30 septiembre 2011

GARY COOPER en 'Solo Ante el Peligro'


Un tipo íntegro y sereno, el 'Hombre del Oeste'. Un Western sin tiros al estilo de HichtcockUn icono con estética y personalidad.
 
El universo hollywoodiense ha sido pródigo en la creación de mitos e imágenes, sin ellos nuestra imaginación y pensamiento no serían los mismos. Aquellas estampas del pasado que nadie recuerda desaparecieron para siempre o quizás sirvieron para afianzar y depurar las que han llegado hasta hoy convertidas en iconos de nuestra cultura y modo de vivir.

Uno en particular de aquellos mitos llama poderosamente mi atención sobre los demás, y del que me serviré para ir dando forma a una categoría dedicada a mitomanías varias. Me refiero al que muestra al individuo amenazado por un entorno hostil, sometido a sus creencias y enfrentado a su destino. Y pocas películas son tan absolutamente certeras a la hora de describir este panorama como "Solo ante el peligro", donde el bueno de 'Coop' logra transmitirnos cuan duro es transitar por los caminos de la virtud, la honestidad y la ley.



Grandes actores y personajes han cabalgado por las cintas del western, como es el caso de Gary Cooper, un gentleman de la escena, la estrella que dio vida al icono al que aludimos. Su carrera de más de 35 años estuvo ocupada por un buen número de westerns, pero además brilló en la comedia y en el drama de la mano de los mejores directores del momento. Echa un vistazo a su biografía y descubrirás un tipo hecho a sí mismo, al tiempo que tal vez recuerdes algunas de sus más brillantes interpretaciones.

                  _______     GARY COOPER    ________
                                                 (1901-1961)

Frank James Cooper nació el 7 de mayo de 1901 en la localidad de Helena, Montana (Estados Unidos), hijo de un matrimonio británico. Su padre era abogado y juez, además de propietario de un enorme rancho, y le envió a estudiar a Inglaterra junto a su madre.
Al estallar la Primera Guerra Mundial y habiendo acabado sus estudios primarios en Gran Bretaña, Frank regresa a Montana, donde le aguardaba un acontecimiento que le marcaría para el resto de su vida. Un día, cuando se dirigía en automóbil al Wesley Agricultural College, donde estudiaba, sufrió un grave accidente. A causa del mismo su cadera resultó dañada y los médicos le diagnosticaron una lesión muscular cuando en realidad era una factura. Este error hizo que Frank tuviera que andar de una forma rígida y dedicarse a practicar la equitación por consejo de los doctores.

Cooper terminó su instrucción académica, estudiando Agricultura en Montana y Arte en la Universidad de Grinnell, ubicada en el estado de Iowa. En su juventud además de ser guía del Parque Yellowstone y, gracias a su habilidad en el dibujo, se dedicó a publicar tiras cómicas de temática política trabajando en varios periódicos de su localidad natal. A comienzos de los años 20, Cooper se trasladó a California con la esperanza de conseguir un empleo en una publicación de mayor entidad. Sin fortuna en su propósito, trabajó durante un tiempo como vendedor a domicilio hasta que decidió a probar suerte en el mundo del cine.
Su manejo y habilidad con el caballo le facilitaron adentrarse en Hollywwood como extra en películas de vaqueros.

A mediados de la década de los 20 logró pequeños papeles de extra en títulos del Oeste, consiguiendo su primer papel de importancia en "Flor Del Desierto" (1926), un film de Henry King protagonizado por Ronald Colman, de la manera más casual. El actor encargado del papel secundario no apareció por el plató y eligieron a Frank para realizarlo. En esta película ya aparecía acreditado como Gary CooperPoco después firmó un contrato con la Paramount para intervenir en títulos como "Ello (It)" (1927) o el primer film ganador del premio Oscar, "Alas" (1927), ambas con la presencia femenina de Clara Bow. Bow se convirtió en su amante, una de las muchas con las que mantuvo relaciones el espigado y apuesto Cooper (medía 1'91), entre ellas la estrella latina Lupe Vélez, la rubia Marlene Dietrich o la vampiresa Evelyn Brent.


