cat-1

Cat-2

Cat-3

cat-4

septiembre 2013


Según Wikipedia la goma de mascar, popularmente conocida como chicle, es una goma masticable con sabor dulce elaborada a base de un plástico neutro. De origen mexicano, el chicle fue patentado industrialmente por los gringos y distribuído más tarde entre sus soldados en la Segunda Guerra Mundial, por sus supuestas cualidades desestresantes. Ello popularizó y extendió su consumo. En torno a los cincuenta aparecería el chicle sin azúcar y su difusión alcanzaría escala planetaria a través de la universalización de la moda y costumbres americanos. El chicle, como el refresco de cola, es otro producto genuinamente americano que forma parte de nuestro territorio más íntimo, la infancia y la adolescencia. 


Hasta ahí la teoría. En España no sería hasta los años ochenta que para diferenciarse del consumo infantil, las marcas comenzaron a promocionar los chicles sin azúcar. Y fue entonces que como nunca antes aparecieron fantásticas campañas publicitarias para ganarse a un nuevo target de clientes: el mercado adulto. La selección de anuncios que presentamos son en su mayoría de la marca Trex, que supo ligar chicles y besos en un brillante slogan que resultó tan definitivo para vender chicles como para figurar en nuestra memoria emocional y vital.


Clasicismo en la estación (TREX, 1988)
Nadie con más de 30 años dejará de reconocer este anuncio, una obra maestra de poco más de medio minuto. El anuncio, de factura española, recrea el reencuentro en una estación de tren de una joven pareja. La pieza podría ser perfectamente atemporal, como de hecho lo es su relato, pero fotografiada en blanco y negro sesentero, con Otis Redding cantando "I've Been Loving You Too Long (To Stop Now)" ("Te he estado amando todo este tiempo (para dejarlo ahora"), con una atmósfera de trenes humeantes (...), viajeros y soldados de reemplazo, adquiere una personalidad emocionante y mítica. Nada más, la ambientación no necesita más que la mirada de los actores y un vestuario apropiado, completamente vigente, para resultar tremendamente convincente. 




Casticismo juvenil (TREX, 1989)
Si el spot de la estación fue todo un pelotazo para la marca y dejó muy alto el listón para posteriores entregas, el siguiente consiguó tomar muy dignamente el relevo con una evidente simplicidad argumental. Centrado en un profundo beso entre jóvenes ajenos al mundo, el anuncio ofrece algunos detalles interesantes para su repaso. A destacar los lunares de la camisa del chico y las hojas manuscritas. Es maravilloso cuando con tan poco se dice tanto, ¿verdad?. 




Por 1989 corrían los días de la Movida española. Grupos musicales como Gabinete Caligari tocaban "Al Calor del Amor en un Bar" (!bares qué lugares!) mientras otros como Duncan Dhu venían de versionear la pieza "Bésame Mucho". Como contrapunto a la postmodernidad se abría hueco una moda que reivindicaba lo castizo y lo tradicional, desde dentro de la misma movidaTal vez influído por todo aquello, el spot se centró en un apasionado lote juvenil en una cafetería popular, a cuyo clasicismo contribuye un veterano camarero y el bolero de que hablabámos, en la lánguida entonación que hace un cantautor del momento, tal vez Alberto Pérez Lapastora

El último de la Mili (TREX, 1990)
Nuestra tercera parada nos lleva a la soledad de un cuartel de las Fuerzas Aéreas. Entre literas vacías y compañeros de armas que se marchan de permiso, una ojeada a la fotografía y la última carta de una novia adorable reconforta la soledad del joven soldado. Y por supuesto chicles, guardando su sabor.




Son los días de la mili, y este tal vez éste sea el último anuncio donde aparezca el Servicio Militar Obligatorio, aunque de modo totalmente tangencial. El beso es aquí un beso casto y entrañable, entre amantes separados. La marca se apunta un nuevo tanto al plantear una emoción intergeneracional, forrada con exquisita factura y la sobriedad de un ambiente militar. Un envoltorio grave que profundiza en sensaciones dulces y nostálgicas, remarcado con la suntuosidad del gospel.

Blancanieves revisited (TREX, 1993)




El cuento de Blancanieves versión Trex. El actor joven de moda en la época era el canadiense Jason Priestley, protagonista junto a otros mozalbetes de la horripilante
"Sensación de Vivir". La compañía le fichó para devolver del sueño a la princesa medieval del anuncio, en una revisión del cuento para lucimiento del niñato. Nada que ver con los spots vistos hasta ahora, aunque podríamos apostar que multiplicó el presupuesto de los tres anuncios anteriores juntos. Un ejemplo de que "la potencia sin control no sirve de nada". Ehh... ¿donde demonios he oído esto?. Creo que he visto demasiados anuncios...

Un beso indestructible  (TOPLINE, 2010)
Como colofón a esta serie de vídeos publicitarios sobre chicles, besos y anuncios que dejaron huella, presentamos el de un chicle que seguro será familiar para los amigos americanos que nos siguen. Este anuncio de la goma Topline nos parece un anuncio imaginativo, intenso y muy bien construído. Un excelente broche final para una de nuestras entradas más dulces. 





MUSICA

CINE

TELEVISION

Cat-5

cat-6