28 diciembre 2012

Cocaine Blues


Temprano por la mañana, dando vueltas,
me metí algo de cocaína y disparé a mi mujer. 
Fui directo a casa y me metí en la cama. 
Puse a mi amada 44 debajo de la almohada.

Desperté a la mañana siguiente y cogí el arma. 
Tomé un poco de cocaína y escapé lejos.
Hice un buena fuga pero corro muy lento.
Me atraparon allá por Juárez, México.

De madrugada en la celda, tomando unas píldoras, 

se presentó el sheriff de Jerichó Hill. 
Dijo: "Willy Lee, tu nombre no es Jack Brown. 
!Eres el sucio bastardo que mató a su mujer!". 

Le respondí: 
"Sí, oh sí, mi nombre es Willy Lee. 
Si tiene una orden de arresto léame mis derechos. 
La maté porque me llegó a molestar. 
!Creí que era su 'papi' y tenía cinco más!".

Cuando me arrestaron vestía de negro. 

Me subieron a un tren y me llevaron de vuelta. 
No tenía amigos que pagasen mi fianza. 
!...Patearon fuerte mi seco cadáver 
en aquella cárcel del condado!.

A la mañana siguiente, como a las nueve y media, 

vi venir al sheriff por el corredor. 
Tosió, como aclarándose la garganta y me dijo: 
"!Vamos, sucio demonio, al tribunal del distrito!".

En la Sala de Justicia mi juicio comenzó, 

dejándome en manos de doce hombres honestos. 
Justo antes de empezar 
vi al pequeño juez mirando alrededor.

Tras cinco minutos entró el jurado, 

un hombre sostenía el veredicto en su mano derecha. 
El veredicto fue leído: "Asesinato en primer grado". 
Y yo imploré: "!Diosito, Diosito ...ten piedad de mi!".

El juez sonrió mientras levantaba su pluma: 

"99 años en la Prisión de Folsom, !99 años enterrado allí!". 
No puedo olvidar el día que le disparé a esa mala perra. 
"Vamos, escucháme... !!Deja a un lado la cocaína y del whiskey despídete!!".


                                                   'Cocaine Blues', traducción libre de la versión más popular.



15 diciembre 2012

Emblemas del Suroeste



El Suroeste de los Estados Unidos es una vasta unidad geográfica que los mapas delimitan con las fronteras de Utah, Colorado... y muy principalmente con Nuevo México y Arizona, el verdadero Suroeste como paisaje humano y cultural. 

Disgregados por razones políticas, su riqueza étnica, su antigua historia y su común tradición hispana les han otorgado una personalidad diferenciada al resto de la Unión Americana, hasta llegar a empapar sus respectivos emblemas. Una unidad de destino que los acompañó a ser los últimos Estados en adherirse a la Federación, por 1912, hace ahora un siglo. Dos estrellas más fueron incorporadas a la bandera de los Estados Unidos, como sus bellas enseñas se añadieron a la simbología nacional americana.



     Las raíces de
         NUEVO MÉXICO




La sociedad femenina estadounidense 'Daughters of the American Revolution' (DAR) o 'Hijas de la Revolución Americana', una asociación patriótica reservada a mujeres distinguida por su activismo en pro de la preservación de la historia del país y en la educación, estuvieron muy involucradas con las designaciones de las banderas oficiales de los Estados desde los inicios de sus actividades, a finales del siglo XIX. Por 1920, las Hijas de la Revolución Americana sugirieron que un nuevo diseño quizás se adaptase mejor y fuese más adecuado al carácter único de Nuevo México, respecto a la enseña oficial vigente. Esta idea tuvo muchos seguidores y, como se había hecho en otros estados, se organizó para tal fin un concurso de diseños. El ganador fue el Dr. Harry Mera, un médico y arqueólogo de Santa Fe y la definitiva bandera del Estado fue confeccionada por su esposa, la señora Reba Mera.


El elegante motivo étnico y minimalista que centra la bandera es el antiguo símbolo del Sol de la comunidad Zía, un grupo indígena perteneciente a la etnia de los indios Pueblo, y fue hallado en algunas vasijas y enseres ceremoniales del siglo XIX en Zía Pueblo (condado de Sandoval, Nuevo México). Este símbolo, un círculo rojo con grupos de cuatro rayos que apuntan en cuatro direcciones, se llama 'Zía' y se centra en un campo de color amarillo.


Los antiguos indios Zía de Nuevo México consideraban sagrado al Sol. El 'Zía' se pintaba en las ceremonias en el suelo alrededor de las hogueras e introducían en él a los recién nacidos para presentarles y encomendarles al amparo del Sol. 

