Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

2014


De Halloween al Black Friday, del "truco o trato" a la Acción de Gracias, Noviembre ha pasado de lúgubre estela de difuntos a festivo infantil y estampida consumista. Aunque este sitio pueda sugerir lo contrario, da cierta grima ver como nuestra antigua tradición católica de pesar y renuncia es pisoteada por la satisfacción garantizada de golosinas, regalos y compras. !No hay color!. El signo de la globalización está claro y no hay acritud que valga, pues aún esta colonización es preferible a la opresiva tutela del santoral.
Juan Bautista de Anza

Esa constatación me ha conducido a imaginar aquel tiempo en el que Norteamérica respiraba en español y los colonizadores eran nuestros ancestros, antes de que ningún receloso puritano pisase la bahía de Jamestown. Y es por ello, no más por devolverles el favor de hacernos vivir en Yankilandia, quieras o no cada mes de Noviembre, que traigo a estas páginas siquiera el nombre y algunas notas de los más significados de aquellos españoles que dejaron huella en los Estados Unidos.

El Padre Kino


Por supuesto, fueron un sinfín los hombres y mujeres que buscaron su particular sueño americano por las soledades del subcontinente. Protagonistas o anónimos, todos forman parte de una presencia desarrollada por más de tres siglos, más tarde olvidada por propios y extraños. Un motivo más para reivindicar su legado.


1. ALVAR NÚÑEZ CABEZA DE VACA
El primer europeo que hizo la ruta americana. El bueno de Alvar, junto a tres compañeros de naufragio en Florida, fueron los primeros en cruzarse los States poco menos que de costa a costa ...!a patitas!. Fue el primer blanco en contemplar manadas de bisontes y tomar contacto con las tribus americanas, trabando como mercader y curandero. Padeció lo suyo andándose las inmensidades del Far West a lo largo de ocho años y de todo dejó relación en su obra "Naufragios", antes de topar de nuevo con otros españoles por Chihuahua. Su peripecia le abrió camino a nuevos cargos y expediciones en Suramérica, de las que saldría malparado por su defensa de las Leyes de Indias. Acabó en España, como corresponde a los idealistas: enterrado en pleitos y sin un ducado.

2. HERNANDO DE SOTO
La aventura de Hernando de Soto ya ha sido rememorada en estas páginas algún tiempo atrás. El descubridor del Mississippi encabezó una gran expedición malograda por los ataques indígenas, las enfermedades y el bayou. El sur profundo fue su trampa y el Gran Río su tumba. Se cuenta en la entrada titulada: DE SOTO en el País de DIXIE


3. FRANCISCO VÁZQUEZ DE CORONADO
Descubridor por delegación del Gran Cañón y explorador de las Grandes Praderas. Coronado alternó con indios pueblo, apaches y cheyennes, en su infructuosa búsqueda de las Siete Ciudades de Cíbola y el oro que supuestamente atesoraban. Ni una cosa ni la otra, sólo hierba, bisontes y tribus paupérrimas. Coronado tuvo que desistir de una expedición en la que había hipotecado su hacienda y la de 300 familias, para volver sobre sus pasos. Su aventura llegó hasta Kansas, en lo profundo de la América salvaje de aquellos días.

4. EL PADRE KINO
Eusebio Francisco Kino no era español sino italiano, pero tanto monta. Explorador, geógrafo y misionero jesuita, fue un hombre dotado con un espíritu infatigable y gran inteligencia. En su tiempo la fe movía montañas y la suya, junto a sus reconocidos buenos oficios, consiguió mover al cristianismo a los indios del Nuevo México. Estableció 20 misiones entre Sonora y Arizona y puso la primera piedra para la Historia moderna del Suroeste. La figura del "Padre a Caballo" es venerada a ambos lados de la Frontera


5.  FRAY JUNÍPERO SERRA
El Padre Serra llevó la luz de la civilización a California al tiempo que se dejó la piel en defensa de sus indígenas, su asistencia y desarrollo dentro de la nueva sociedad colonial. El franciscano mallorquín es la segunda personalidad más relevante de la presencia española en Estados Unidos y el único español de nacimiento que tiene estatua en el Capitolio. Misionero y colonizador, fundó nueve misiones a lo largo del Camino Real en colaboración directa con algunas de las siguientes personalidades de esta lista. 


 6.  JUAN BAUTISTA DE ANZA
Las aventuras y batallas del heróe novomexicano descendiente de guipuzcoanos, Juan Bautista de Anza, aguardan un homenaje imposible para un país anmésico y atormentado. Como explorador y colonizador llegó a la bahía de San Francisco y pobló California con 240 colonos a los que condujo en un viaje épico a través de montañas y desiertos, desde el sur de Arizona. Como Gobernador pacificó Nuevo México venciendo a los comanches y ganándolos para el comercio. Con Anza el western hispano fue una realidad 100 años antes.



