Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4



48 coches robados...
93 coches destruídos...
45 minutos de persecución sin tregua...


Damas y caballeros..., este blog se complace en recomendarles la más grande, histórica, épica, alocada, desquiciada y prolongada persecución automovilística que jamás se haya filmado en la historia del cine ...sin animación por ordenador ni efectos digitales:

'GONE IN 60 SECONDS'

La mayoría de la gente cuando piensa en "60 Segundos" enseguida le viene a la cabeza la pelicula de acción que protagonizó Nicolas Cage en el 2000. Sin embargo, solo se trata de un remake menor, a años luz de la obra original, una joyita del cine independiente que merece ser destacada. Como bien dicen en "Death Proof" de Tarantino, esta es "La buena, no esa mierda de Angelina Jolie".





La película fue escrita, producida, portagonizada y dirigida por un maestro del género llamado H.B. 'Toby' Halicki, más conocido como The Car Crash King. Con gran sentido del negocio asumió igualmente los derechos de autor de los términos "Gone in 60 Seconds" y 'Eleanor', el nombre del coche con el que protagonizó la películaHalicki dejó bien claro que nadie destruía coches en persecuciones imposibles como él, un legendario doble de riesgo trastocado en realizador por amor al espectáculo y la gasolina. Las producciones independientes de Halicki no tenían parangón en Hollywood, por la sencilla razón de que nadie arriesgaba la vida como él lo hacía. 

H.B. Halicki, alias 'Toby' era un tipo hecho a sí mismo. Nació en Dunkerque, Nueva York, en 1940, y fue uno de los trece hijos de una familia polaca-estadounidense dedicada al negocio de la construcción y la chatarra. A los 16 años, trabajando como dependiente de una gasolinera comenzó a comprar viejos coches de ocasión. Para los 17 ya era gerente de un concesionario y ejercía además como mecánico para una empresa de seguros A los 18 tomó las riendas de un negocio de venta de neumáticos, y con 21 años administraba su propio concesionario de automóviles. Mientras tanto había acumulado una importante colección de coches, un hobby que lo fascinaría durante toda su vida. Con el tiempo la colección de Halicki sería una de las más importantes de toda Norteamérica.

A Halicki le encantaban los coches y le apasionaba conducir así que, aún viniendo desde fuera del cerrado mundo de Hollywood, decidió rodar una película donde expresar su incotinente pulsión por las cuatro ruedas. En 1972 comenzó los preparativos del film comprando coches en desguaces y reparándolos en el patio trasero de su concesionario. Cuando decidió que estaba listo para filmar, dos años más tarde, había llegado a acumular cerca de 100 vehículos. El resultado fue "Gone in 60 Seconds".


La historia es bien sencilla: un super ladrón de coches acepta un gran contrato: debe robar 50 en menos de una semana. La lista es puntual -incluye coches de famosos como corredores de carreras y actores de cine- y no hay tiempo que perder. Si te gustan o sabes de carros, disfrutarás contemplando un inmenso catálogo de la industria automotriz de los 70, de sus garajes a las manos de los 'cacos'.  




La cinta terminaría por dejar su huella en la historia del cine en cuanto a persecuciones de coches y roads movies. Su preparación y rodaje nos ofrecen un buen puñado de interesantes curiosidades, como que para mantener los costos bajos, el director reclutase a amigos y familiares para los papeles principales de la película, que el guión fuese poco menos que improvisado mientras se rodaba, o que los diálogos se inventasen según el momento. Para disfrazar el evidente problema de tener un reparto lleno de gente actuando sin experiencia, la mayoría de las secuencias están rodadas con voces en off y sólo un puñado de escenas se dejaron para la interacción entre los protagonistas en el estudio. Otra particularidad de la película es que Halicki filmó algunas escenas en las calles sin permiso. Mucha de la gente que aparece son personas que andaban por ahí en ese momento y creyeron que la persecución era en serio.

Honestamente, a 'Toby' Halicki sólo le interesa el lucimiento de los automóviles, ellos son los verdaderos actores y la excusa para la película. En medio de actuaciones de aficionados y pretendidas situaciones de tensión, la sofisticación se deja para explicar los métodos de robar un coche, blanquearlo legalmente y volver a ponerlo en circulación. 