Por otro lado, el cuatro es el número sagrado de los Zía y se encuentra repetido en cuatro puntos irradiándose en cuatro direcciones desde el círculo. Las líneas superiores representan los 4 puntos cardinales (Norte, Sur, Este y Oeste) y las líneas inferiores representan las 4 horas de un día (Amanecer, Tarde, Crepúsculo y Noche); las líneas izquierdas representan las 4 fases de la vida (Niñez, Juventud, Edad Adulta y Vejez), mientras que las líneas derechas aluden a las 4 estaciones del año (Primavera, Verano, Otoño e Invierno). Todas las líneas convergen al sol, en un círculo interminable que es principio y fin. 

La comunidad Zía también creía que la vida llegó con cuatro obligaciones sagradas para los hombres: el desarrollo de un cuerpo fuerte, una mente clara, un espíritu puro y el interés por el bienestar del clan familiar. Como vemos, toda una brillante cosmografía que dota de contenido y personalidad a la enseña de Nuevo Méjico. Incluso figura también con motivo de un singular Saludo Oficial a la bandera de Nuevo México"Símbolo Zia, símbolo de amistad perfecta entre culturas unidas."


Los colores rojo y amarillo de la bandera del Estado de Nuevo México son el rojo y el amarillo de la vieja España, primera nación soberana del territorio, y cuya huella y legados son seña de identidad y orgullo para los novomexicanos.


El Gran Sello del Estado de NUEVO MÉXICO

El gran sello o escudo de Nuevo México es profuso en elementos simbólicos. A la derecha de la composición podemos observar el águila posada sobre el nopal devorando una serpiente, el escudo de México recreando el antiguo mito fundacional del imperio azteca (ver http://bitly.com/UeHKO9 EL AGUILA Y LA SERPIENTE Junio 2012), que viene a significar que Nuevo México atesora las tradiciones americanas indígenas, españolas y mexicanas, como fruto de su rica historia y pasado.


Centrada y protagonizando el sello, con las alas extendidas y erguida sobre el águila mexicana en actitud superior, una gran águila americana de cabeza blanca sostiene unas flechas en sus garras. Son la representación del cambio de soberanía tras la guerra de 1848 en la que los Estados Unidos arrebataron el territorio a México, pero el emblema pretende mostrar también la protección de la dominación estadounidense de Nuevo México hacia su herencia y cultura novohispanas. 

Bajo la escena un pergamino luce la leyenda en latín "Crescit Eundo", que significa "crece a medida que avanza", según la cita de un poema en el que se describe el impulso vertiginoso de un rayo aumentando su fuerza a medida que se mueve a través del cielo.




La estrella cobriza de              ARIZONA
La bandera de Arizona tiene un curioso origen deportivo. Su nacimiento se remonta al año 1910 con motivo del Campeonato Nacional de Rifle en Camp Perry, Ohio, cuando todavía era un territorio administrado federalmente. Las competiciones de Camp Perry echaron a rodar por 1907 y rápidamente se convirtieron en un prestigioso evento anual que continúa hasta nuestros días. Miembros del Equipo de Rifle de Arizona presentes en la competición observaron que el resto de los equipos estatales portaban banderas y emblemas y, dado que el equipo de Arizona carecía de tal panoplia, ello atrajo la atención de un Guardia Nacional de Arizona, el coronel Charles Wilfred Harris, quien se desempeñaba como capitán del equipo de tiro. El Equipo de Rifle de Arizona comprendió que debía dotarse de una bandera para su representación en futuros encuentros de la competición.

La idea para el diseño de la bandera fue concebida por el mismo coronel Harris. Sus prioridades pasaban por asegurarse de que los colores a elegir reflejasen valores y fidelidad históricos. Tras algunas vacilaciones Charles Harris diseñó finalmente la bandera para el equipo de rifle de Arizona en la Liga de Partidos de 1911, siendo cosida por la señora Nan D. Hayden, esposa de Carl Hayden, primer representante de Arizona en el Congreso que luego se convertiría en senador de los Estados Unidos.

No fue la última. Animado por Hayden en el propósito del elaborar un simbolo identificativo civil, en 1912, a resultas de la admisión de Arizona como Estado de la Unión, Harris diseñó una bandera muy similar a la realizada un año antes, esta vez como la definitiva enseña del Estado de Arizona. La bandera fue aprobada por la Legislatura del Estado de Arizona el 17 de febrero de 1917, aunque adoptada con numerosos votos en contra y con la negativa del gobernador Campbell a firmar el proyecto de ley.

Según se articula en su legislación, la bandera del Estado de Arizona "representa a la estrella de cobre de Arizona emergiendo de un campo azul frente a una puesta de sol". La bandera de Arizona se divide en dos mitades con una gran estrella de cinco puntos de color del cobre en el centro. 