Desde sus primeros patrones como prenda de trabajo a finales del XIX hasta la década de los 70, la ropa vaquera había sido transformada en un producto joven, símbolo de la libertad y el sueño americanos. Estrellas de cine, diseñadores de moda, nuevas propuestas de acabados y distintos estilos de confección, dieron alas a los jeans para saltar las barreras culturales y proceder a su implantación por todo el mundo. Una expansión que se vió además favorecida por la aparición del videoclip y su adopción por el relato publicitario, en los primeros años de la década de 1980.



Entre todas las firmas y modelos de jeans el más popular es aún hoy el modelo 501 de Levi Strauss. La firma creadora de los vaqueros buscaba visibilidad para la marca y encontró en la televisión el canal perfecto para poner de moda su modelo más señero, el 501. Moda, televisión, videoclip, mercadotecnia..., se fraguaba la tormenta perfecta. En la búsqueda de un argumento provocador, la publicidad establecería un curioso vínculo entre sexualidad y jeans que dió lugar a un buen puñado de anuncios y ayudó a hacer de los pantalones vaqueros el artículo de moda definitivo para toda una generación.  

El primer anuncio de televisión en combinar estos elementos salió en 1985. En él, el cantante de quinceañeras Nick Kamen se quitaba los pantalones en una lavandería pública y esperaba a terminar la colada vestido sólo con ropa interior. Mientras se lavan sus pantalones y se describen un puñado de actitudes ante la indiferencia del chico, suena la música de Marvin Gaye y finalmente se impresiona "Levis, encogen para adaptarse". !Sólo podían ser unos 501!.



"Laundrette" (1985), "I Heard It Through The Grapevine" de Marvin Gaye.

!Genial!. Esta escena convirtió a Kamen en un sex symbol instantáneo y algunos años después, en el 2000, el spot quedó en cuarto lugar entre los 100 mejores comerciales de TV de todos los tiempos. Hoy día pocos recuerdan la carrera musical de Kamen, sino que el principal hito de su carrera bien puede haber sido protagonizar esta pieza. !Cosas del marketing, loado sea!. 

La sexualidad de los jeans propagó su popularidad como una llama en agosto y Levi Struss Co. consiguió un vehículo magnífico para convencer a la juventud mundial de las virtudes del modelo 501. Otros fabricantes importantes como Lee o Wrangler, igualmente en pugna por abordar un mercado más amplio que el ámbito doméstico, también se beneficiaron de un ideal picante que se hizo extensivo a los jeans en general. 



                           "Parting" (1987), "When A Man Loves A Woman" de Percy Slage.

Los anuncios del 501 proliferaron en adelante, a mayor gloria de la marca y para delicia de nostálgicos. El patrón es similar en muchos anuncios de aquella época: ambientación cincuentera, "vintage" que se dice ahora, magnífica música americana con toques revival (soul, blues, rock), alguna nota western y un concierto de poses, miradas y actitudes de las que crease escuela el mítico Jimmy Dean. La atracción sexual flota en el ambiente, rápidamente nos hacemos una idea del contexto en que se manejan los protagonistas y cómo saltan chispas a sugerencia de la desnudez y jeans de por medio.

"Refrigerator" (1988), "Mannish Boy" de Muddy Watters.

"Pick Up" (1989), "Be My Baby" de Las Ronettes.

La realización es ágil, la fotografía bellísima, el montaje perfecto, no hacen falta diálogos con una banda sonora que se ajusta a las imágenes como un guante, o como un 501 dicho sea de paso. La composición es bien elocuente a la hora de dejar claro el mensaje: ceñirse unos jeans es entrar en un territorio íntimo, respirar una libertad descarada o iniciar un camino de rebeldía.


"Bath" (1986), "Wondeful World" de Sam Cooke.

"Prison" (1990), con Brad Pitt. "20th Century Boy" de T-Rex.

"Biker" (1991), "The Joker" de Steve Miller Band.

En resumen, pequeñas obras maestras que te cuentan una historia en apenas un minuto y te quedan un regusto a oldie americano envejecido en gramola de vinilos. !Exquisitas piezas que tienes que volver a ver!. Así que, de aquí al siguiente pase puede que no te quites de la cabeza ese conjunto de sensaciones que te esperan al enfundarte en unos maravillosos 501 de Levi's.

                                                            "Creek" (1994). "Inside". 





