado adulto. La selección de anuncios que presentamos son en su mayoría de la marca Trex, que supo ligar chicles y besos en un brillante slogan que resultó tan definitivo para vender chicles como para figurar en nuestra memoria emocional y vital.


Clasicismo en la estación (TREX, 1988)
Nadie con más de 30 años dejará de reconocer este anuncio, una obra maestra de poco más de medio minuto. El anuncio, de factura española, recrea el reencuentro en una estación de tren de una joven pareja. La pieza podría ser perfectamente atemporal, como de hecho lo es su relato, pero fotografiada en blanco y negro sesentero, con Otis Redding cantando "I've Been Loving You Too Long (To Stop Now)" ("Te he estado amando todo este tiempo (para dejarlo ahora"), con una atmósfera de trenes humeantes (...), viajeros y soldados de reemplazo, adquiere una personalidad emocionante y mítica. Nada más, la ambientación no necesita más que la mirada de los actores y un vestuario apropiado, completamente vigente, para resultar tremendamente convincente. 




Casticismo juvenil (TREX, 1989)
Si el spot de la estación fue todo un pelotazo para la marca y dejó muy alto el listón para posteriores entregas, el siguiente consiguó tomar muy dignamente el relevo con una evidente simplicidad argumental. Centrado en un profundo beso entre jóvenes ajenos al mundo, el anuncio ofrece algunos detalles interesantes para su repaso. A destacar los lunares de la camisa del chico y las hojas manuscritas. Es maravilloso cuando con tan poco se dice tanto, ¿verdad?. 




Por 1989 corrían los días de la Movida española. Grupos musicales como Gabinete Caligari tocaban "Al Calor del Amor en un Bar" (!bares qué lugares!) mientras otros como Duncan Dhu venían de versionear la pieza "Bésame Mucho". Como contrapunto a la postmodernidad se abría hueco una moda que reivindicaba lo castizo y lo tradicional, desde dentro de la misma movidaTal vez influído por todo aquello, el spot se centró en un apasionado lote juvenil en una cafetería popular, a cuyo clasicismo contribuye un veterano camarero y el bolero de que hablabámos, en la lánguida entonación que hace un cantautor del momento, tal vez Alberto Pérez Lapastora

El último de la Mili (TREX, 1990)
Nuestra tercera parada nos lleva a la soledad de un cuartel de las Fuerzas Aéreas. Entre literas vacías y compañeros de armas que se marchan de permiso, una ojeada a la fotografía y la última carta de una novia adorable reconforta la soledad del joven soldado. Y por supuesto chicles, guardando su sabor.




Son los días de la mili, y este tal vez éste sea el último anuncio donde aparezca el Servicio Militar Obligatorio, aunque de modo totalmente tangencial. El beso es aquí un beso casto y entrañable, entre amantes separados. La marca se apunta un nuevo tanto al plantear una emoción intergeneracional, forrada con exquisita factura y la sobriedad de un ambiente militar. Un envoltorio grave que profundiza en sensaciones dulces y nostálgicas, remarcado con la suntuosidad del gospel.

Blancanieves revisited (TREX, 1993)




El cuento de Blancanieves versión Trex. El actor joven de moda en la época era el canadiense Jason Priestley, protagonista junto a otros mozalbetes de la horripilante
"Sensación de Vivir". La compañía le fichó para devolver del sueño a la princesa medieval del anuncio, en una revisión del cuento para lucimiento del niñato. Nada que ver con los spots vistos hasta ahora, aunque podríamos apostar que multiplicó el presupuesto de los tres anuncios anteriores juntos. Un ejemplo de que "la potencia sin control no sirve de nada". Ehh... ¿donde demonios he oído esto?. Creo que he visto demasiados anuncios...

Un beso indestructible  (TOPLINE, 2010)
Como colofón a esta serie de vídeos publicitarios sobre chicles, besos y anuncios que dejaron huella, presentamos el de un chicle que seguro será familiar para los amigos americanos que nos siguen. Este anuncio de la goma Topline nos parece un anuncio imaginativo, intenso y muy bien construído. Un excelente broche final para una de nuestras entradas más dulces. 







Mi chico ha llegado a casa hoy con una moto Chopper, una motocicleta de esas que dejan atrás desiertos polvorientos y devoran millas de carreteras solitarias barridas por el viento. Una máquina fascinante, grácil al tiempo que robusta, de deslumbrantes cromados y tierno ronrroneo, una delicia para la imaginación y los sentidos.

Tras la sorpresa inicial, un escalofrío que creí olvidado me ha recorrido por un momento al recuerdo de algunos pasajes del pasado. Al instante, he tratado lo imposible de hacerle entender que si sigue por ese camino acabará convirtiéndose en una oveja negra. 


No es una sensación fácil de explicar. Lo intentaré a través del siguiente vídeo.



No sé. Aún no estoy seguro de haberle hecho comprender el verdadero significado de cuanto intento transmitirle. Más al contrario puede entender con ello tan sólo una pura anécdota, una imagen divertida, simpática y amable, algo que no compromete, liviano y pasajero


...como una custom deslizándose rauda por la alfombra de asfalto, indiferente a la mirada de todos, poderosa y esbelta como un caballo de acero, sorteando valles y colinas con el aplomo de las águilas, directa y veloz al encuentro de nuevos horizontes...



...desbordada por un potente sentimiento de libertad anclado en lo más profundo del alma...



Al final me ha convencido. Ahora, sólo estoy deseando desempolvar y calzar mis viejas botas de cowboy, rescatar del armario la chupa de cuero y rodar legendariamente hasta el ocaso.

!Ah, se me olvidaba!. Estos son mi nene y su moto, ¿a que dan envidia?




Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5