Los 13 rayos de rojo y oro en la mitad superior de la bandera representan las 13 colonias originales de la Unión y al sol poniente sobre el desierto. Los colores rojo y amarillo con que se representan los rayos de sol son los colores de los primeros estandartes que ondearon en Arizona, los de España y sus conquistadores, liderados por Francisco Vázquez de Coronado, quien en su búsqueda infructuosa de las Siete Ciudades de Cibola exploró y tomó posesión del territorio en 1540. Arizona formó parte del virreinato de Nueva España englobado en la provincia española de Nuevo México hasta 1821, año de la independencia mexicana, y fue segregado del territorio novomexicano a raíz de la Guerra de Secesión Americana. El rojo de los rayos del sol es el mismo tono de rojo de la bandera de los Estados Unidos.

Puesto que Arizona era el productor más grande del cobre en la nación, una estrella de cobre fue colocada en el centro de la bandera. La mitad inferior de la bandera es un campo de azul, el mismo azul que se encuentra en la bandera de los Estados Unidos simbolizando la libertad. 
El amarillo del sol y el azul de la parte inferior de la bandera son los colores del Estado de Arizona.

El Gran Sello del Estado de ARIZONA

La circunstancia de territorio segregado del resto de la antigua provincia colonial, deshabitado en su mayor parte, y colonizado y poblado posteriormente a su anexión con inmigración mayoritariamente anglosajona, hacen que el escudo de Arizona no alcance la profundidad simbólica de su Estado vecino y hermano. El sello oficial de Arizona se limita a mostrar los principales recursos y actividades del estado, a título meramente descriptivo. 

Cuenta con una cadena de montañas de fondo con el sol naciendo tras las cumbres, una presa hidraúlica y un lago, campos de regadío y sembrados, ganado de pastoreo y un molino con un minero portando un pico y una pala.
La escena es encuadrada en un escudo que encabeza el lema "Ditat Deus", "Dios es riqueza" en latín. 

Como el resto de sellos americanos, su denominación circunscribe el símbolo junto al año de ingreso en los Estados Unidos (1912).


Algunas fuentes:
http://es.wikipedia.org
http://www.statesymbolsusa.org


05 diciembre 2012

HARLEY & MARLBORO, Dead or Alive


'DOS DUROS SOBRE RUEDAS' 
en busca y captura

Al inicio de los 90 todavía quedaba algún resquicio a la fantasía, el mito y la horterada. Había ideales en que creer, fumar era un placer y ser bebedor daba prestigio. Las chicas adoraban a canallas sin blanca, los amigos eran para siempre y ser macarra una cuestión de principios.



Este es un homenaje crítico a la par que devoto, a los míticos roles del sueño americano, los del rockero motero y el cowboy solitario, glosados por una película de sesión de tarde y sumados a una banda sonora existencial para introducirnos en sus peripecias. Dos justicieros en la carretera, errantes por los horizontes de América. Estas claves nos ocupan, empecemos por el principio.  

UNA INTRODUCCION MAGISTRAL
Cualquiera con aficción por el cine sabe apreciar el detalle de unos buenos títulos de introducción como prólogo a la historia que se desarrollará seguidamente. Sin despreciar la dimensión artística de muchos créditos, resultan particularmente relevantes cuando forman parte del discurso de la película, retratan el paisaje, el contexto ambiental o los personajes de la historia. En algunas ocasiones son tan brillantes y efectivos que trascienden la cinta a la que sirven o directamente la superan, para conformarse en pequeñas grandes obras de la edición y la narrativa.

El caso que nos ocupa no puede ser más evidente. Apoyada por un temazo de la banda de rock Bon Jovi, quizás la mejor canción de toda su carrera, la intro de 'Harley Davidson & the Marlboro Man' ('Dos duros sobre ruedas', como fue titulada en España) consigue transportarnos al universo mágico de las roads-movies "a lomos de un caballo de acero", en un fulgurante viaje por la piel agreste del suroeste norteamericano, allí donde nos sentimos tan a gusto. Un efectista trailer que supera con creces las sonrojantes aventuras del par de trasnochados ochenteros a los que pretende enmarcar e incluso el videoclip original de la banda de New Jersey, ajeno a la profundidad de un tema musical que ellos mismos se han ocupado de catalogar como su 'himno nacional'.




UN HIMNO A LOS FORAJIDOS
'Wanted Dead Or Alive' es el nombre de la quinta canción del álbum de 1986 'Slippery When Wet', de la banda de rock estadounidense Bon Jovi. Compuesta por Richie Sambora es un tema clásico del grupo e imprescindible en sus conciertos. 
En la canción, Jon Bon Jovi usa una guitarra acústica, al igual que Richie Sambora, quien al comienzo de la canción utiliza una acústica de doble mástil, pero que desde el solo hasta el final toca una guitarra eléctrica. La introducción que hace con la acústica crea un ambiente expectante y polvoriento, una progresión magistral de sencillos acordes que nos llevan hasta el desarrollo del tema y su contundente solo central. En los conciertos, la estrofa siguiente al estribillo que va después del solo, la cantan Jon y Richie a dúo.