Algunas subtramas podrían haber sido más desarrolladas, y episodios como el robo de un Cadillac cargado de droga a un narcotraficante podía haber sido aprovechado para incrementar la tensión, pero Halicki lo usa simplemente como pretexto para que uno de los miembros de su banda le traicione por despecho ante la policía y de comienzo el espectáculo sobre el que gira la película: una enorme persecución de más de 40 minutos de duración, donde medio departamento de Policía se lanza tras un Ford Mustang March 1 dorado de 1967, denominado 'Eleanor', robado por Maindrian Pace, al que encarna el mismo Halicki


Ese y no otro es el núcleo del film, lo que hace que valga realmente la pena: una alocada persecución con auténticos visos de realidad; los coches deshaciéndose a lo largo de la huída y chocando entre sí espectacularmente. Hasta tal punto, que el propio actor/director sufrió un par de violentas colisiones que no estaban en el guión, como cuando 'Eleanor' se come un poste de teléfono. Por cierto, lo primero que dijo Halicki al recobrar la conciencia fue: "¿Ha salido bien la toma?". Por este percance Halicki estuvo semanas postrado en cama hasta recuperarse y poder continuar el rodaje. Pero aún hay más: el famoso salto final, un vuelo de 39 metros de longitud que quedará para la historia del cine de carretera, le produjo el aplastamiento de 10 vértebras, una cojera y secuelas importantes durante el resto de su vida.

La persecución hace digerible el resto del film. Toma elementos de otras películas como "Bullit", aunque notablemente magnificados. En general es vertiginosa, violenta y excitante, aunque con ciertas lagunas, sobre todo al principio. Un verdadero show de coches locos, con el rugido de los motores, los aullidos de los patrulleros a todo correr, los derrapes, choques y daños que se van originando, la descoordinación de la Policía, el asombro del público expectante o el tráfico normal de la gente que se ve de repente involucrada en una loca carrera de evasión... Halicki tenía verdadero talento para hacer coreografías y dotar de ritmo a la acción a través de las evoluciones de los vehículos. 


Hay que destacar que "60 Segundos" fue un impresionante fenómeno popular en 1974. La película costaría un millón de dolares y recaudaría 40, una cifra desmesurada para una producción independiente que no contó con publicidad. Y todo producto del boca en boca del público, ya que hasta entonces nunca se habían visto escenas así. Un buen negocio que mezclaba placer y fama para un fan del automovilismo como 'Toby'"60 Segundos" es su gran obra, si bien tiene otras películas como "Junkman", donde reaparece con la gloriosa 'Eleanor'.
H.B. Halicki intentó una secuela que comenzó a rodar en 1989, en Dunkerque y Buffalo, Nueva York. En la preparación de la secuencia de acción más espectaculares de la película, durante la que se derribaba una torre de agua de 49 metros de altura, tuvo lugar el desgraciado accidente que terminaría con su vida. El triste episodio está grabado y resulta espeluznante: al paso del coche de Halicki un cable de acero que sostenía la torre es seccionado y un poste telefónico se voltea cayendo sobre el actor y director. La espectacularidad que trataba de conseguir arriesgando su vida en peligrosas secuencias acabó pasándole factura. 

Su esposa Denice seguiría con su legado y vendería los derechos a la Disney, quienes desarrollarían el infumable remake conocido por el gran público, que protagonizaron Nicholas Cage y Angelina Jolie en el año 2000. La popularidad de esta segunda película revivió la popularidad del Ford Mustang 'Eleanor'. Una serie de talleres de automóviles comenzaron a producir réplicas etiquetadas como 'Eleanor', lo que obligó a la viuda de Halicki a emprender acciones legales para proteger los derechos de autor. Desde 2008 el único fabricante autorizado de 'Eleanor' es Classic Recreations, de Oklahoma, EE.UU. Sin embargo, desde octubre de 2009 Recreations Classic ha dejado de fabricar el Mustang 'Eleanor' después de formalizar un acuerdo de licencia con Carroll Shelby para producir el GT500CR, una nueva continuación del automóvil original.

Aunque "60 segundos" no es otra cosa que el desarrollo de una persecución y transcurre integramente en un escenario urbano, su ritmo trepidante y su concienzuda exposición de máquinas, peligro, pericia y velocidad la hacen figurar de manera distinguida entre nuestras roads movies favoritas, cuya lista merece una próxima entrada de este blog.
 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

Publicado por Manuel Piñero *

Algunas lecturas, muchas músicas y los mejores westerns han cimentado este blog. Un devocionario particular con mi fascinación por la cultura y la historia de Norteamérica.

No hay comentarios

¡Sea el primero en opinar!

Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5

Cat-6

Cat-6