Cat-1

Cat-1

Cat-2

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Donde se relata como unos aventureros levantaron una colonia en medio de los pantanos.

EL PRODUCTO
Imagine en el pasado una planicie tan grande como Europa Occidental flanqueada en sus extremos por dos cadenas montañosas de norte a sur y surcada por uno de los ríos más caudalosos del mundo. Una gigantesca pradera feraz de más de 3 millones de km2 con un enorme potencial para la agricultura y la ganadería, comparable en calidad a las tierras negras de Ucrania, pero unas 5 veces mayor.

Una vasta llanura virgen que podía comprender juntos los territorios de los actuales estados de Arkansas, Misuri, Iowa, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Minnesota al sur del rio Misisipi, gran parte de Dakota del Norte, casi la totalidad de Dakota del Sur, el noreste de Nuevo Mexico, el norte de Texas, una seccion de Montana, Wyoming, Colorado al este de la divisoria continental, y Luisiana a ambos lados del rio Misisipi, incluyendo una ciudad portuaria como Nueva Orleans. Además, alcanzaría asimismo partes de las provincias actuales de Alberta y Saskatchewan, en el Canadá de nuestros días. 

Surcando esta extensión inmensa, casi plana, discurre la cuenca del río Mississippi, que nace casi en la frontera con Canadá y desemboca en el Golfo de México, cerca de Nueva Orleans, después de 3.700 km de recorrido. No es sólo la longitud del río, sino el agua que transporta: en un día de poco caudal, ese río arroja al mar 4.502 m3/segundo, y en un día bueno arroja 86.719 m3/segundo. Añada el factor de su escasa pendiente, un ridículo desnivel de 450 metros en esos 3.700 km de manso y pausado discurrir y tendrá una autopista fluvial de fácil navegación para vertebrar la región.



Este territorio, delimitado por las cabeceras de todos los afluentes de la margen izquierda del Mississippi hasta las Montañas Rocosas, aproximadamente el 23% de la superficie actual de los Estados Unidos, era el antiguo Territorio de Luisiana. A pricipios del siglo XIX lindaba al norte con las posesiones britanicas, al este con el río Mississippi y los incipientes Estados Unidos en su otra orilla, y al sur y al oeste con los territorios de España. Estaba poblada, aparte de las poblaciones indígenas, por alrededor de 50.000 personas de origen europeo, la tercera parte de ellas en Nueva Orleans.


¿Cuántos sacrificios podría costar, en oro o vidas humanas, mantener o hacerse con el control de semejante provincia?, ¿que naciones estarían dispuestas a pugnar por ella, sus límites o soberanía?, ¿cómo afectaría su posesión al equlibrio de poder entre las naciones de la época?. Intentaremos poner luz sobre estas cuestiones, pero vayamos por partes.

EL ALBA DE LUISIANA
El primer europeo en avistar la desembocadura del río Mississippi, al que bautizó como río del Espíritu Santo, fue el español Alonso Alvarez de Pineda, en 1519. Desde 1528 comenzaron a realizarse exploraciones con distinta suerte hasta que el extremeño Hernando de Soto, a la sazón gobernador español de Cuba y veterano de la campaña de conquista del Perú, organizó una expedición que desembarcó en la bahía de Tampa en 1539. De allí siguió adelante por tierra hasta encontrar el río Mississippi, que cruzó para alcanzar Arkansas en 1541. Al año siguiente, de regreso al río Mississippi, De Soto murió en lo que hoy es Luisiana y lo que quedaba de su contingente, al mando de Luis de Moscoso, navegó aguas abajo del río hasta el golfo de México. Se cree que fueron los primeros europeos en pasar por el sitio donde hoy se asienta Nueva Orleans.

