Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

2012


Temprano por la mañana, dando vueltas,
me metí algo de cocaína y disparé a mi mujer. 
Fui directo a casa y me metí en la cama. 
Puse a mi amada 44 debajo de la almohada.

Desperté a la mañana siguiente y cogí el arma. 
Tomé un poco de cocaína y escapé lejos.
Hice un buena fuga pero corro muy lento.
Me atraparon allá por Juárez, México.

De madrugada en la celda, tomando unas píldoras, 

se presentó el sheriff de Jerichó Hill. 
Dijo: "Willy Lee, tu nombre no es Jack Brown. 
!Eres el sucio bastardo que mató a su mujer!". 

Le respondí: 
"Sí, oh sí, mi nombre es Willy Lee. 
Si tiene una orden de arresto léame mis derechos. 
La maté porque me llegó a molestar. 
!Creí que era su 'papi' y tenía cinco más!".

Cuando me arrestaron vestía de negro. 

Me subieron a un tren y me llevaron de vuelta. 
No tenía amigos que pagasen mi fianza. 
!...Patearon fuerte mi seco cadáver 
en aquella cárcel del condado!.

A la mañana siguiente, como a las nueve y media, 

vi venir al sheriff por el corredor. 
Tosió, como aclarándose la garganta y me dijo: 
"!Vamos, sucio demonio, al tribunal del distrito!".

En la Sala de Justicia mi juicio comenzó, 

dejándome en manos de doce hombres honestos. 
Justo antes de empezar 
vi al pequeño juez mirando alrededor.

Tras cinco minutos entró el jurado, 

un hombre sostenía el veredicto en su mano derecha. 
El veredicto fue leído: "Asesinato en primer grado". 
Y yo imploré: "!Diosito, Diosito ...ten piedad de mi!".

El juez sonrió mientras levantaba su pluma: 

"99 años en la Prisión de Folsom, !99 años enterrado allí!". 
No puedo olvidar el día que le disparé a esa mala perra. 
"Vamos, escucháme... !!Deja a un lado la cocaína y del whiskey despídete!!".


                                                   'Cocaine Blues', traducción libre de la versión más popular.





El Suroeste de los Estados Unidos es una vasta unidad geográfica que los mapas delimitan con las fronteras de Utah, Colorado... y muy principalmente con Nuevo México y Arizona, el verdadero Suroeste como paisaje humano y cultural. 

Disgregados por razones políticas, su riqueza étnica, su antigua historia y su común tradición hispana les han otorgado una personalidad diferenciada al resto de la Unión Americana, hasta llegar a empapar sus respectivos emblemas. Una unidad de destino que los acompañó a ser los últimos Estados en adherirse a la Federación, por 1912, hace ahora un siglo. Dos estrellas más fueron incorporadas a la bandera de los Estados Unidos, como sus bellas enseñas se añadieron a la simbología nacional americana.



     Las raíces de
         NUEVO MÉXICO




La sociedad femenina estadounidense 'Daughters of the American Revolution' (DAR) o 'Hijas de la Revolución Americana', una asociación patriótica reservada a mujeres distinguida por su activismo en pro de la preservación de la historia del país y en la educación, estuvieron muy involucradas con las designaciones de las banderas oficiales de los Estados desde los inicios de sus actividades, a finales del siglo XIX. Por 1920, las Hijas de la Revolución Americana sugirieron que un nuevo diseño quizás se adaptase mejor y fuese más adecuado al carácter único de Nuevo México, respecto a la enseña oficial vigente. Esta idea tuvo muchos seguidores y, como se había hecho en otros estados, se organizó para tal fin un concurso de diseños. El ganador fue el Dr. Harry Mera, un médico y arqueólogo de Santa Fe y la definitiva bandera del Estado fue confeccionada por su esposa, la señora Reba Mera.


El elegante motivo étnico y minimalista que centra la bandera es el antiguo símbolo del Sol de la comunidad Zía, un grupo indígena perteneciente a la etnia de los indios Pueblo, y fue hallado en algunas vasijas y enseres ceremoniales del siglo XIX en Zía Pueblo (condado de Sandoval, Nuevo México). Este símbolo, un círculo rojo con grupos de cuatro rayos que apuntan en cuatro direcciones, se llama 'Zía' y se centra en un campo de color amarillo.


Los antiguos indios Zía de Nuevo México consideraban sagrado al Sol. El 'Zía' se pintaba en las ceremonias en el suelo alrededor de las hogueras e introducían en él a los recién nacidos para presentarles y encomendarles al amparo del Sol. 

Por otro lado, el cuatro es el número sagrado de los Zía y se encuentra repetido en cuatro puntos irradiándose en cuatro direcciones desde el círculo. Las líneas superiores representan los 4 puntos cardinales (Norte, Sur, Este y Oeste) y las líneas inferiores representan las 4 horas de un día (Amanecer, Tarde, Crepúsculo y Noche); las líneas izquierdas representan las 4 fases de la vida (Niñez, Juventud, Edad Adulta y Vejez), mientras que las líneas derechas aluden a las 4 estaciones del año (Primavera, Verano, Otoño e Invierno). Todas las líneas convergen al sol, en un círculo interminable que es principio y fin. 

La comunidad Zía también creía que la vida llegó con cuatro obligaciones sagradas para los hombres: el desarrollo de un cuerpo fuerte, una mente clara, un espíritu puro y el interés por el bienestar del clan familiar. Como vemos, toda una brillante cosmografía que dota de contenido y personalidad a la enseña de Nuevo Méjico. Incluso figura también con motivo de un singular Saludo Oficial a la bandera de Nuevo México"Símbolo Zia, símbolo de amistad perfecta entre culturas unidas."


Los colores rojo y amarillo de la bandera del Estado de Nuevo México son el rojo y el amarillo de la vieja España, primera nación soberana del territorio, y cuya huella y legados son seña de identidad y orgullo para los novomexicanos.