Con "El Virginiano" (1929), un western dirigido por Victor Fleming, Gary hizo su debut en el cine sonoro. Por éste film y por su pericia como jinete Cooper fue denominado como el sucesor de Tom Mix, una estrella del Rodeo que había triunfado años atrás en el cine mudo.



En la década de los 30 Gary Cooper se convirtió en una de las máximas estrellas de Hollywood. Entre sus mejores títulos se encuentran "Marruecos" (1930) de Josef Von Sternberg, "Las Calles De La Ciudad" (1931) de Rouben Mamoulian, "Adiós A Las Armas" (1932) de Frank Borzage, la película de episodios "Si Yo Tuviera Un Millón" (1932), "Una Mujer Para Dos" (1933) de Ernst Lubitsch, "Sueño De Amor Eterno" (1935) y "Tres Lanceros Bengalíes" (1935), ambas dirigidas por Henry Hathaway, "Deseo" (1936) de Frank Borzage, "El Secreto De Vivir" (1936) de Frank Capra, "El General Murió Al Amanecer" (1936) de Lewis Milestone, "Buffalo Bill" (1936) de Cecil B. De Mille, "Almas En El Mar" (1937) de Hathaway o "Beau Geste" (1939), un film dirigido por William Wellman.

Por “El Secreto De Vivir” recibió una nominación al premio Oscar por primera vez en su trayectoria profesional. El ganador de la estatuilla fue Paul Muni por “La Tragedia De Louis Pasteur”. En 1933 Gary contrajo matrimonio con Veronica 'Rocky' Balfe, quien empleaba el seudónimo de Sandra Shaw cuando aparecía en alguna que otra película. Con ella tuvo a su hija María.

Durante los inicios de la siguiente década Cooper continuó apareciendo en películas importantes, como "El Forastero" (1940) de William Wyler, "Juan Nadie" (1941) de Frank Capra, "El Sargento York" (1941) y "Bola De Fuego" (1941), las dos dirigidas por Howard Hawks, o "El Orgullo De Los Yanquees" (1942) y "Por quién doblan las campanas" (1942), ambas realizadas por Sam WoodPor su interpretación en “El Sargento York” Gary logró su primer Oscar y por “El Orgullo De Los Yanquees” y “Por Quién Doblan Las Campanas”, adaptación de un libro escrito por su íntimo amigo Ernest Hemingway, también conseguiría ser candidato a la estatuilla, que iría a parar a manos de James Cagney por “Yanqui Dandy” y Paul Lukas por “Watch On the Rhine”.



El fin de los años 40 no resultó demasiado trascendente para su filmografía, a pesar de rodar títulos notables, como “El Caballero Del Oeste” (1945) de Stuart Heisler, “Los Inconquistables” (1947) de Cecil B. De Mille o “El Manantial”, un título dirigido por King Vidor y co-protagonizado por Patricia Neal, con quien Gary mantuvo un intenso romance. Con "Solo Ante El Peligro" (1952), película dirigida por Fred Zinnemann, Gary Cooper logró su segundo Oscar como mejor actor principal. Es posiblemente su obra cumbre, al menos en lo que al western se refiere.

Otras cintas importantes de la última etapa de su carrera son "El Jardín Del Diablo" (1954) de Henry Hathaway, "Veracruz" (1954) de Robert Aldrich, "La Gran Prueba" (1955) de William Wyler, "Ariane" (1957) de Billy Wilder, "El Hombre Del Oeste" (1958) de Anthony Mann o "El Árbol Del Ahorcado" (1959), un western dirigido por Delmer Daves.

Un cáncer que padecía en silencio y que le había avejentado mucho en el período final de su trayectoria le llevó a la muerte el 13 de mayo de 1961. Acababa de cumplir 60 años de edad. Un año antes de su fallecimiento recibió un Oscar especial por su larga y extraordinaria carrera.
 