Desde finales del siglo XVII los franceses, que habían colonizado una parte del Canadá, estaban muy interesados en hallar una salida al océano Pacífico; por este motivo, desde la Nueva Francia salieron sucesivas expediciones que llegaron a descender por las aguas del Mississippi hasta el golfo de México. Allí desembarcaron y reclamaron para Francia las tierras de la cuenca, bautizando la región con el nombre de Luisiana, en honor del rey Luis XIV. La posibilidad de controlar la ruta del comercio desde el Canadá hasta el golfo de México fue considerada de vital interés para Francia y su colonia más importante en el Nuevo Mundo, y se propuso crear otra colonia en Luisiana. 

El establecimiento de Natchitoches (a lo largo del río Rojo, en el actual noroeste de Luisiana) fue establecido en 1714 y es considerado como el más antiguo establecimiento europeo en Luisiana. Los asentamientos franceses tenían el propósito de detener el avance español desde Texas. También el final del Antiguo Camino de San Antonio (también llamado Camino Real) terminaba en Natchitoches. Pronto se convirtió en un puerto floreciente, con tierras algodoneras en las riberas del río. Con el tiempo, los hacendados desarrollaron inmensos latifundios y surgieron pequeñas poblaciones alrededor que empezaron a crecer. 

Esta dinámica se repitió en Nueva Orleans y otras ciudades, que ayudaron a la expansión y exploración de La Luisiana, basándose especialmente en el río Mississippi y sus tributarios, desde Nueva Orleans hasta la región llamada Illinois, en el actual San Luis (Misuri). En la década de 1720, numerosos inmigrantes alemanes se establecieron junto al Mississippi, en la región, que fue conocida desde entonces como conocida como la Costa Germana.

Inicialmente Mobile (Alabama), y Biloxi (Misisipi), funcionaron como capital de la colonia. Reconociendo la importancia del río Misisipi para operaciones comerciales y militares, Francia hizo de Nueva Orleans el centro de poder civil y militar en 1722. Más tarde, Luisiana fue dividida en dos regiones, conocidas como Alta Luisiana, que empezaba al norte del río Arkansas y tuvo como capital a San Luis, y la Baja Luisiana, que tendría como capital Nueva Orleans.

La parte superior de Luisiana (Haute-Louisiane), consistía sobre todo en grandes y fértiles llanuras. Tiene un clima extemado: cálido durante el verano con frecuentes trombas, y muy frío en invierno, ya que está bajo la influencia de corrientes de aire polar. En el siglo XVII, grandes partes del área estaban cubiertas de bosques, que supusieron una gran fuente de recursos para el comercio de piel. 

La Baja Luisiana (Basse-Louisiane) tampoco era una zona especialmente salubre y habitable. Su clima templado está marcado por huracanes en las regiones a lo largo de la costa del golfo de México que generalmente ocurren entre finales de verano y principios de otoño. El paisaje de esta área está caracterizado por sus muchos pantanos, con pantanos grandes en el Delta del río Misisipi y pantanos de acompañamiento, que comenzaron cuando los riachuelos y las corrientes se separaron del Misisipi para formar canales (bayous) largos, lentos, formando una red navegable de miles de kilómetros de agua.


LA PROSPERIDAD DE UNA COLONIA
En 1762 la Guerra de los Siete Años que Francia sostenía con Gran Bretaña estaba concluyendo y Carlos III pide al rey francés que a cambio del apoyo ofrecido por España (apoyo que le costó perder Florida entre 1763 y 1783) le entregue Luisiana. Esto se establece en el Tratado de Fontainebleau. En 1763, por el Tratado de París se ceden a Gran Bretaña Las Floridas (La Florida como tal y La Florida Occidental, comprendida ésta desde el río Apalachicoola al este hasta el Misisssippi al oeste), por parte de España, y Nueva Francia (Canadá) por parte de Francia, salvo Luisiana, que será para España. A fin de cuentas, el rey de Francia, Luis XV, y el rey de España, Carlos III, eran primos y aliados contra Inglaterra. Sin embargo, la transferencia de Luisiana a España se mantuvo en secreto hasta el 21 de abril de 1764, cuando Luis XV envió una carta al gobernador de Luisiana en la que le daba a conocer el traspaso. 

