Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

enero 2014


Como William Munny, todos tenemos un pasado y más de treinta años a nuestras espaldas. Estos días, una pendejada me ha devuelto por un momento a las extensas veladas alrededor de los bares, hace largo tiempo. Más de uno nos tocó cerrar alguna vez en distendida procesión de compinches y damiselas. Ahora, aunque de todos guardo generoso recuerdo y nula nostalgia, hay alguno al que no tengo apuro en regresar al hilo de la cuestión.




Por si aún no lo han adivinado, les hablo del encantador Titty Twister, la hipnotizante Teta Enrroscada donde a poco que se descuide perderá la cabeza y el alma. Un honky-tonk perdido en el norte de México y abierto hasta el amanecer al que acudir a beber, jugar, pelear y morir, en el que cada noche se programan sesiones de muerte y el rock and roll se sirve al límite, carajo

Allí, al margen de todo y para lo más escogido de la Frontera, se representan shows que cortan la respiración. Números como el que sigue, a cargo de esta belleza azteca con el abracadabrante sobrenombre de Satánico Pandemonium.




Pero la Teta Enrroscada es algo más que sugerentes coreografías y hembras de infarto: una posada de demonios sin cuento y desperados en ruta directa al abismo. Quizás no cuente con el más correcto de los servicios, puede que su aguardiente sepa a sapos y culebras, tal vez la clientela carezca de urbanidad ni aprecio por la propiedad privada...

¡Que demonios!. El Titty Twister siempre será uno de mis garitos favoritos y bien merece una mención en esta bitácora fronteriza. 

¿A tiempo para una rabiosa cucaracha alcohólica? Adelante, la diversión se masca a dentelladas.





Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5