La canción trata de homenajear al outlaw americano, haciendo una curiosa similitud entre los estilos de vida de los forajidos del Salvaje Oeste y las estrellas errantes del rock de los 80. Se cuenta que Jon Bon Jovi tuvo la inspiración para la canción una mañana de insomnio en el autobús de la gira. Según dijo, veía similitud entre el estilo de vida de las bandas de rock y el de los forajidos del Oeste, a los que admiraba. Bon Jovi se veía a sí mismos como "una joven banda de ladrones, cabalgando de ciudad en ciudad, robando y huyendo, rodeado de chicas y alcohol, todo antes de que salga el sol".

La canción está incluida en los DVD 'Live From London' (1995) y 'The Crush Tour' (2000), y en el álbum en directo 'One Wild Night Live 1985-2001' (2001). Además está presente en el álbum 'Greatest Hits' (2010), siendo este el segundo álbum recopilatorio de Bon Jovi. La propia banda hizo una versión acústica del tema, para el álbum 'This Left Feels Right' (2003). La canción llegó al número 7 de la lista Billboard Hot 100.

'Wanted Dead Or Alive' ha sido usada con profusión en toda clase de medios, desde videojuegos, bandas sonoras de películas y series de televisión, casi siempre para enmarcar las andanzas de moteros, desperadosoutlaw's de todo género.




LOS REYES DEL VIDEOCLUB
En 1991 el australiano Simon Wincer lanzó a las pantallas 'Harley Davidson & the Marlboro Man' ('Dos duros sobre ruedas'), cosechando un absoluto fracaso de crítica y público. El tipo venía de labrarse una larga trayectoria en la televisión y, para su séptimo proyecto cinematográfico, se encontró con la suerte que contar con dos estrellas fugaces del cine y la tele de los 80, intentando mantenerse en la pomada. A saber, Mickey Rourke, quien después de su interpretación en 'El Corazón del Ángel' y el calentón de 'Nueve Semanas y Media', sentía que ya nada era igual para él aunque siguiese haciendo lo mismo, y el rubiales melenas Don Johnson, que venía del éxito televisivo 'Corrupción en Miami' pero que no consiguía brillar sin la sombra de sus antiguos compañeros en la ficción, el poli negrata Ricardo Tubbs y su hermético superior el teniente Castillo

La historia intentaba emular éxitos anteriores del estilo de 'Arma Letal' o de cualquier otra parejita de hecho tan en boga por aquel tiempo. Una especie de 'Dos Hombres y un Destino', donde Butch Cassidy era un motero rockero malavida con buen corazón y Sundance Kid un residuo del Rodeo viviendo en su particular paranoia country
Pero nadie estuvo a la altura. Rourke, bronceado y aceitoso como un torrezno, luciendo sus enseñas de tipo duro (apunte tierno de cicatriz, pendiente de bucanero y corte a lo pelo pincho), repitió una vez más sus consabidos tics sonriendo bobamente en cada plano, mientras Johnson patinó todo el metraje sin encontrar su sitio como vaquero lumpen, descabalgado de la moda italiana y los Ferrari Testarosa.

La trama tampoco ayudó. Hilvanada en un guión facilón y ridículo la película resultó un estrepitoso fiasco de crítica y público. Entre unos y otros habían compuesto una historia repleta de tópicos, machista, excesiva, absurda, sensibilera, incorrecta, mitómana..., que sin embargo, a golpe de olvido y videoclub, consiguió abrirse paso hasta la catalogación como producto de serie alfabética y estandarte del frikismo tardo-ochentero.  Y así es como hoy la vemos, !un divertimento genial para los tiempos que corren! Mamporros y clásicos golpes de efecto, entrañables clichés de simpatía, aventura y camaradería, malos malísimos y amantes explosivas, explosiones de queroseno y tiroteos con armas automáticas ...la excusa perfecta para perder una tarde recordando los jirones que nos hemos dejado en pos de la exquisitez moral.

No obstante, como el tiempo apremia, a día de hoy no hace falta asumir semejantes sacrificios. Con ese objeto presentamos un acertado clip que resume con elocuencia 98 minutos de peli de culto. Magnificamente editado por Mknyeverr (Canal de Youtube), con el soporte del tema 'Real Gone', otra interesante perspectiva rockera por parte de la estrella del country Billy Ray Cyrus, este vídeo les dará la medida de las peripecias de Harley Davidson y el Hombre Marlboro, incluyendo la postinera e hiperreproducida escena final del film, protagonizada por Harley. Ya lo avisamos, desde entonces se le busca, vivo o muerto, ...!ATRAPÉNLOS!





Reciba las novedades por e-mail