En poder de España, Luisiana estuvo regida por distintos gobernadores que ejercieron comunmente desde las enseñanzas del progreso y la Ilustración, con la meta principal de la prosperidad de la colonia. Así, pusieron en práctica las leyes españolas, se instaló el cabildo, se abolió la esclavitud de los indios, se ayudó a los agricultores a legalizar la posesión de sus tierras, implantaron un sistema de reparto de tierras a los colonos para que las trabajaran y se supervisó la construcción de caminos y diques. 

También se realizaron los primeros intentos por establecer escuelas públicas y, a raíz de dos pavorosos incendios ocurridos en Nueva Orleáns, se aprobaron ordenanzas para regular la construcción de edificios. Desde ese momento puede decirse que el estilo español penetró en la arquitectura de la ciudad, que empezó a ostentar arcadas, patios y fuentes, así como pesados cerrojos, enrrejados y balconerías adornadas de barandas de hierro forjado; de todo ello quedan huellas notables hoy en día. Además, en contra de las disposiciones de la corona española, se llegó a permitir el comercio con los ingleses, aunque al mismo tiempo ayudó a los habitantes de las 13 colonias en la guerra para independizarse de Inglaterra.
 
La figura más conocida y más amada del periodo español fue Bernardo Gálvez, quien a los 21 años fue nombrado gobernador de Luisiana; a él le toco llevar a efecto la declaración de guerra de España contra Inglaterra el 8 de mayo de 1779. Al mando de su ejército derrotó a los ingleses en Baton Rouge, Natchez, Mobila y Panzacola, y recobró La Florida para España al capitular los ingleses el 9 de mayo de 1781. Su estatua se encuentra hoy al comienzo de la calle Canal y la ciudad de Galveston se llama así en su honor. Por cierto, en Washington también se le rinde homenaje con una estatua ecuestre localizada en la intersección de la avenida Virginia y la calle 21, en el sector noroccidental de la ciudad.

En 1788 se fundaba Nueva Madrid a orillas del curso medio del Misisipi y por esa misma época se consolida la inmigración de varios millares de francófonos de la región de Acadia (actuales Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la Isla del Príncipe Eduardo, en Canadá) se refugiaron en Luisiana, tras ser expulsados por Gran Bretaña. Los «cajuns» (o cadiens) se establecieron en la región suroeste, llamada Acadiana. Los españoles, que deseaban más población católica, recibieron de buena gana a los refugiados. Los cajunes son sus descendientes actuales. Además, inmigrantes de las Islas Canarias llegaron entre 1778 y 1783. Los llamados «isleños» se establecieron principalmente en la zona del delta del Misisipi y fueron uno de los núcleos poblacionales de Nueva Iberia, Barataria, Valenzuela, Villa Gálvez...

La independencia de Estados Unidos se reconoció por la firma del Tratado de París en enero de 1783, con lo cual el nuevo país pasó a tener por vecino oficial a España, con una vasta frontera que iba del Atlántico al Pacífico. Por aquel período se construyeron nuevos canales para facilitar el comercio, y se erigieron fuertes y baterías para proteger a la ciudad de ataques militares. También se instaló el sistema de alumbrado público, se instauraron las rondas nocturnas de la policía y comenzó la publicación del primer periódico de Luisiana, el Moniteur de la Louisiana. A finales del siglo XVIII Luisiana estaba cerca de convirtirse en una colonia próspera, con alrededor de 50.000 habitantes y un interesante foco comercial con la ciudad de Nueva Orleans, si bien en su conjunto permanecía desierta e inexplorada.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

Publicado por Manuel Piñero *

Algunas lecturas, muchas músicas y los mejores westerns han cimentado este blog. Un devocionario particular con mi fascinación por la cultura y la historia de Norteamérica.

No hay comentarios

¡Sea el primero en opinar!

Canciones

Vídeos

Filmoteca

Cat-5

Cat-5

Cat-6

Cat-6