El Gran Sello del Estado de NUEVO MÉXICO

El gran sello o escudo de Nuevo México es profuso en elementos simbólicos. A la derecha de la composición podemos observar el águila posada sobre el nopal devorando una serpiente, el escudo de México recreando el antiguo mito fundacional del imperio azteca (ver http://bitly.com/UeHKO9 EL AGUILA Y LA SERPIENTE Junio 2012), que viene a significar que Nuevo México atesora las tradiciones americanas indígenas, españolas y mexicanas, como fruto de su rica historia y pasado.


Centrada y protagonizando el sello, con las alas extendidas y erguida sobre el águila mexicana en actitud superior, una gran águila americana de cabeza blanca sostiene unas flechas en sus garras. Son la representación del cambio de soberanía tras la guerra de 1848 en la que los Estados Unidos arrebataron el territorio a México, pero el emblema pretende mostrar también la protección de la dominación estadounidense de Nuevo México hacia su herencia y cultura novohispanas. 

Bajo la escena un pergamino luce la leyenda en latín "Crescit Eundo", que significa "crece a medida que avanza", según la cita de un poema en el que se describe el impulso vertiginoso de un rayo aumentando su fuerza a medida que se mueve a través del cielo.




La estrella cobriza de              ARIZONA
La bandera de Arizona tiene un curioso origen deportivo. Su nacimiento se remonta al año 1910 con motivo del Campeonato Nacional de Rifle en Camp Perry, Ohio, cuando todavía era un territorio administrado federalmente. Las competiciones de Camp Perry echaron a rodar por 1907 y rápidamente se convirtieron en un prestigioso evento anual que continúa hasta nuestros días. Miembros del Equipo de Rifle de Arizona presentes en la competición observaron que el resto de los equipos estatales portaban banderas y emblemas y, dado que el equipo de Arizona carecía de tal panoplia, ello atrajo la atención de un Guardia Nacional de Arizona, el coronel Charles Wilfred Harris, quien se desempeñaba como capitán del equipo de tiro. El Equipo de Rifle de Arizona comprendió que debía dotarse de una bandera para su representación en futuros encuentros de la competición.

La idea para el diseño de la bandera fue concebida por el mismo coronel Harris. Sus prioridades pasaban por asegurarse de que los colores a elegir reflejasen valores y fidelidad históricos. Tras algunas vacilaciones Charles Harris diseñó finalmente la bandera para el equipo de rifle de Arizona en la Liga de Partidos de 1911, siendo cosida por la señora Nan D. Hayden, esposa de Carl Hayden, primer representante de Arizona en el Congreso que luego se convertiría en senador de los Estados Unidos.

No fue la última. Animado por Hayden en el propósito del elaborar un simbolo identificativo civil, en 1912, a resultas de la admisión de Arizona como Estado de la Unión, Harris diseñó una bandera muy similar a la realizada un año antes, esta vez como la definitiva enseña del Estado de Arizona. La bandera fue aprobada por la Legislatura del Estado de Arizona el 17 de febrero de 1917, aunque adoptada con numerosos votos en contra y con la negativa del gobernador Campbell a firmar el proyecto de ley.

Según se articula en su legislación, la bandera del Estado de Arizona "representa a la estrella de cobre de Arizona emergiendo de un campo azul frente a una puesta de sol". La bandera de Arizona se divide en dos mitades con una gran estrella de cinco puntos de color del cobre en el centro. 

Los 13 rayos de rojo y oro en la mitad superior de la bandera representan las 13 colonias originales de la Unión y al sol poniente sobre el desierto. Los colores rojo y amarillo con que se representan los rayos de sol son los colores de los primeros estandartes que ondearon en Arizona, los de España y sus conquistadores, liderados por Francisco Vázquez de Coronado, quien en su búsqueda infructuosa de las Siete Ciudades de Cibola exploró y tomó posesión del territorio en 1540. Arizona formó parte del virreinato de Nueva España englobado en la provincia española de Nuevo México hasta 1821, año de la independencia mexicana, y fue segregado del territorio novomexicano a raíz de la Guerra de Secesión Americana. El rojo de los rayos del sol es el mismo tono de rojo de la bandera de los Estados Unidos.

Puesto que Arizona era el productor más grande del cobre en la nación, una estrella de cobre fue colocada en el centro de la bandera. La mitad inferior de la bandera es un campo de azul, el mismo azul que se encuentra en la bandera de los Estados Unidos simbolizando la libertad. 
El amarillo del sol y el azul de la parte inferior de la bandera son los colores del Estado de Arizona.

El Gran Sello del Estado de ARIZONA

La circunstancia de territorio segregado del resto de la antigua provincia colonial, deshabitado en su mayor parte, y colonizado y poblado posteriormente a su anexión con inmigración mayoritariamente anglosajona, hacen que el escudo de Arizona no alcance la profundidad simbólica de su Estado vecino y hermano. El sello oficial de Arizona se limita a mostrar los principales recursos y actividades del estado, a título meramente descriptivo. 

Cuenta con una cadena de montañas de fondo con el sol naciendo tras las cumbres, una presa hidraúlica y un lago, campos de regadío y sembrados, ganado de pastoreo y un molino con un minero portando un pico y una pala.
La escena es encuadrada en un escudo que encabeza el lema "Ditat Deus", "Dios es riqueza" en latín. 

Como el resto de sellos americanos, su denominación circunscribe el símbolo junto al año de ingreso en los Estados Unidos (1912).


Algunas fuentes:
http://es.wikipedia.org
http://www.statesymbolsusa.org



'DOS DUROS SOBRE RUEDAS' 
en busca y captura

Al inicio de los 90 todavía quedaba algún resquicio a la fantasía, el mito y la horterada. Había ideales en que creer, fumar era un placer y ser bebedor daba prestigio. Las chicas adoraban a canallas sin blanca, los amigos eran para siempre y ser macarra una cuestión de principios.