Ahora que ya lo sabes todo sobre 'Coop', echa un vistazo al trailer y a una breve reseña de la película.
                              ______   SOLO ANTE EL PELIGRO   _______
                                                                           (1952)

La película fue proyectada por el productor y director Stanley Kramer, quien colaboró con su habitual guionista Carl Foreman para idear un western psicológico proyectado como una alegoría sobre la Caza de Brujas. No en vano el propio Foreman se negó a colaborar con la misma y fue incluido en la fatídica lista negra.

video

Dirigido por Fred Zinnemann, "Sólo ante el peligro" nos describe una situación narrada en tiempo real. La película dura ochenta y cinco minutos, los mismos que la acción. Empieza a las 10,35, cuando se casa con su novia Amy, y termina a las 12 del mediodía, hora en la que llega el tren a Hadleyville. Con una acción que no necesita mostrar tiroteos ni persecuciones para conseguir una intensidad creciente, la historia se plantea hasta su clímax más que como un western como un film de suspense, manejado de manera magistral por Zinnemann en un estilo hitchcockiano, con un desarrollo desasosegante, de sensación claustrofóbica, en un escenario marcado por el temor y la muerte. La soledad de su personaje central, en un contexto silencioso, polvoriento y desolado, culminado con su semblante grave pero sereno, se plasma con majestuosidad.
                             
El sentido del deber, la ley y el orden dentro de un microcosmos cobarde y acomodaticio es acompañado por una revuelta subtrama sentimental, protagonizada por el trío protagonista: un avejentado y crepuscular Gary Cooper, una bisoña Grace Kelly y la espléndida Katy Jurado, quien roba todas las escenas en las que aparece. Aunque como protagonista habría que añadir también al reloj, que marca y condiciona toda la película con el paso de sus agujas hasta la hora señalada para el regreso del vengador. Mención especial para la histórica partitura de Dimitri Tiomkin y la canción "High Noon", compuesta por Tiomkin junto a Ned Washington que interpreta Tex Ritter, padre del actor John Ritter.


Pues bien, vista la trayectoria del modelo y el contexto, aquí está la imagen. Fíjate en el fotograma y la imagen ampliada, acertadamente destacada sobre un fondo desvanecido, el paso, la cadencia de la marcha... los hombros parecen abrumados por la responsabilidad, la mirada en cambio guarda serenidad... Es la imagen del sheriff, la ley, el arquetipo del justiciero. Advierta como el brillo de la placa emerge desde las sombras... Este fotograma es el punto de partida de un mito, una imagen dotada de una poderosa carga expresiva, un icono.

La carga estética de la imagen y el trasfondo que la sostiene, (el personaje real, el de la película, la trama... ) se han encargado de crearlo. Cierto que muchas de las viejas glorias del western pueden ser referidos en algún momento de sus carreras como figuras icónicas, principalmente John Wayne o James Stewart, pero ni guardan la belleza formal de esta imagen, ni menos aún resumían en su singularidad el desarrollo de la acción que las gestó.

Por estética, definido por su sencillez y el contraste de blanco y negro del traje de 'Coop', se trata de una imagen elegante, basada circunstancialmente en que la acción transcurre el día de su boda. Esa imagen del individuo caminando hacia su destino describe como pocas la soledad del personaje frente a lo que se le viene encima, su desamparo ante lo imprevisto. Desde otro punto de vista están la apuesta por la dignidad personal (no huyendo cuando podía haberlo hecho) y la llamada del deber para con unos conciudadanos que además le niegan la ayuda. Sin perjuicio de la valentía del héroe, esa inseguridad aporta mayor veracidad a la historia, en contra de lo que opinaba John Wayne. 

Estos son los que a mi juicio garantizan la perdurabilidad del símbolo. Un símbolo que no representa solo al western clásico, si no que es legible por todos los que han tenido que afrontar una desafío vital, con angustia, soledad y sin saber por donde le "iban a venir los tiros". Por todos aquellos que se han sentido alguna vez como Gary Cooper en "Solo ante el peligro".


Con el soporte de:
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/



Reciba las novedades por e-mail