Si hubiese que destacar una personalidad sobre las de su tiempo, un representante de la vida y la gente de la Frontera, esa persona sería sin lugar a dudas William Frederick Cody, eternamente conocido como Buffalo Bill, el rey de la Frontera. Así fue denominado en 1869 por un periódico neoyorkino y puede decirse que cumplió con el apelativo a rajatabla. El coronel Cody resume en su biografía casi un siglo de historia americana, siendo fiel ejemplo del empuje y la iniciativa de su sociedad y nación.

Bill fue colono, correo, cazador, trampero, explorador, soldado, diplomático, indigenista, estrella del espectáculo, empresario y celebridad mundial. Viajó por medio mundo y alternó en cortes y palacios con las principales figuras del momento. Pocos de ellos habían visto tanto mundo ni estado en tantas salsas como él. Nadie como Buffalo Bill para resumir y aunar en su biografía la representación del ideal aventurero del Oeste americano, el amaño de la narrativa histórica de los Estados Unidos, la utilización del espectáculo como vehículo para la política o la defensa de las comunidades indígenas. Con William F. Cody el Oeste romántico pasó a ser patrimonio universal.

Estas son algunas de sus imágenes, el retrato del hombre imposible de desligar del personaje y sus poses decimonónicas. A Bill le gustaba la cámara, está claro, y supo poner de su lado el novedoso poder que las imágenes adquirían en su tiempo como soporte narrativo. Estas fotografías recorren su vida pero también nos presentan la forja de un sueño, el fin de una época y el nacimiento de un mito, el primero del gran show americano.
 
 

"Si un buen caballo no tenía tendencia a brincar sobre un banco o dejarse llevar, le dejaba elegir su propio camino". W.F. Cody


 
 

"El mejor de cuantos Sioux he conocido a lo largo de mi vida, en cualquier tiempo y lugar, fue el maravilloso y veterano combatiente Toro Sentado, cuya vida será escrita un día por algún historiador que realmente pueda hacerle justicia". W.F. Cody
     


 

"Solo ha sentido cuanto un hombre puede sentir quién vaga sobre las praderas del lejano Oeste, bien armado, y montado en un corcel veloz y galante".  W. F. Cody



  
"El Oeste de los viejos tiempos, con su carácter fuerte, sus severas batallas y sus inmensas extensiones solitarias, nunca se borrará de mi mente". W. F. Cody
  
 



Sólo cuando haya pasado el tiempo suficiente puede encontrar la vida como un viaje de ida y vuelta. En el camino de regreso reconocerá viejas enseñanzas en cada curva, sorteará las cumbres por senderos familiares y salvará la corriente por vados aprendidos. 

Por momentos estaremos horadando pisadas en la arena, sin saber hasta donde y cuales nos pertenecen. A menudo parece que se tratase de dar un largo rodeo para volver a casa, donde siempre espera un café humeante.




 
Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira mi vida,
soy como tu eras.

Viejo, mira mi vida,
veinticuatro años y vendrán más.
Vivir solo en el paraíso,
hace que me lo piense dos veces.

Perdido está el amor, vaya trago,
dame cosas que no se pierdan,
como una moneda no gastada
con la que regresar a casa.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien 
durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Canciones de cuna, mira en mis ojos.
Recorrer la misma vieja ciudad,
no me importa tanto
como significa para ti.

He sido el primero y el último,
mira como pasa el tiempo,
pero estoy completamente solo al fin,
de vuelta a casa junto a ti.

Viejo, echa un vistazo a mi vida,
soy muy parecido a ti.
Necesito el amor de alguien
 durante todo el día.
Ah, echa un vistazo a mis ojos,
y podrás ver que es verdad.

Viejo, mira mi vida,
soy muy parecido a ti.
Viejo, mira a mi vida,
soy como tu eras.


(Traducción libre de la canción "Old Man" de Neil Young)






Bien lo puso en boca de Del Gue, Sydney Pollack, en su despedida del inefable Jeremías Johnson. También lo supo Grizzly Adams, otra alma caritativa buscando empezar una nueva vida sin vecinos, y muchos otros, en lo que no es sino un secreto a voces repetido sin cesar en la historia de los hombres: la llamada de la montaña.

Las montañas, amigo, son ese mundo aparte que clama por su conquista para redención de los hombres. Su pureza y rotunda presencia, alzándose sobre neveros y bosques, invocan a quien es capaz de leer en los pétreos labios de sus costuras, el presupuesto de un nuevo comienzo redentor. Un viaje con la promesa de olvidar los fuegos del mundo civilizado y un desafío al arrojo de aventureros, antisociales o fugitivos, optando por la introspección, el desamparo y las alimañas, en lugar de la jauría humana y cotidiana de valles y ciudades. Aún hoy, en las vertiginosas horas del presente, el mensaje permanece audible para quienes no terminaron por desconectar los sentidos a la magnificencia de la naturaleza. 