Este es un homenaje crítico a la par que devoto, a los míticos roles del sueño americano, los del rockero motero y el cowboy solitario, glosados por una película de sesión de tarde y sumados a una banda sonora existencial para introducirnos en sus peripecias. Dos justicieros en la carretera, errantes por los horizontes de América. Estas claves nos ocupan, empecemos por el principio.  

UNA INTRODUCCION MAGISTRAL
Cualquiera con aficción por el cine sabe apreciar el detalle de unos buenos títulos de introducción como prólogo a la historia que se desarrollará seguidamente. Sin despreciar la dimensión artística de muchos créditos, resultan particularmente relevantes cuando forman parte del discurso de la película, retratan el paisaje, el contexto ambiental o los personajes de la historia. En algunas ocasiones son tan brillantes y efectivos que trascienden la cinta a la que sirven o directamente la superan, para conformarse en pequeñas grandes obras de la edición y la narrativa.

El caso que nos ocupa no puede ser más evidente. Apoyada por un temazo de la banda de rock Bon Jovi, quizás la mejor canción de toda su carrera, la intro de 'Harley Davidson & the Marlboro Man' ('Dos duros sobre ruedas', como fue titulada en España) consigue transportarnos al universo mágico de las roads-movies "a lomos de un caballo de acero", en un fulgurante viaje por la piel agreste del suroeste norteamericano, allí donde nos sentimos tan a gusto. Un efectista trailer que supera con creces las sonrojantes aventuras del par de trasnochados ochenteros a los que pretende enmarcar e incluso el videoclip original de la banda de New Jersey, ajeno a la profundidad de un tema musical que ellos mismos se han ocupado de catalogar como su 'himno nacional'.




UN HIMNO A LOS FORAJIDOS
'Wanted Dead Or Alive' es el nombre de la quinta canción del álbum de 1986 'Slippery When Wet', de la banda de rock estadounidense Bon Jovi. Compuesta por Richie Sambora es un tema clásico del grupo e imprescindible en sus conciertos. 
En la canción, Jon Bon Jovi usa una guitarra acústica, al igual que Richie Sambora, quien al comienzo de la canción utiliza una acústica de doble mástil, pero que desde el solo hasta el final toca una guitarra eléctrica. La introducción que hace con la acústica crea un ambiente expectante y polvoriento, una progresión magistral de sencillos acordes que nos llevan hasta el desarrollo del tema y su contundente solo central. En los conciertos, la estrofa siguiente al estribillo que va después del solo, la cantan Jon y Richie a dúo.

La canción trata de homenajear al outlaw americano, haciendo una curiosa similitud entre los estilos de vida de los forajidos del Salvaje Oeste y las estrellas errantes del rock de los 80. Se cuenta que Jon Bon Jovi tuvo la inspiración para la canción una mañana de insomnio en el autobús de la gira. Según dijo, veía similitud entre el estilo de vida de las bandas de rock y el de los forajidos del Oeste, a los que admiraba. Bon Jovi se veía a sí mismos como "una joven banda de ladrones, cabalgando de ciudad en ciudad, robando y huyendo, rodeado de chicas y alcohol, todo antes de que salga el sol".

La canción está incluida en los DVD 'Live From London' (1995) y 'The Crush Tour' (2000), y en el álbum en directo 'One Wild Night Live 1985-2001' (2001). Además está presente en el álbum 'Greatest Hits' (2010), siendo este el segundo álbum recopilatorio de Bon Jovi. La propia banda hizo una versión acústica del tema, para el álbum 'This Left Feels Right' (2003). La canción llegó al número 7 de la lista Billboard Hot 100.

'Wanted Dead Or Alive' ha sido usada con profusión en toda clase de medios, desde videojuegos, bandas sonoras de películas y series de televisión, casi siempre para enmarcar las andanzas de moteros, desperadosoutlaw's de todo género.




LOS REYES DEL VIDEOCLUB
En 1991 el australiano Simon Wincer lanzó a las pantallas 'Harley Davidson & the Marlboro Man' ('Dos duros sobre ruedas'), cosechando un absoluto fracaso de crítica y público. El tipo venía de labrarse una larga trayectoria en la televisión y, para su séptimo proyecto cinematográfico, se encontró con la suerte que contar con dos estrellas fugaces del cine y la tele de los 80, intentando mantenerse en la pomada. A saber, Mickey Rourke, quien después de su interpretación en 'El Corazón del Ángel' y el calentón de 'Nueve Semanas y Media', sentía que ya nada era igual para él aunque siguiese haciendo lo mismo, y el rubiales melenas Don Johnson, que venía del éxito televisivo 'Corrupción en Miami' pero que no consiguía brillar sin la sombra de sus antiguos compañeros en la ficción, el poli negrata Ricardo Tubbs y su hermético superior el teniente Castillo

La historia intentaba emular éxitos anteriores del estilo de 'Arma Letal' o de cualquier otra parejita de hecho tan en boga por aquel tiempo. Una especie de 'Dos Hombres y un Destino', donde Butch Cassidy era un motero rockero malavida con buen corazón y Sundance Kid un residuo del Rodeo viviendo en su particular paranoia country
Pero nadie estuvo a la altura. Rourke, bronceado y aceitoso como un torrezno, luciendo sus enseñas de tipo duro (apunte tierno de cicatriz, pendiente de bucanero y corte a lo pelo pincho), repitió una vez más sus consabidos tics sonriendo bobamente en cada plano, mientras Johnson patinó todo el metraje sin encontrar su sitio como vaquero lumpen, descabalgado de la moda italiana y los Ferrari Testarosa.

La trama tampoco ayudó. Hilvanada en un guión facilón y ridículo la película resultó un estrepitoso fiasco de crítica y público. Entre unos y otros habían compuesto una historia repleta de tópicos, machista, excesiva, absurda, sensibilera, incorrecta, mitómana..., que sin embargo, a golpe de olvido y videoclub, consiguió abrirse paso hasta la catalogación como producto de serie alfabética y estandarte del frikismo tardo-ochentero.  Y así es como hoy la vemos, !un divertimento genial para los tiempos que corren! Mamporros y clásicos golpes de efecto, entrañables clichés de simpatía, aventura y camaradería, malos malísimos y amantes explosivas, explosiones de queroseno y tiroteos con armas automáticas ...la excusa perfecta para perder una tarde recordando los jirones que nos hemos dejado en pos de la exquisitez moral.

No obstante, como el tiempo apremia, a día de hoy no hace falta asumir semejantes sacrificios. Con ese objeto presentamos un acertado clip que resume con elocuencia 98 minutos de peli de culto. Magnificamente editado por Mknyeverr (Canal de Youtube), con el soporte del tema 'Real Gone', otra interesante perspectiva rockera por parte de la estrella del country Billy Ray Cyrus, este vídeo les dará la medida de las peripecias de Harley Davidson y el Hombre Marlboro, incluyendo la postinera e hiperreproducida escena final del film, protagonizada por Harley. Ya lo avisamos, desde entonces se le busca, vivo o muerto, ...!ATRAPÉNLOS!






La cerveza es la bebida alcohólica más popular en Estados Unidos y representa alrededor del 85% del volumen de las bebidas alcohólicas que se venden en el país cada año. Como apunte comparativo destacar que en el ránking de consumidores de cerveza, Estados Unidos ocupa el 13º puesto con 81.6 lts. per cápita, por detrás de España con 83.8 lts.. La República de México aparece en la 30ª posición con 51.8 lts. por cabeza.

ESTADÍSTICAS DE BARRIL  (Consumición anual de cerveza por Estado)
En los Estados Unidos un barril de cerveza contiene 31 galones (117.35 lts.).
Si 1 galón equivale a 3.7854118 litros, la escala del mapa sería: 

25 galones o menos, hasta 95 litros
de 26 a 30 glls., de 100 a 114 lts.
de 31 a 35 glls., de 117 a 132 lts.  
de 36 a 40 glls., de 135 a 151 lts. 
y más de 40 glls., más de 151 ltrs. 

Montana, con algo más de 700.000 habitantes, consume la mayor cantidad de alcohol en los EE.UU. con  43,9. galones (166.18 lts.) per cápita. El estado de Utah (Mormones) es el menor consumuidor de alcohol con 20.8 galones (78.74 lts.) por cada uno de sus 1.738.000 almas. Reno, Nevada, tiene el más alto índice de alcoholismo en los EE.UU. Bajo la ley de Kentucky, en el país del bourbon, una persona se considera sobria hasta que "no se pueda sostener en pie". El día de mayor consumo es el 4 de Julio, como corresponde a su Fiesta Nacional.

CERVECERÍAS A GRANEL
La elaboración de cervezas no se limita solo a la producción industrial de las grandes compañías y marcas. Como una sociedad avanzada y emprendedora, las cervecerías artesanales se diseminan por todo el país haciendo las delicias de aficionados y curiosos. En el siguiente mapa se muestra el índice de cervecerías por millón de habitantes junto a otros datos de interés.


Solamente la ciudad de Portland, Oregón, cuenta con 32 cervecerías. California cuenta con 221, el mayor índice del país. Sin embargo, es Colorado quien encabeza la producción total de cerveza en la nación a partir de sus 103 elaboradoras. Por contra, Mississippi y Dakota del Norte solo cuentan con una  cada estado, la de éste último radicada en uno de sus pubsIllinois es el hogar de dos de las tres principales compañías de cerveza por volumen de ventas: MillersCoors y Pabst Brewing Co. Pero es Vermont el estado con mayor densidad de fábricas de cerveza per cápita, con una fábrica de cerveza por cada 32.698 personas.

En total, entre cervecerías artesanales regionales, microcervecerías, Pubs elaboradores de cerveza y grandes compañías comerciales, suman la cifra de... !1.527 productores de cerveza!
 
UNIDOS POR LA BUENA CERVEZA
Este otro mapa muestra los fabricantes de cerveza en cada Estado, con mayores nominaciones de calidad y sabor por parte de la comunidad cervecera. Son los Estados Unidos de la Buena Cerveza. ¿A tiempo para una ruta cervecera?


Más información sin salir del sitio:

Las cervezas artesanales de Tejas a examen en RUBIAS DE TEXAS, o, BIRRAS Y ESTRELLAS, una completa historia de la cerveza yanki.

 

En la Frontera somos permeables a todo cuanto nos atañe. El ensayo que reproducimos y nos hemos permitido ilustrar, apunta muchas de las claves de nuestra propuesta temática.

La frontera del oeste y la visión heroica
 de la historia americana  por Jaume Llorens
 

""Cuando pensamos en la Frontera del Oeste pensamos en desiertos de gigantescas formaciones rocosas que empequeñecen las caravanas que viajan hacia poniente; pensamos en los buscadores de oro y asentamientos mineros; pensamos en la invisible pero latente amenaza de los indios y en duelos de pistoleros, en el saloon, el sheriff y el cowboy irreverente de moral impoluta. Cuando pensamos el Oeste pensamos su imagen, una representación cultural de la Frontera que en el imaginario americano (y occidental) ha sustituido a la realidad histórica a la que hace referencia.