" -¿No es maravilloso?. Yo les dije a mis padres que me venía a las montañas para vivir de la caza. ¡Casi les maté del disgusto!. Dijeron: 'Hijo, sigue viviendo aquí, aquí es donde viven las personas. La montaña es para las fieras y para los salvajes'. Yo les dije: 'Madre, las Montañas Rocosas son la médula de mundo' ...¡y vive Dios que tenía razón!."



He aquí el mundo encantador del Principio, el maravilloso país de las Montañas Rocosas anclado en el espinazo de las Américas, un reino natural y salvaje en el cénit de la Gran Divisoria, rompiendo aguas a dos oceános desde el corazón de Norteamérica. Sin embargo, pese a su majestuosidad y belleza, las Rocky Mountains no serían más que otro accidente geográfico sobre la piel de cascabel del Oeste sino fuese por tipos como Del Gue, Jeremías o Grizzly, por citar algunos, buscando su sitio ante la mirada amenazante de los indígenas, encarando las adversidades de la naturaleza, la soledad y las fieras, sin más consuelo que saber que no hay para ellos un lugar en el valle al que regresar.  


" -...Aquí no hay leyes para los salvajes, ni manicomios para los locos, ni más iglesia que la naturaleza, ni más voz que la de los pájaros. 

Mi camino únicamente podrá detenerlo una bala o una flecha. Solo entonces dejaré mis huesos en esta tierra que me conquistó para siempre."


Montañas y montañeses, tramperos, pioneros, buscadores de oro, traficantes..., esa es la diferencia con otras cordilleras de más renombre, querido Del, no sus cumbres. Los Alpes y los Andes nos importan un carajo. Son el paisaje natural y humano del que tú formas parte, quienes han hecho posible que las Montañas Rocosas nos hayan conquistado como a ti, para siempre. Ese es tu legado, demonio, y el de tantos quienes buscaron en ellas nuevos y escarpados horizontes de superación y belleza.


¡Cabalga con buen viento y cuida tu cabellera Del Gue, intrépido trampero!. Sobre las crestas de Colorado brilla el sol un día más para que álamos y arces vistan las faldas de las Rocosas con renovados colores. Ya es primavera en Idaho Springs.




No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

No puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol es siempre agradable y cálido. 

Tienes que saber que me estoy helando aquí.
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío. 

Oh debes saber, cómo tirité hasta quedarme dormido, anoche. 
Este frío no me deja vivir. 
Fue entonces que me desperté y me di cuenta de que 
!este no es lugar para mí!. 

Y no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 

Entérate que me estoy helando aquí. 
Y que el viento aullador me cala los huesos con gran escalofrío.

Me uní a algunos buenos viejos amigos
que me llevaron lejos por un instante,
dejando atrás este sitio, este frío callejón, nena. 
Al lugar cálido que me podía esperar. 

Oh, no puedo, no puedo esperar para volver a casa. 
Donde el sol siempre es agradable y cálido. 




Estoy tan feliz de reencontrarlos a todos, 
que ese viejo y maldito escalofrío se ha ido.


                                                       Traducción libre del tema "Nice & Warm" de Tab Benoit.



Como William Munny, todos tenemos un pasado y más de treinta años a nuestras espaldas. Estos días, una pendejada me ha devuelto por un momento a las extensas veladas alrededor de los bares, hace largo tiempo. Más de uno nos tocó cerrar alguna vez en distendida procesión de compinches y damiselas. Ahora, aunque de todos guardo generoso recuerdo y nula nostalgia, hay alguno al que no tengo apuro en regresar al hilo de la cuestión.




Por si aún no lo han adivinado, les hablo del encantador Titty Twister, la hipnotizante Teta Enrroscada donde a poco que se descuide perderá la cabeza y el alma. Un honky-tonk perdido en el norte de México y abierto hasta el amanecer al que acudir a beber, jugar, pelear y morir, en el que cada noche se programan sesiones de muerte y el rock and roll se sirve al límite, carajo

Allí, al margen de todo y para lo más escogido de la Frontera, se representan shows que cortan la respiración. Números como el que sigue, a cargo de esta belleza azteca con el abracadabrante sobrenombre de Satánico Pandemonium.




Pero la Teta Enrroscada es algo más que sugerentes coreografías y hembras de infarto: una posada de demonios sin cuento y desperados en ruta directa al abismo. Quizás no cuente con el más correcto de los servicios, puede que su aguardiente sepa a sapos y culebras, tal vez la clientela carezca de urbanidad ni aprecio por la propiedad privada...

¡Que demonios!. El Titty Twister siempre será uno de mis garitos favoritos y bien merece una mención en esta bitácora fronteriza. 

¿A tiempo para una rabiosa cucaracha alcohólica? Adelante, la diversión se masca a dentelladas.





Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5