La Frontera del Oeste se ha construído culturalmente como una suerte de mito-historia que cumple la función de dotar a los Estados Unidos de una mitología fundacional. En este sentido, la Frontera se insertaría en los discursos que Roland Barthes llama mitos contemporáneos y que entiende como un conjunto de formas retóricas conceptualizadas que se adaptan a una representación histórica del mundo y dan forma a los intereses de la burguesía. Así, Richard Slotkin habla del “mito de la Frontera”, que en su estructura narrativa (la del pioneer que cuando atraviesa la línea de esa frontera experimenta una regresión a la vida primitiva y, a través de la violencia y la dominación de nuevas tierras, se purga de su herencia europea y se regenera como americano) contiene una interpretación progresista de la historia de la colonización que refleja la emergencia de la economía capitalista y del estado-nación norteamericano.

'American Progress', litografía de George A. Crufutt. El "progreso americano" está representado como una mujer blanca de pelo rubio liderando el avance de los colonos hacia el Oeste. Su figura rotunda y esbelta guía y protege a mineros, agricultores, caravanas, ferrocarriles y diligencias, desplazando a las poblaciones nativas y a los búfalos de las Grandes Llanuras. Con una mano tiende el cable telegráfico mientras sostiene un libro en la otra.
El imaginario de la Frontera cristalizó en el periodo entre la Guerra Civil Americana y la Primera Guerra Mundial, y uno de sus principales promotores fue el presidente Theodore Roosevelt, quien en sus discursos políticos y en sus obras historiográficas aborda el tema de la colonización y de la Frontera desde una perspectiva que justifica las empresas imperialistas del país. En este periodo se consolidó una corriente historiográfica centrada en la Frontera como punto de contacto entre la civilización americana y el mundo salvaje, que proporcionó a los Estados Unidos la interpretación dominante de su historia.

F.J. Turner, ideólogo de la Frontera.
El principal representante de esta escuela es el historiador Frederick Jackson Turner, cuya obra traslada el foco de la historia estadounidense de la costa atlántica a la frontera del oeste. Turner elabora una teoría acerca del nacimiento de la nación americana centrada en la Frontera, entendiendo que si la costa atlántica era la frontera de Europa, a medida que se mueve hacia el oeste se va convirtiendo en la frontera americana, de modo que su desplazamiento representa la progresiva separación con la metrópolis europea y el desarrollo de la nueva nación. Asimismo, Turner reinventa la Frontera como un escenario de guerra que desvincula al hombre americano de los valores corruptos del viejo mundo y le permite establecer un nuevo contrato social y una nueva conciencia nacional, como el espacio en el que se fragua el individualismo, que se convertirá en el principal rasgo del carácter americano.

En este mismo periodo y en esta misma tradición aparecieron también las pinturas de Frederic Remington, las novelas de Owen Wister y los espectáculos ambulantes de William Cody (como el célebre Buffalo Bill’s Wild West), que reimaginaron la Frontera como un mundo de aventuras en el que exaltar el carácter americano y popularizaron lo que ya se estaba perfilando como una narrativa del Oeste.

En sus espectáculos W. F. Cody mostraba una mezcla de actuación circense y lección de historia, incluyendo dramatizaciones de la vida fronteriza, junto a exhibiciones de habilidades y presentaciones de personajes reales.
A partir de la revolución americana, los Estados Unidos empezaron a generar una estructura de cultura comercializada que a principios del siglo XX ya se había convertido en una cultura nacional, alimentada por la mitología fronteriza. Después de la Primera Guerra Mundial, con el auge de las revistas pulp y la cultura de masas, los géneros populares emergieron como uno de los espacios cruciales para el desarrollo de esta cultura nacional. El género que encarna más directamente el imaginario nacional de la Frontera es, sin duda, el Western, que nació con la western fiction (o novela del oeste) en la segunda mitad del XIX como heredera de los primeros relatos de temática fronteriza, y que en el XX se convirtió en un género transversal con presencia en distintos medios (la literatura, los cómics, el cine, las series de televisión, etc.); un género que, al mostrar una visión idealizada del lejano Oeste como símbolo del crecimiento del país, reproduce la América concebida por los artífices de la imagen de la Frontera.

El Pionero, eje central de la Frontera.
Así, el mundo del Western es un reflejo del Oeste salvaje que Turner veía como el espacio óptimo para el desarrollo del hombre americano: una tierra que por un lado es rica y ofrece infinitos recursos naturales, pero que por otro lado, es hostil y salvaje, llena de vastos espacios vacíos que aíslan granjas y poblados y alienan a las personas, que ponen a prueba a los aventureros y buscadores de riquezas. También la sociedad fronteriza descrita por Turner se convierte en inspiración para el Western, y sus paisajes, vestimenta, arquitectura, etc., se han convertido, a través del Western, en los rasgos característicos de una memoria cultural asociada con la auténtica herencia americana. 

Natty Bumppo en adaptación reciente.




El germen del Western lo encontramos en las cuatro novelas históricas de James Fenimore Cooper acerca del héroe fronterizo Natty Bumppo, escritas en la primera mitad del XIX. Bumppo, que se convertiría en el prototipo del héroe americano (como el detective hard-boiled o el cowboy), es el héroe que vive en la Frontera, al borde de la civilización y en contacto con el mundo salvaje, por lo que puede desarrollar un código ético propio al margen de la corrupta moral europea que sirve como ejemplo para la nueva nación.


En 1902 aparecía la novela The Virginian de Owen Wister (amigo del por entonces presidente Theodore Roosevelt), que fue descrita en su momento como un “romance colonial” y que proporciona el modelo para la novela del Oeste. En la obra de Wister, siguiendo la tradición abierta por Cooper, la Frontera es un lugar que pone a prueba a la figura del self-made man, paradigma del individualismo norteamericano. La irrupción de la novela del Oeste en la cultura popular viene de la mano de los autores que publican en las revistas pulp después de la Primera Guerra Mundial, entre quienes destaca el prolífico Zane Grey que, reproduciendo la estructura y la temática de The Virginian, nutre al género de la ideología nacionalista de Wister y Roosevelt.

Maravilloso póster con las andanzas de 'El Virginiano', un compendio de la casuística del Western.
El Western es, en esencia, una fórmula para la aventura americana que contiene los valores e iconos de la mitología fundacional de la Frontera y los generaliza como aquello propio de toda América (haciéndose eco de la teoría de Turner, que asociaba los valores de la Frontera con lo genuinamente americano). De este modo la Frontera deja de ser una zona geográfica y se convierte en un sistema de símbolos que forman el discurso con el que los Estados Unidos se construyen unas raíces mitológicas e históricas para su nación surgida en plena edad moderna, y el western aparece como una fórmula épica que relata la génesis de la nación buscando el resurgir de la decaída civilización occidental en la nueva América, disfrazando la realidad incómoda de una nación nacida sobre el genocidio con una narrativa heroica.""


Un texto de Jaume Llorens
Publicado en: http://bit.ly/102VvFP

 
En vísperas de la festividad del Día de Difuntos y Todos los Santos, denominado en Norteamérica como Día de los Muertos, no eludimos la ocasión de referirnos a una de las terroríficas historias que en torno a estas fechas vuelven a citarse por la Frontera para congoja y deleite de unos y otros. 
Se trata de la Leyenda del Charro Negro. 


UN CHARRO DEL OTRO MUNDO
Según llevan largo tiempo relatando los habitantes de algunos estados mexicanos, al concurso de las tinieblas del atardecer y la noche, un misterioso jinete se aparece a los desprevenidos viajeros de caminos rurales y poblaciones remotas. Se trata de un hombre alto y enjuto, de tez clara y apariencia cadavérica, con largos y huesudos dedos, blanquecinos en la oscuridad de las sombras. Jinete sobre un caballo negro de pelo brillante y lustroso, pero con ojos espeluznantes que parecen lanzar fuego, viste asimismo traje negro de charro y cubre su cabeza con las anchas alas de un negro sombrero charro de dos pedradas.

Tras su fantasmagórica aparición, con sus larguísimas uñas agarra una bolsa que cuelga del caballo y la ofrece a los aterrados hombres sin mediar palabra, abierta para mostrar su interior lleno de dinero y monedas de oro, y les hace señas para que alguno la tome... Y también dicen que hasta ahora nadie ha querido recibir aquella bolsa de riquezas por temor a una jugarreta del demonio... Nadie le oyó llegar ...nadie le oye marcharse, aunque todos le hayan visto desaparecer al galope sin que los cascos de su zaíno alazán tocaran el suelo...
 

La leyenda interpreta lo que aguarda al codicioso dispuesto a tomar el regalo del Charro Negro: pasar a tomar su lugar, la muerte y la condenación entre las almas del purgatorio, condenado a vagar hasta que otro pobre desgraciado acepte sus monedas. En otra variante nos encontramos al Charro Negro asumiendo el papel de cobrador de deudas, aparecido para cobrarse un hijo como pago de su ayuda infernal por sacar a sus deudores de la pobreza. Se cuenta que quienes acepten el trato estarán obligados a criar una enorme serpiente capaz de hablar en sueños y exigirles en el futuro en hijos el pago de su favor.

Aunque se cuenten con distintas variantes según el estado de México donde nos encontremos, bien sea en Puebla, Veracruz, Tlaxcala o Hidalgo, en esencia muestran historias muy similares. Las de un misterioso jinete que ofrece jugosas recompensas a cambio de almas, un advertencia del Mal contra las debilidades humanas. Todas tienen en común sus origen en entornos rurales de miseria y necesidad, donde sólo se confía en una intervención sobrenatural para abandonar la miseria. Campo abonado por consiguiente a la religiosidad y al ocultismo. Es ahí además donde la tradición católica del castigo y la culpa se plantean como cortafuegos a los pecados de la avaricia y la codicia, pantalla de temor a su vez contra quienes pretendan modificar el orden establecido.

'CHARROS NEGROS' TERRENALES  
'Charro Negro' también es el nombre de una bebida muy famosa en México, que se prepara a base de tequila y refresco de cola del siguiente modo: 1/4 de tequila, jugo de medio limón, una pizca de sal, cuatro cubitos de hielo y cola hasta rellenar el vaso. Los mejicanos, con el humor que les caracteriza, suelen decir "empinarse un charro", pues en algunas cantinas en México la bebida se presenta con un sombrerito charro y un zarape.

También alude a un personaje de películas e historietas similar al personaje del 'Zorro', muy popular sobre los años cuarenta del pasado siglo. El actor que asumió al personaje era Raúl de Anda Gutiérrez, en la serie de cuatro películas que se hicieron sobre las aventuras del 'Charro Negro'. Fueron 'La venganza del Charro Negro' (1941), 'La vuelta del Charro Negro' (1941), 'El Charro Negro' (1940) y 'El Charro Negro en el norte' (1949).

Respecto a la leyenda... ¿verdad, mentira, superchería?, ¿producto de la imaginación?... Como todas las leyendas, nadie lo puede asegurar ...aunque lo más probable es que si el Charro Negro se atreviese a incordiar por algunos estados mexicanos recibiría tal cantidad de plomo encima como para no volver a asomar la calavera jamás. 
Mientras tanto, ¡la Leyenda continúa!!!


Con la colaboración de:
http://sobreleyendas.com/2012/10/08/la-leyenda-del-charro-negro/

http://www.elaviso.com/cuentos-y-leyendas/1817-la-leyenda-del-charr.html

Casi todo el mundo sabe algo acerca de Wyatt Earp y del famoso duelo en el OK Corral. El cine se ha encargado de magnificar el suceso y sus autores al reproducirlo en decenas de ocasiones. Sin embargo, la gran mayoría de los que se sienten impresionados por el episodio desconoce que fue un joven hispano quien protagonizó el que probablemente sea el tiroteo más desigual y violento en la historia del Lejano OesteExtraño, teniendo en cuenta que en el tiroteo de Tombstone se enfrentaron cuatro hombres contra cinco, además de forma no muy atinada, solventándose con menos de una docena de disparos y en apenas treinta segundos...; mientras que la "Guerra de Frisco" enfrentó a una sola persona contra algo más de ochenta antagonistas armados, intercambiándose miles de disparos !en un enfrentamiento que duró más de treinta y seis horas!. 

Con un dramático despliegue de habilidad, coraje y suerte, un hispano llamado Elfego Baca fue duramente hostigado en una batalla singular que ha servido durante largo tiempo como símbolo del poder del individuo, fundamentado en la firmeza de sus convicciones. 
El incidente entraría en la historia de Nuevo México como la "Guerra de Frisco".

Escultura de bronce en honor a Elfego Baca

A finales del siglo XIX el Suroeste y Nuevo México eran todavía un territorio indómito, una región agreste, remota y poco poblada, pendiente del avance de la civilización que inexorablemente iba consumiendo la gran frontera americana. Pocos elementos más devastadores que el poder transformador de la minería y la idea de un rápido enrriquecimiento en la mente de los hombres. La misma energía dinamizadora que en breve plazo convertía miserables poblachos en animosas ciudades y poderoso foco de atracción para toda suerte de vagabundos, negociantes, oportunistas y desperados. Ante tamaña ralea los conflictos no tardaban por desafiar a la Ley y al orden. Con una administración federal débilmente implantada (en la mayoría de los casos forzada a negociar cada uno de sus pasos), el mandato de la justicia resultaba entonces tan consistente y firme, como determinado, fuerte o astuto el hombre encargado en hacerlo cumplir.  

Por 1884 el apache Gerónimo tardaría aún otros dos años en ser capturado y Billy 'the Kid' había sido asesinado tan sólo tres años antes. El Far West era una realidad bastante próxima y peligrosa para muchos honrados ciudadanos y pioneros del Suroeste. Con frecuencia, en el equipaje de muchos de aquellos desplazados que vagaban por el territorio escaseaban la urbanidad y el respeto por la propiedad privada. Como una jauría de alimañas podían entrar en un poblado, beber a placer en la taberna, acosar a la gente del lugar y andar luego disparando por las calles contra cualquier cosa que llamase su atención, tan sólo por simple divertimento. Y podían largarse tan alegremente, sin rendir cuenta a nadie de sus actos y desmanes. No había más ley que su antojo ni más norma que la violencia.

Así resultó en la pequeña pedanía de Frisco, en el antiguo condado de Socorro, Nuevo Méxicoen el suroeste montañoso del estado, cerca de la actual ciudad de Reserva, en el hoy condado de Catron, a casi un centenar de kilómetros al norte de Silver City. Un autoproclamado ayudante del sheriff de nombre Elfego Baca no iba a consentirlo.

UN TIPO CON AGALLAS
Elfego creció siendo un hueso duro de roer desde su alumbramiento en las soledades de Socorro, Territorio de Nuevo México, en febrero de 1864. La leyenda local dice que fue secuestrado por indios renegados a la edad de un año ...!y devuelto tan solo cuatro días después a sus padres sin el menor rasguño!. Muchos supieron desde entonces que no valía la pena meterse en problemas con Elfego Baca

Tras una estancia en Topeka, Kansas, donde murió su madre, los Baca regresaron a Nuevo Méjico y se establecieron en Belén, una turbulenta ciudad treinta millas al sur de Albuquerque, donde el padre tomó juramento como sheriff

Una denuncia tras haber disparado a dos vaqueros rebeldes, llevó al sheriff Baca a la cárcel de Las Lunas. Se trataba de un edificio de adobe de reciente construcción, con una sala de audiencia y oficinas en la planta superior y las celdas debajo. La noche que el pueblo festejaba con bullicio a Santa Teresa, el joven Elfego se ocultó cerca del presidio y desde la oscuridad observó las evoluciones del carcelero. Su oportunidad llegó a la sorpresiva marcha de éste hacia el fulgor de la fiesta, confiado en salvar otra noche aburrida en su oficio. A continuación, Elfego logró hacerse con una escalera para la limpieza de las ventanas que encontró en la parte trasera del Palacio de Justicia, subió al piso superior y se aplicó en serrar el techo de la celda, consiguiendo liberar a su padre. Luego, ambos se escondieron tras algunas malezas !a escasos metros de la prisión!. Lo suficiente para cenar y observar cómo se daba la alarma al amanecer. Durante el transcurso del día fueron espectadores privilegiados del baile de la confusión de alguaciles y patrullas, persiguiendo al fugitivo por todo el condado !sin sospechar que estaba a menos de cien metros de distancia!. Al anochecer, cuando el tumulto se hubo calmado, la familia se trasladó hasta Albuquerque donde el señor Baca consiguió caballos de unos amigos y marchó para una estancia de siete años en Isleta, México, cerca de El Paso. 

Estas peripecias son bien elocuentes del genio y compostura de Elfego Baca. Tanto, como que en 1884 Baca robó algunas armas de fuego, compró por correo una insignia de sheriff y se autofacultó como ayudante del sheriff en el condado de Socorro. Siguiendo el ejemplo de su padre, asumió que su vocación era la de oficial de paz. Quería que, "los bandidos escuchen mis pasos a una cuadra de distancia", según dijo. Así lo afirma la leyenda, aunque la realidad le va a la zaga.  

Su nombramiento oficial llegaría de la mano de Pedro Sarracino, sheriff en Dallas, quien llegó a Socorro para reclutar ayudantes y visitar a un primo suyo para el que Elfego trabajaba de peón. Un apesadumbrado sheriff contó allí en que dificultades se veía para mantener la Ley en la región. Baca afirma en sus memorias haber censurado a Sarracino por su indolencia, que supuestamente le respondió: "!el trabajo está a disposición de quién lo quiera!", antes de retirarse al consuelo del bar más cercano. El impulsivo joven no necesitó contrapartidas para convertirse en oficial adjunto. Bien cierto es que Elfego Baca puso más agallas que cuidado al abordar una situación de la que sabía muy poco, por mucho que ahora portase una Colt 45 al cinto y una estrella de chapa al pecho. Tenía tan solo 19 años. 

La zona de Socorro vivía momentos de inusual conmoción. En particular, se había convertido en el escenario para las últimas escaramuzas de las guerras indias, asistía al creciente trasiego de mineros y tramperos explorando aquí y allá los afluentes del río Gila, y los rebaños de reses comenzaban a horadar los caminos con su lento y concienzudo discurrir.  Mientras, varios cientos de familias hispanas se afanaban como antaño en la agricultura por las vegas ribereñas y asistían intranquilos al creciente tránsito de forasteros. Fueron estos hispanos los que en la década de 1860 establecieron una serie de poblados a lo largo del río, nombrados como San Francisco, Bajo, Medio y Alto.  

Al poco del trasiego de nuevos colonos anglosajones las aldeas del Medio y Bajo San Francisco pudieron jactarse de contar con una docena de bares y burdeles, y con una creciente clientela debido a la constante afluencia de ganaderos de Texas y Oklahoma. En el otrora pacífico valle se instalaron entonces la tensión y el conflicto, con continuos altercados y disputas entre los conductores de ganado y la comunidad hispana, añadidas a la amenaza latente de las incursiones apaches desde el sur. La fuerte inmigración afectó hasta la nomenclatura de la zona. El pueblo de San Francisco Alto pasó a llamarse el Sitio de Milligan, por Bill Milligan, un irlandés veterano del ejército que regentaba un salón y una tienda de abastos. Y fue allí donde empezaron los problemas.

EL BAUTISMO DE FUEGO
En la noche del 29 de Octubre de 1884, dentro del bar de Milligan en la plaza del Alto San Francisco, seis o siete cowboys pendencieros atacaron brutalmente a un hispano jorobado apodado 'El Burro'. Al parecer no les agradaba su apariencia. Le agarraron y tumbaron sobre una mesa del salón y no dudaron en sentársele en piernas, brazos y pecho, resueltos a enderezar su maltrecho cuerpo. Uno de los presentes, Epitacio Martínez, que intercedió por 'El Burro', fue premiado con el puesto de diana, atado a una columna del local y utilizado para prácticas de tiro por un vaquero borracho llamado Charlie McCarthy

Aquel sainete estaba llegando demasiado lejos. El propio Milligan corrió a pedir el auxilio de Baca para detener la bronca. El hispano se presentó raudo ante McCarty y sus acólitos, mostró su identificación de alguacil, requisó las armas y le detuvo en nombre de la Ley. La fiesta le costó a Martínez aguantar cuatro disparos, aunque ninguno fatal y sobrevivió al incidente.

El primer prisionero de Elfego Baca provenía de una cuadrilla notoriamente escandalosa del rancho de John B. Slaughter, quienes no recibieron con agrado la noticia que uno de los suyos había sido arrestado por un niñato envalentonado tras una placa de sheriff. Temiendo una respuesta de mayor proporción al daño ocasionado por el borracho, Bill Milligan se echó atrás negándose a presentar cargos contra Charlie, pero Elfego estaba pletórico de su hazaña, le mantuvo detenido y, desconfiando de la integridad del magistrado local, resolvió llevar al preso hasta Socorro. Así que trasladó a McCarty hasta una casa que el sheriff Pedro Sarracino tenía en la aldea de Frisco Medio, donde pensó que le sería más fácil mantener la posesión del prisionero.

Como se esperaba los amigos de McCarthy no tardaron en aparecer por el poblado. Alrededor de una docena de vaqueros se congregaron portando sus rifles Winchester ante la fachada de la casa de adobe convertida en calabozo por Baca. Les encabezaba un joven capataz de Slaughter llamado Parham que de inmediato exigió la liberación de su colega ...algo que Elfego Baca no estaba dispuesto a hacer por las buenas. Convencidos tras alguna demora, procedieron a derribar la puerta y ventanas a golpes. Baca respondió desde el otro lado amenazando con disparar si no estaban "fuera de allí a la cuenta de tres". La leyenda cuenta que los cowboys se tomaron a broma el aviso e hicieron burla del muchacho por no creerle capaz de saber contar, pero sus risas fueron abortadas y su respiración contenida cuando escucharon a Baca decir en voz alta desde dentro del caserío: "¡Uno, dos, tres!". Con prisa por escapar de esta lección de aritmética rápida, los vaqueros corrieron a ponerse a cubierto y dispararon hacia la casa. Espantado por el estruendo de la balasera el caballo de Parham se levantó de manos y perdió el equilibrio yendo a caer desafortunadamente encima de su jinete, ocasionándole heridas que resultaron mortales.

A la mañana siguiente dos vaqueros reaparecieron ante la casa de Sarracino y ofrecieron a Baca llevar al prisionero al calabozo de Frisco y un acuerdo firmado como que nadie iba a molestarle si permitía que su preso fuese "juzgado" a la mañana siguiente en el bar de Milligan. A regañadientes Elfego aceptó. 

En el simulacro de juicio McCarty fue multado con cinco dólares y puesto en libertad, pero no tardó un instante en lamentar no tener a mano su revólver para escarmentar a Baca, amenazas que el resto de sus compañeros presentes apoyaron encendidamente. Viendo el percal Elfego empezó a retroceder prudentemente hacia la puerta lateral, abandonó el edificio lo más rápidamente que pudieron sus botas y fue a encontrar refugio en el cercano jacal de Jerónimo Armijo, de donde expulsó a sus ocupantes, hizo acopio de munición y se dispuso a esperar acontecimientos. 


Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5